Chiclana

Una sentencia obliga a readjudicar un chiringuito de La Barrosa

  • El juzgado anula la decisión adoptada en 2014 y exige al Ayuntamiento que licite de nuevo el contrato

Imagen de archivo del chiringuito Albatros. Imagen de archivo del chiringuito Albatros.

Imagen de archivo del chiringuito Albatros. / sonia ramos

La adjudicación del chiringuito Albatros, situado en la playa de La Barrosa en la zona de Novo Sancti Petri, tendrá que volver a salir a licitación, tal y como ha ordenado una sentencia dictada por un Juzgado de Cádiz, anulando ésta la decisión del Ayuntamiento de adjudicar la concesión de este establecimiento en el año 2014.

El caso se remonta al verano del citado año, cuando el Ayuntamiento, entonces gobernado por el Partido Popular, convocó el concurso para la adjudicación de los chiringuitos de playa de la localidad. En aquel momento, un empresario sevillano, dueño del restaurante Tribeca en la capital hispalense y que gestionaba ya un chiringuito en la misma zona, optó por continuar con el mismo emplazamiento donde estaba ubicado su establecimiento, participando en la licitación. Pero finalmente la adjudicación le fue otorgada a una empresa diferente, por lo que se excluyó al representante de Tribeca, al considerarse insubsanables los defectos detectados en la oferta presentada por éste.

No obstante, y según ha explicado a este medio el abogado Luis García Navarro, del bufete García Navarro&Fuster abogados, la sentencia del juzgado de lo Contencioso-administrativo número 3 de Cádiz ha revocado esta decisión, declarando subsanados los defectos apreciados en la documentación presentada y ordenando que se retrotraigan las actuaciones y se proceda a una nueva adjudicación. El letrado ha señalado en este sentido que, "sin duda", la nueva adjudicación tendrá que ser para Tribeca Playa, al ser "la mejor oferta de las presentadas". Luis García Navarro ha añadido además que el fallo "viene a poner coto a las interpretaciones formalistas de la ley y considera, con apoyo en la jurisprudencia del Tribunal Supremo, que dichas interpretaciones son contrarias a los principios que rigen la contratación pública, especialmente los de libre concurrencia y eficiencia en la utilización de los recursos públicos".

Cabe destacar, en esta línea, que la sentencia recuerda que el Ayuntamiento inició en diciembre de 2013 el expediente de licitación de la autorización para la instalación de siete establecimientos expendedores de bebidas y comidas en las playas de La Barrosa y Sancti Petri. El 4 de febrero de 2014 la mesa de contratación procedió a la apertura del sobre A de los distintos licitadores, acordando requerir a Tribeca la subsanación del defecto detectado, y el 28 de marzo se aprobó la propuesta de adjudicación al hostelero sevillano.

No obstante, la otra empresa que había optado al concurso presentó alegaciones, que fueron informadas de forma favorable por el vicesecretario general del Ayuntamiento el 25 de abril de 2014, y el Ayuntamiento decidió excluir finalmente a Tribeca, al considerar que el defecto era no subsanable.

Ahora, según la sentencia dictada, el juez considera que ese incumplimiento "no puede conllevar las consecuencias de la exclusión, pues aunque no cumple de forma completa lo exigido por el pliego, sí que apunta en su declaración el cumplimiento de los requisitos exigidos para poder ser admitido a la licitación y por ello la primera actuación de la mesa de contratación concediéndole plazo para subsanación fue correcta", de acuerdo con el criterio del Tribunal Supremo.

"Por ello y considerando que el defecto era subsanable, pues la documentación se presentó aunque de forma incompleta, se actuó con un exceso de rigor contrario a los principios que rigen el derecho administrativo, de carácter antiformalista, e impidiendo al recurrente el derecho de subsanación", precisa la sentencia, que anula la adjudicación del restaurante en La Barrosa y ordena a la mesa de contratación que proceda a realizar una nueva adjudicación.

No obstante, y según han explicado fuentes municipales a Diario de Cádiz, aunque el Ayuntamiento no tiene intención de recurrir la decisión judicial, el actual adjudicatario del chiringuito, al que se le otorgó la gestión en 2014, sí lo hará, por lo que el proceso podría dilatarse aún más en el tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios