MASTERCHÉ · COCINA REVOLUCIONARIA

Revuelto de placas al horno

  • Emilio Gutiérrez 'Libi' ofrece una receta surrealista aunque fácil de elaborar para los gaditanos porque, "¿quién no tiene una placa en Cádiz?"

Su plato preferido es el menudo que cocina su mujer. Esa receta, asegura Emilio Gutiérrez 'Libi', no tiene rival. Le pedimos al carnavalero que se ponga el delantal y nos prepare un plato para esta sección carnavalesca. Y ponérselo, se lo pone. Otra cosa es que se le pueda hincar el diente al 'manjar' que elabora: Revuelto de placas de peñas al horno. A ver cómo se come eso.

Ya se sabe que el surrealismo es un ingrediente indispensable en la vida de 'Libi', así que no es de extrañar que eche mano de él incluso en esta ocasión. "Este plato que voy a cocinar se puede hacer, tranquilamente, para dar de comer a 100.000 personas, porque ¿quién no tiene una placa en Cádiz? Es la ciudad donde más se premian las enfermedades cardiovasculares. Y como usted sea famoso y, por desgracia, caiga en una enfermedad, le llega antes a su casa la placa de la peña que el volante del Puerta del Mar. Yo no sé cómo se enteran...", comenta con tono guasón antes de ponerse manos a la obra.

Ingredientes: Medio kilo de placas al mejor estribillo y cuarto y octavo de diplomas de la alcaldesa con el anagrama Con el Ayuntamiento de Cádiz, sí. "Échale un chorrito de salsa de oposición, pero sin abusar". Y prosigue el cuartetero explicando su incomible menú: "Hay que añadirle también un gramo de placa molida con sabor a piropo de tango; dos dientes de ajo y cuatro ortodoncias de laurel. Y todo esto acompañado de mucho peloteo a su alrededor, ¿eh?". Y para terminar, la guinda. Mejor dicho, "una guindilla de octavilla en Alcalá de Guadaira, o sea, guindilla chillona".

Pero ahí no queda la cosa. Ya que se ha remangado para ofrecernos un original menú, no sólo nos enumera cada uno de los ingredientes de los que hay que echar mano, sino que también nos apunta el tiempo de cocción. Como si alguien fuera a meterse en la cocina después de leer estas líneas... "El tiempo de cocción es muy importante, máxime si el plato lo va a probar Manolo Rojas, secretario del jurado de infantiles y juveniles y apoderao del equipo Kelme por su adicción a los cronometrajes. Manolo tiene en su haber la descalificación de Vicente Belda en la etapa Cuesta de las Calesas-Mirador s/n, en la vuelta del 78, por excederse el ciclista en pedaleos, según él". Y ahí lo deja.

El chirigotero enciende el horno de su vivienda y nos comenta que la temperatura que debe tener para la correcta elaboración del revuelto de placas de peñas es "la misma que alcanza una procesión de gloria en Triana en pleno agosto, más o menos 120 grados".

Y como toque final, apunta que el plato se puede acompañar de "un buen vino reserva Tío Paco Alba (sin gorra)". "A ver quien tiene cohones de tener una foto de Paco Alba en la que no tenga la gorra puesta", reta al lector.

'Libi' da por concluida su surrealista receta y desea "buen provecho" a... ¿quien se atreva a degustarla?

El guardia de seguridad elogia el menudo que prepara su esposa, y ello le lleva a recordar algún que otro gran homenaje culinario-carnavalesco. "De los mejores eventos gastronómicos que he vivido en carnavales, me quedo con la Berzada Popular que se celebraba en la peña Nuestra Andalucía. Estaba muy bien. Además de por la berza, la gente se mataba por los primeros cuencos de barro y una cuchara de palo cruzá como el escudo de la legión, bajo el nombre Payos y Gitanos. ¡Qué tiempos!", evoca.

Nos destaca el menudo que cocina su compañera y la berza que degustaba en la peña Nuestra Andalucía. El carnavalero no puede negar que le gusta el cuchareo y que tiene buen saque. Lo reconoce incluso. "No me gusta estar delgado. Creo que soy la única persona en Cádiz a la que no le gusta estar delgado, por eso hago footing corriendo al revés. Así consigo mantenerme como ahora".

La última vez que 'Libi' participó en el Concurso de Agrupaciones del Teatro Falla fue en el año 2006, con la chirigota 'El movimiento del 36' y compartiendo autoría con Manolo Santander. Por tanto, hace ya ocho años que no pisa las tablas, y le preguntamos si tiene intención de volver a hacerlo. Su respuesta, como la receta, no tiene desperdicio: "Volveré al Falla cuando construyan una rotonda en el patio de butacas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios