Chiclana

Chiclana pone en marcha la promoción y rehabilitación de viviendas en arrendamiento

  • El Ayuntamiento se hará cargo de los alquileres de casas cedidas por los propietarios

  • Un promotor ya ha cedido un total de 55 viviendas para que sean arrendadas

Cartel en la entrada de las oficinas de Emsisa situadas en la calle La Plaza.

Cartel en la entrada de las oficinas de Emsisa situadas en la calle La Plaza. / Sonia Ramos (Chiclana)

El delegado municipal de Contratación y Patrimonio y vicepresidente de la empresa municipal Emsisa, Joaquín Guerrero Bey, ha presentado el programa para el fomento de la promoción y rehabilitación de viviendas en arrendamiento. “El objetivo de esta iniciativa es establecer una colaboración público-privada con personas promotoras y propietarias de viviendas para el incremento del parque público de viviendas en alquiler, mediante la cesión de uso de las mismas a Emsisa”, ha señalado el delegado, explicando que las viviendas que se pueden ceder son “viviendas sueltas o promociones completas de viviendas construidas, así como promociones de viviendas en construcción o viviendas en proceso de rehabilitación, que se destinarán al arrendamiento mediante alquiler social a personas, unidades familiares o unidades de convivencia inscritas en el Registro Municipal de Vivienda Protegida de Chiclana”.

Además, la cesión se establece “por un plazo de diez años, con posibilidad de prórroga expresa por períodos iguales siempre que exista partida presupuestaria para ello”. También ha reseñado que “no habrá ningún tipo de relación entre el propietario y el inquilino, ya que de dicha relación se ocupará expresamente el Ayuntamiento”. En este sentido, ha especificado que “ya hay un promotor interesado en este programa, que cederá un total de 55 viviendas para que sean puestas a disposición de la ciudadanía”.

De esta forma, los requisitos que deben cumplir las viviendas para entrar a forma parte de este programa son: Estar ubicada en el término municipal de Chiclana, dentro del suelo urbano consolidado; tener concedida la licencia de primera ocupación; los suministros de zonas comunes, incluso ascensores, en su caso, deberán estar en funcionamiento y deberán contar con certificado de eficiencia energética. Además, las calidades, terminaciones y materiales de acabado deberán cumplir lo establecido en el Código Técnico de la Edificación; deberán contar con cocina completamente amueblada, dotada de los siguientes electrodomésticos: termo de agua caliente, lavadora, frigorífico, placa vitrocerámica y campana extractora. La vivienda también deberá cumplir las exigencias de accesibilidad recogidas en la normativa técnica vigente.

En las bases del programa se estipula que el propietario de la vivienda deberá asumir los gastos de la cuota ordinaria de la comunidad de propietarios, el mantenimiento de cualquier elemento incluido en las zonas comunes del inmueble, así como los gastos extraordinarios, derramas o similar que le correspondan como comunero. Por su parte, Emsisa asumirá los gastos de gestión del arrendamiento y administración de las viviendas (elaboración del contrato, depósito de fianza, gestión de recibos, control de la morosidad, auditoría de la ocupación, etc; los gastos derivados de la cobertura del seguro de hogar y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).

El importe de la contraprestación se fijará, en la resolución definitiva, en función del número de dormitorios de cada vivienda. En este sentido, se establece una cuota máxima de 350 euros al mes por la vivienda de un dormitorio, 400 euros por la de dos dormitorios, 450 por la de tres y un máximo de 500 euros por la de cuatro dormitorios. Además, si la vivienda cuenta con garaje y/o trastero, se aumentará el importe mensual de la contraprestación con importe que irán desde los 20 hasta los 40 euros.

“En definitiva, se trata de un programa que dará facilidades para el arrendamiento, tanto a los propietarios y promotores como a la ciudadanía, ya que a los primeros les garantiza el pago del alquiler todos los meses, puesto que lo asumirá la propia empresa municipal, mientras que a los vecinos y vecinas les garantiza una vivienda por un mínimo de diez años. Es una apuesta firma por la vivienda y el bienestar de la ciudadanía en aspectos tan importantes como es contar un techo en el que pueda crecer una familia, con un programa nunca visto antes”, ha especificado el delegado.

 

 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios