Medio Ambiente en Chiclana

Chiclana presenta alegaciones al Plan de Desarrollo Sostenible del parque natural

  • El Ayuntamiento remite distintas sugerencias al documento, basadas en aspectos como la sostenibilidad y la rentabilidad social, económica y ambiental de este espacio de salinas y esteros

Vista de un tramo del Parque  Natural  Bahía de Cádiz en el término de Chiclana.

Vista de un tramo del Parque Natural Bahía de Cádiz en el término de Chiclana. / D. C. (Chiclana)

El Ayuntamiento de Chiclana ha presentado alegaciones al borrador del II Plan de Desarrollo Sostenible y Estudio Ambiental Estratégico del Parque Natural Bahía de Cádiz. En este sentido, como municipio que forma parte de dicho parque natural, el Consistorio chiclanero, a través del alcalde, ha elaborado una serie de sugerencias al documento en todas sus vertientes, es decir, social, económica y ambiental, y abarcando todos los sistemas productivos existentes en dicho espacio natural.

En cuanto al modelo productivo y de generación de empleo, desde el Ayuntamiento de Chiclana muestran su contrariedad ante la afirmación planteada en el Plan de Desarrollo Sostenible sobre el modelo productivo acuícola, calificado de “muy baja rentabilidad”. “Si realmente se apuesta por un modelo productivo acuícola de muy baja rentabilidad, el sector seguirá sin contribuir a la generación de empleo en el área de influencia”, indica el alcalde de Chiclana, José María Román, quien hace propia las reclamaciones del sector “a fin de favorecer la puesta en marcha de iniciativas empresariales que favorezcan el desarrollo sostenible”.

Por otro lado, en relación a la actividad marisquera, desde el Consistorio chiclanero indican que “la descripción efectuada en el borrador del documento no es adecuada y debe quedar claro que, en su mayor parte, es ejercido de manera ilegal y que debe ser perseguido, máxime cuando existen otras opciones para ejercer la actividad de manera autorizada. Además, debe indicarse claramente que hay una actividad económica sumergida y que puede suponer un delito contra la salud pública”. “Y sorprende que la administración autonómica reconoce que permite la existencia de una actividad ilegal”, manifiesta Román.

Asimismo, desde el Ayuntamiento se indica que “tampoco se menciona como un factor decisivo para el desarrollo de la actividad acuícola las nuevas tecnologías de recirculación; ni se habla de sistemas semiintensivos en los monocultivos de alevines procedentes de criaderos y que se alimentan de pienso artificial, cuando las densidades de producción son inferiores a 4 kilogramos por metro cúbico”.

Así, el regidor chiclanero indica que “en líneas generales, señalar que la sección de acuicultura debería ser elaborada o, por lo menos, revisada por los técnicos que en la administración gestionan a este sector, para que la información que se indique en el documento se ajuste a la normativa y a la realidad”, cuestionando Román la rentabilidad del cultivo de invertebrados, “ya que en el borrador del Plan habla de ‘rentabilidad económica muy elevada’, cuando, a día de hoy, algunas experiencias realizadas no han sido exitosas. Y también se plantean dudas cuando se dice que la producción en los cultivos semiintensivos parece limitada a la puesta en funcionamiento de las instalaciones restantes existentes actualmente inactivas, ya que parece interpretarse que la transformación de las salinas no se permitirían”.

El alcalde también cuestiona “dónde figura que se hay que fomentar las actividades económicas sostenibles, porque no debemos olvidar que un Plan de Desarrollo Sostenible debe velar porque las acciones que se lleven a cabo sean sostenibles y cumplan con los principios que puedan regirse en el Parque Natural, entre ellas el desarrollo socioeconómico. Lamentablemente parece entreverse una apuesta por una serie de modelos productivos que no son sostenibles, por lo que debe hablarse de acciones para favorecer la sostenibilidad de la acuicultura en la marisma transformada”, recordando que “el Ayuntamiento de Chiclana continúa trabajando en la tramitación de marcas de calidad que pongan en valor la actividad acuícola tradicional y permita ese umbral de rentabilidad mínima que haga posible su subsistencia, como son las marcas ‘Pescado de Estero Tradicional’ y ‘Langostinos de Chiclana’. Así, debemos darle mayor importancia a la versatilidad de uso, la acuicultura, la hostelería, la acuicultura extensiva, etcétera...”.

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios