Cádiz CF

El gran desafío de la segunda vuelta

  • El equipo amarillo afronta el reto de sumar más puntos que en la primera mitad de la Liga

Sergio Sánchez golpea el balón durante el encuentro contra el Málaga. Sergio Sánchez golpea el balón durante el encuentro contra el Málaga.

Sergio Sánchez golpea el balón durante el encuentro contra el Málaga. / Marilu Báez

El Cádiz CF comienza la segunda vuelta de la Liga en una buena situación. Alcanzó la mitad del curso en una séptima posición que mantiene viva la llama de la ilusión y entierra por completo los brotes de preocupación que aparecieron cuando se vio atrapado en la zona de descenso en las ornadas novena, décima y undécima.

El equipo amarillo inicia la etapa de la temporada más dura para los 22 que integran el campeonato. Todos aprietan el acelerador en busca del cumplimiento de sus objetivos. En el caso del Cádiz, la tarea prioritaria en la segunda vuelta pasa por llegar a los 50 puntos que a priori garantizan la permanencia un año más en la categoría de plata.

Una vez que la salvación esté en el bolsillo, el siguiente reto será, si aún está tiempo, librar la batalla por un encontrar un hueco entre los seis primeros de la clasificación. Este curso hay un abanico favoritos pero a día de hoy no hay un dueño claro de las plazas más altas, ni siquiera de las dos de otorgan el ascenso directo a la élite del fútbol español.

Todo está abierto y para el Cádiz es una tranquilidad vivir 12 puntos por encima del descenso y sólo dos por debajo de los peldaños del play-off, con 33 en el bolsillo, tras empatar ante el Granada, a 17 de atrapar el medio centenar. La cuestión que está por dilucidar es cuál su límite en su tercera campaña en Segunda A después de abandonar el escalón de bronce.

El conjunto entrenado por Álvaro Cervera afronta la misión de intentar quedar lo más arriba posible y para ello encara un reto que no consiguió los dos ejercicios anteriores, desde el regreso a Segunda División A. Y es que el Cádiz tiene ante sí el desafío de sumar más puntos en la segunda vuelta que en la primera, una tarea harto difícil como quedó demostrado en las dos campañas anteriores, cuando no cumplió esa meta.

En la 2016/17, la del retorno tras seis largos años de tinieblas en la división de bronce, el Cádiz llegó al ecuador del campeonato con 33 puntos –igual que ahora- y en la segunda vuelta se embolsó 31, dos menos que en la primera, aunque fueron suficientes para, con un total de 64, acabar en un quinto puesto que le condujo a la disputa de la fase de ascenso –eliminado por el Tenerife-.

En la 2017/18, el equipo amarillo metió en su mochila 39 puntos en una primera vuelta de ensueño que le situó a mitad de curso en plaza de ascenso directo –segundo-. El tramo definitivo no tuvo nada que con el inicial. El Cádiz perdió fuelle y se fue hundiendo poco a poco arrastrado por una escasa cosecha de 25 puntos que le dejó fuera de la fase de ascenso en la última jornada –derrota en el campo del Granada- para terminar en un doloroso noveno lugar después de 25 capítulos consecutivos entre los seis primeros.

En la campaña 2018/19, el Cádiz ha ido de menos a más hasta llegar a los 33 puntos justo antes del comienzo de una segunda vuelta en la que pretende sumar los mismos o más que en la primera. Si así fuese, lograría por primera vez hacer una mejor segunda vuelta que primera, llegaría como mínimo a los 66 y con esa cifra dispondría de serias opciones de sacar el billete para el play-off. El desafío está servido y empieza en la sobremesa del sábado en el estadio del Almería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios