Cádiz CF

La mejor racha, en el momento más adecuado

  • Los pupilos de Jose González llegan al desenlace liguero con la moral por las nubes tras enlazar por primera vez esta temporada cinco victorias consecutivas

No hay mejor semilla para esperar la llegada del fruto que la del trabajo bien hecho. Y semilla rima con Sevilla. El Cádiz abrazó el pasado domingo en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán su mejor racha de la temporada al sumar ante el filial hispalense la quinta victoria consecutiva tras las logradas en semanas anteriores frente a Puertollano, Jumilla, Caravaca y Lorca Atlético. Y los tres nuevos puntos cosechados frente al Sevilla Atlético, justa recompensa a tenor de lo observado durante los 95 minutos sobre un verde exquisito, son algo más que tres puntos; como bien demostraron los abrazos que se repartieron los jugadores y los miembros del cuerpo técnico del equipo amarillo tras el pitido final del colegiado madrileño Miguel Sánchez-Seco Otero.

Los pupilos de Jose González llegan al desenlace liguero en el mejor estado de forma del curso. Y ni la última y supuestamente definitiva desaparición de Ben Laden puede distraer la atención de lo que está ocurriendo. Ya lo aventuró el técnico gaditano en su última rueda de prensa. "El equipo está mentalizadísimo, concentradísimo y confiadísimo", aseguró Jose con tanto brillo en los ojos como horas de insomnio acumuladas. Y no le faltaba razón al técnico. El Cádiz, que llegaba al exigente duelo ante el segundo clasificado del grupo IV de Segunda División B después de haber superado con nota duelos teóricamente más asequibles y a la par igual de exigentes, superó el examen con nota.

Los cadistas, una auténtica línea de irregularidad durante toda la temporada, tan sólo sumaron dos puntos en un mes de abril para el olvido y, tras reaccionar en mayo haciendo los deberes sin descanso contra Lorca Atlético, Caravaca, Jumilla y Puertollano, sacaron adelante, con sobresaliente, una reválida más vital que importante.

Jose González confió en la semilla del trabajo bien hecho y recibió el fruto esperado. Nadie sabe qué hubiera pasado si el Sevilla Atlético, con los cadistas defendiendo su área con uñas y dientes, se hubieran adelantado en el marcador. Como nadie sabe qué hubiera pasado -qué pasaría esta noche- si Pepe no hubiera sido expulsado en el Santiago Bernabéu. Mucha inquietud y muchos temores, pero al final poco sufrimiento. A Jose, que hizo un planteamiento plausible, le salió la jugada perfecta. Y aún espera el verdadero fruto. Trabajando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios