El tiempo desde Chiclana Charocos, la meteoróloga de lo cotidiano

  • Una chiclanera cautiva a sus más de 3.000 seguidores en Facebook con previsiones del tiempo de manera amena y con divertidos personajes

“Nací y crecí hasta que me hice mayor. Y luego vino Whatsapp”. Así se describe una chiclanera bajo el pseudónimo de Charocos, sin dar más pistas de quién se esconde detrás de su perfil de Facebook. Y efectivamente, la aplicación de mensajería instantánea le ha cambiado la vida, pues de estar simplemente relacionada con las previsiones atmosféricas por cuestiones laborales, la meteoróloga de lo cotidiano ha pasado a formar una comunidad virtual compuesta por más de 3.300 seguidores que esperan cada lunes y cada viernes su relato del tiempo.

Como las grandes starup, Charocos se fue gestando por una serie de casualidades. Según la autora, que desea seguir en el anonimato porque le da apuro, #detodalavidadedió sus familiares y amigos le habían preguntado si echaban o no una rebequita, si cogían el paraguas o si tendían la ropa. “Es parte de mi trabajo y mi afición”, explica. De esta forma, allá por el mes de junio de 2015, una amiga del grupo de Whatsapp “Antiguas compañeras del colegio” le pidió que le informara sobre el tiempo en Huelva, pues por Feria emigraba a un Todo Incluido “como mil quinientas familias chiclanera más”, según describe Charocos. Como buena gente que es, le recomendó que mirara una serie de páginas webs, a lo que su amiga le contestó que no las entendía, con tantas flechitas y colores.

Charocos es generosa y le realizó una previsión con un lenguaje llano que mandó a través del grupo, una previsión que dio en el clavo y que comenzó a pedir el resto de miembros para sus eventos: comuniones, barbacoas, viajes, limpiezas, etc. “Jartita de peticiones personales, me lancé a realizar un relato semanal, pensando en que se quedaba en la intimidad de nuestro grupo”, cuenta la autora.

Pero no fue así, pues en pocos minutos, la previsión que había elaborado, le volvía a llegar a través de contactos que no sabían que estaba escrita por ella misma. Por esta razón comenzó a firmar sus previsiones, creando un hilo narrativo con la inclusión de personajes tan divertidos como la Titabuela Margarita, la Juanamari o la Serdatraidora, que hace referencia a aquella amiga que se fue a Punta Umbría, desertando de la Feria de San Antonio.

En el mundo de Charocos, Chiclana es Capital y el resto de poblaciones de la provincia sus pedanías. En ese mundo también se reivindica el chiclanerismo, pues no faltan los chicharrones, la butifarra, el moscatel y los higotunas. A La Isla se refiere con cariño e incluso hay mensajes subliminales a Chemari, como llama al alcalde de Chiclana, José María Román Guerrero.

Sus amistades la empujaron para que creara un perfil en Facebook, tanto por la repercusión de sus previsiones, como por su utilidad. Desde agosto hasta la fecha la página ha alcanzado miles de seguidores y no se encuentra ningún comentario negativo en sus publicaciones, algo difícil en los tiempos que corren. Lo hace porque le gusta, le entusiasma y su mente crea constantemente; y todo por amor al arte y al tiempo. Generosidad suprema. 

La clave de su éxito está en bajar a la cotidianidad las previsiones meteorológicas, introduciendo dosis de ingenio, humor y actualidad. Relato bien construido e imágenes simpáticas realizadas por el ilustrador Dani Recaman, hermano de una amiga. Con Charocos todo queda en casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios