El resultado del Racing-Cádiz Victoria en el minuto 100 tras la locura del VAR (1-2)

  • El líder sobrevive a las decisiones polémicas propiciadas por el vídeo arbitraje con un gol de penalti de Álex Fernández en la última acción del partido

Perea celebra el 0-1 en El Sardinero. Perea celebra el 0-1 en El Sardinero.

Perea celebra el 0-1 en El Sardinero.

El Cádiz CF se hace indestructible incluso a los avatares del VAR. Pocas veces el vídeo arbitraje habrá sido tan decisivo en la resolución de un partido como en la visita al Racing de Santander, resuelta en una segunda parte de locura que se se decidió en la cámara situada junto al túnel de vestuarios. Allí decidió el árbitro anular un gol legal del Cádiz y después conceder dos penaltis, uno a cada equipo, en plena recta final.

En el minuto 100 llegó la pena máxima favorable a los amarillos, que encadenaron su cuarta victoria consecutiva (1-2) para mantener el liderato a la espera de lo que haga el Fuenlabrada este fin de semana.

No varió el sistema pese a las tres novedades en el once, con los primeros minutos de la temporada para Marcos Mauro, la primera titularidad de José Mari y el estreno como cadista de Choco Lozano, quien celebró su debut con un disparo flojo a las manos del portero nada más empezar el partido.

Los visitantes dieron la sensación de controlar la situación con su habitual 4-4-2 y en el minuto 10, en el primer saque de esquina, reclamaron un penalti por un claro agarrón a Marcos Mauro cuando el argentino remató de cabeza. El colegiado no quiso saber nada.

El acordeón funcionaba con efectividad. No por el sonido, sino por la rapidez con la que los amarillos se estiraban y replegaban los amarillos. Eso sí, con más eficacia en tareas defensivas que ofensivas. Y es que las precauciones de los dos bandos provocaron continuos cortocircuitos en ataque en un duelo sin un dominador claro.

El balón no terminaba de tener dueño hasta el extremo de que enlazar pases era más difícil que pescar caballas en la Caleta. Ni uno ni otro eran capaces de fabricar ocasiones.

La intensidad caminó a la par que el aburrimiento. Algún que otro chispazo que Alberto Perea, demasiado individualista, y poco más. El esférico apenas llegaba a Lozano y Álex, ubicado de segunda punta, bajaba para entrar en contacto con el cuero.

Todas las energías de los gaditanos iban dirigidas a la destrucción y más cuando los cántabros pretendía apretar, sobre todo por los costados. Cuando parecía que el Cádiz había desaparecido arriba, se las ingenió para dar un golpe de efecto.

En el minuto 34, Salvi centró desde la derecha al corazón del área, Lozano fijó a los centrales y Alberto Perea controló el balón en una buena posición. El albaceteño salvó la entrada de Mario Ortiz y casi en caída logró conectar un tiro con la diestra colocado junto a un poste que hizo estéril la estirada de Luca Zidane. Tercer tanto del curso para el manchego, inspirado de cara a puerta.

El 0-1 en un choque equilibrado fue quizás un premio excesivo para los andaluces, que lejos de vivir con más tranquilidad sufrieron las acometidas de un Racing que se rebeló contra el marcador.

En el minuto 43 tuvo cerca el empate el cuadro local con un peligrosísimo servicio raso de Lombardo al área que hizo que el cuero se pasease por delante de la portería sin que nadie acertase a tocarlo. Se libraron por los pelos los sureños.

El intermedio, que frenó los intentos de los norteños, irrumpió en el momento más oportuno para los de Álvaro Cervera, con todo a favor para anotarse una victoria más.

No empujaron  tanto los anfitriones en la reanudación. De hecho, los amarillos no sólo no sufrieron sino que marcaron el segundo gol en el minuto 52. Salvi centró desde la derecha, Alexis tocó a lo justo para evitar el remate de Lozano y Álex Fernández, solo en el segundo palo, cabeceó al fondo de la portería.

El 0-2 parecía que no admitía discusión pero los responsables del VAR instaron a Iglesias Villanueva a que consultara el monitor y el colegiado decidió anular el tanto supuestamente por interferir Lozano en el recorrido del cancerbero.

Una interpretación un tanto extraña la del árbitro, quien invalidó un tanto limpio. El trencilla sí consultó esa acción y no la del penalti cometido sobre Marcos Mauro en la primera mitad.

La increíble decisión del árbitro perjudicó a un Cádiz que abocado al sufrimiento. David Rodríguez y el cadista Barral ayudaron a los locales a dar un paso al frente y el primer cambio de Cervera fue la entrada de Iván Alejo por José Mari. Se mantuvo el 4-4-2 con Iván en la derecha, Salvi en la izquierda, Perea de segunda punta y Álex Fernández como mediocentro.

La recta final se ajustó al guión esperado, con un Racing volcado en busca del empate y un Cádiz pertrechado en su terreno, con muchas dificultades para poder armar un contragolpe en condiciones.

Apretaron los de casa y de nuevo apareció el VAR para pedir al árbitro que consultase una presunta presunta mano de Cala dentro del área. Iglesias Villanueva decretó penalti y ya en el minuto 85 lanzó desde los once metros David Rodríguez, Cifuentes repelió el cuero, volvió a rechazar el remate posterior del delantero y a la tercera apareció Barral para poner el 1-1.

La reacción de Cervera fue alinear a Bodiger por Perea para apuntalar la media en los minutos decisivos. Se rehizo el Cádiz y en la prolongación Salvi tiró al poste e Iván Alejo se topó con el brazo de Abraham. Nueva consulta del árbitro a la cámara y penalti que Álex Fernández transformó en el minuto 100 para poner el 1-2 definitivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios