Chiclana

En los hoteles de Cádiz no falta de 'ná'

  • Los alojamientos gaditanos registran cada vez menos robos por parte de los clientes El 81% de los turistas reconoce que se ha llevado algún "recuerdo" del hotel en sus vacaciones

El robo de amenities en hoteles, reviews o comentarios críticos en Internet y ladrones especializados en habitaciones se consolidan como las principales vulnerabilidades del sector hotelero español. España es la tercera potencia turística mundial y uno de los países con mayor infraestructura hotelera. En Andalucía existen 1.447 hoteles y a pesar de la crisis el turismo sigue siendo un buen sector y las pernoctaciones han aumentado un 5,5% respecto al año 1014.

Es frecuente que los hoteles sufran la desaparición de toallas, bombillas, cubertería, secadores, pilas del mando a distancia o incluso obras de arte de las paredes. Según JetCost el 81% de los clientes de hoteles reconocen haberse llevado en alguna ocasión algún "souvenir". Tampoco faltan los robos de refrescos o licores de las populares neveras.

A pesar de estos datos, los hoteleros de la provincia reconocen que los robos no son muy frecuentes y que aunque es cierto que de vez en cuando desaparecen toallas, más ahora en verano, no suelen notar que les falta mobiliario en las habitaciones. Manuel Izquierdo, director del Monasterio de San Miguel, hotel de cuatro estrellas en El Puerto, afirma "cada vez son menos frecuentes, aunque lo que suele desaparecer más a menudo son pilas, toallas y bombillas. También recuerdo un caso hace unos años en el que se llevaron un jarrón antiguo, pero afortunadamente no hemos vuelto a tener este tipo de problemas".

Los hoteles, aprendiendo de la experiencia, ya incluyen en el precio de la habitación los jabones, champús y demás utensilios de higiene, por lo que si desaparecen, no lo consideran robo. También se están tomando medidas electrónicas para solucionar el problema del hackeo de llaves.

Otros hoteles como el Playa Victoria y el Hotel Villa Jerez, se enorgullecen de que nunca hayan sufrido de estos hurtos inesperados.

Los ladrones especializados en hoteles tampoco faltan en verano, adquieren distintas identidades y son capaces de engañar hasta el más avispado de los recepcionistas, rastrean los pasadizos en busca de una puerta mal cerrada o hackean las cerraduras electrónicas para robar objetos de valor. En España han proliferado detectives de hoteles, se trata de investigadores especializados, trabajan para grandes cadenas y su función es confundirse entre la clientela para detectar y neutralizar cualquier vulnerabilidad.

Otros timos parecen sacados de auténticas películas de espías, en el timo de la ducha, un turista solicita ver una habitación del hotel, tras recibir la llave por parte del ocupado recepcionista el turista aprovechará para tomar una ducha rápida y gratuita.

Pero lo cierto es que aunque pocos, si se dan robos en los hoteles de la provincia, algunos de ellos más llamativos que otros. Antonio de María, presidente de Horeca, confirma que han llegado a llevarse televisores, cuadros, etc, "prácticamente todo lo que quepa en una maleta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios