Fútbol | Segunda División B

Un gran Cádiz B empata ante el Córdoba (1-1)

  • Los amarillos firman un partido muy completo en el que merecen tumbar a un decepcionante rival.

Javi Pérez celebra su gol de penalti corriendo hacia la banda de Tribuna. Javi Pérez celebra su gol de penalti corriendo hacia la banda de Tribuna.

Javi Pérez celebra su gol de penalti corriendo hacia la banda de Tribuna. / JOAQUÍN HERNÁNDEZ 'KIKI'

El Cádiz B se tiene que conformar con un punto después de ser mejor que el Córdoba en el choque de este domingo. Un filial más enchufado y ambicioso que ha tenido ocasiones para ganar ante un enemigo que marcó en su única llegada. El 1-1 final no es justo a tenor de los méritos de los propietarios del campo.

Juanma Pavón confirmó las dudas publicadas por este medio en la previa en cuanto a la portería y se descantó finalmente por Juan Flere, lo que de alguna manera penalizaba los errores de Christian Arco. Sergio González, amenazado con cuatro tarjetas amarillas, no participó por petición de Cervera, que ante la baja de José Mari y la lesión de Garrido, tendrá que contar con el canterano el próximo sábado y no quería riesgos de una posible quinta cartulina. Por este motivo, Pavón adelantó a José Alonso al centro y metió de central al juvenil Lau.

Muy pronto se vieron las intenciones de un Cádiz B más entero que el Córdoba y que mandaba en el juego y en el partido. Los amarillos encontraron buenas vías de acceso por las bandas, estando especialmente inspirado Sergio Pérez, quien combinaba con Nieto y viceversa. Precisamente Sergio tuvo la primera en un centro-chut que se escapó, a la que siguió una intentona de Chapela y la mejor para el conjunto gaditano en el primer tiempo. Nieto lo hizo todo perfecto y su pase a Sergio Pérez lo cruzó éste con la poca fortuna de que Edu Frías metió la punta de los dedos para evitar el 1-0.

Si las sensaciones hubieran mandado, en el marcador hubiera estado a esa altura de duelo la ventaja del filial porque era mejor que su adversario, aunque le perdonaba en exceso. Y quien perdona… ya se sabe. Y así fue como una acción que nació con polémica por una falta sobre Sergio Pérez acabó en una contra blanquiverde que De las Cuevas resolvió de tiro raso a la derecha de Juan Flere. Un 0-1 totalmente injusto.

El revés le duró al equipo de Pavón pocos minutos hasta que regresó a la carga para buscar el empate. Lo hizo por el centro, colgando balones desde los extremos y estando muy enchufado para ganar las segundas jugadas; de esta manera Chapela gozó de dos lanzamientos antes del descanso que no encontraron el destino deseado en una primera parte muy completa del chiclanero y de todo el filial cadista.

El segundo periodo mantuvo el guión en su primera fase en cuanto al liderazgo amarillo en el juego, con la consigna de evitar espacios en defensa para no facilitar los contragolpes del Córdoba. Todo ello aliñado con un lanzamiento lejano de José Alonso que detuvo el portero cordobesista, así como una falta pasada de Marc Baró que no conectaron por poco Saturday ni José Alonso.

De esta manera nació el empate. Nieto, genial, sirvió a Chapela y éste en carrera, con clase y verticalidad se coló hasta la 'cocina', donde fue derribado por Fidel Escobar. Penalti clarísimo que transformó Javi Pérez, situando unas tablas que se aproximaban más a los méritos de los 'yogurines', quienes no renunciaban al segundo gol como demostraron Marc Baró, Javi Pérez y Sergi Fernández en una jugada de tiralíneas que este último resolvió con un chut inocente y sin peligro para Edu Frías.

Camino del 75' el filial continuaba su ritmo ganador a la espera de plasmarlo en el resultado. Físicamente parecía mejor que su oponente, por lo que necesitaba conectar con la portería en alguna de sus llegadas. Todo ello con un Córdoba que seguía sin acercarse por el área de Juan Flere.

En el tramo final el conjunto de Raúl Agné trató de dar un paso al frente con el que obligar a los amarillos a retroceder algunos metros. No obstante fue más simbólico que real porque el guión del derbi regional se mantenía con el control local.

Los últimos instantes estuvieron marcados por las imprecisiones, quizás con el Cádiz B más metido atrás y con Alonso fuera de combate por un golpe en la cabeza. Balonazos para dar y regalar marcaban el partido en los suspiros finales, aunque ni ocasiones ni goles que dejaron el 1-1 en el electrónico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios