Desescalada en Andalucía

Satisfacción en los comerciantes y clamor de los hosteleros chiclaneros contra las nuevas medidas de la Junta

  • La hostelería muestra su indignación por lo que considera un nuevo ataque contra el sector, mientras que el comercio confía en que la normalización de horarios permita rentabilizar los días fuertes de la campaña 

  • Desde la Asociación de Hosteleros no se descartan protestas por lo que califican de "injusticia" y "el remate para los negocios" 

Un trabajador recoge la terraza de una cafetería en pleno centro de Chiclana a la hora de mayor negocio. Un trabajador recoge la terraza de una cafetería en pleno centro de Chiclana a la hora de mayor negocio.

Un trabajador recoge la terraza de una cafetería en pleno centro de Chiclana a la hora de mayor negocio. / Sonia Ramos (Chiclana)

Disparidad de opiniones en función de cómo se han visto afectados los diferentes sectores económicos de la ciudad tras el anuncio en la tarde de ayer jueves de las nuevas medidas para luchar contra la pandemia del coronavirus por parte del presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, unas reacciones que van desde el más absoluto rechazo por parte de la hostelería local, como sucede en el resto de la comunidad autónoma, a la satisfacción del comercio por la normalización de horarios en su sector que se permitirá prácticamente desde la jornada de mañana sábado.

En este sentido, tanto el presidente de la Asociación de Hostelería de Chiclana, Vittorio Canu, como el representante de la plataforma de comerciantes y hosteleros Vive Chiclana, Javier Díaz, han coincidido en dejar patente una gran preocupación por la situación de los hosteleros y una total desaprobación de las nuevas medidas anunciadas por la Junta, que retrasan hasta el próximo día 18 de diciembre la ampliación de horarios en este sector y mantiene a partir de ese día un cierre parcial de seis a ocho de la tarde en bares y restaurantes.

"El remate para la hostelería", una "injusticia" o "siguen desangrando al sector" son algunas de las expresiones que ha utilizado Canu para referirse a la situación en la que ponen las nuevas medidas a bares y restaurantes desde su punto de vista, lamentando en este sentido que "no se consulta a los afectados sobre este tipo de actuaciones y eso se nota claramente en las medidas que se toman, muchas de ellas sin ningún sentido ni argumentos posibles, ya que chocan de frente con otros criterios que se utilizan para el resto de sectores".

Asimismo, desde la citada asociación se piden explicaciones de los motivos por los que no se han buscado otras soluciones intermedias, como el fraccionamiento de horarios por edades o por tipos de establecimientos, "ya que hay algunos negocios como cafeterías y pastelerías a los que están privando del horario más importante del día, mientras que otros como los restaurantes que parten su horario no tendrían problema en cerrar a determinadas horas", explica Vittorio Canu. 

Finalmente, el representante de los hosteleros en Chiclana confía en que se reconsideren estas medidas y se rectifiquen, "ya que de lo contrario va a haber protestas contra una decisión que cae por su propio peso y que no trata de forma igualitaria a todos los sectores ni exige las mismas condiciones para situaciones muy similares, lo que está provocando una gran injusticia". "Siempre teniendo presente que es muy importante en estos momentos el problema sanitario y sobre eso hay que organizar el resto, una vez que se opta por reactivar la economía y permitir las actividades, pensamos que lo más positivo sería ampliar lo más posible la oferta y diversificar tanto en horarios como en sectores para evitar aglomeraciones y ofrecer alternativas a la gente, siempre con las correspondientes medidas de seguridad como viene haciendo la hostelería", concluye Canu.   

Por su parte, el representante de Vive Chiclana aseguraba a este medio sentir una doble sensación, por un lado la esperanza de que la normalización de horarios a partir de este sábado permita al comercio aprovechar los días fuertes de la campaña navideña que prácticamente comienza ahora, y por otro la gran preocupación por la situación en la que siguen los hosteleros, "muchos de los cuales ya han mostrado su frustración y asqueo después de conocer las nuevas medidas anunciadas por la Junta para las próximas semanas respecto a este sector".

De esta forma, Díaz lamentaba que "no me gusta trasladar mensajes negativos porque pienso que todos los políticos cuando toman una decisión lo hacen con la intención de beneficiar a los ciudadanos, pero está claro que en este caso las medidas no son las más adecuadas y esperamos que se rectifiquen por el bien de la hostelería, ya que muchos empresarios del sector llegaban a este punto ya asfixiados y estas medidas podrían terminar de empeorar la situación". 

Sin embrago, en relación con la nueva situación que vivirá el comercio a partir de mañana sábado con la normalización de horarios y la apertura de la movilidad entre municipios, Díaz confía en que los negocios rentabilicen los días fuertes de la campaña de Navidad con la llegada de clientes tanto de Chiclana como de poblaciones vecinas.

"Confiamos en que surtan efecto las campañas que hemos realizado para trasladar a los clientes la confianza en el centro comercial abierto de Chiclana y elijan nuestros establecimientos para hacer sus compras, porque estamos seguros de que ofrecemos todas las garantías y las medidas necesarias para ello en la actual situación y nos encontramos en las fechas más importantes para el sector en un año ya de por sí muy complicado", concluye Díaz.    

    

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios