Cádiz CF Sergio González y Javi Navarro, 'hijos' de un mismo 'padre'

  • Juan Carlos Cordero estuvo detrás de la llegada del pivote y del extremo.

Hay cerca de cinco años de diferencia entre el fichaje de Sergio González y el de Javi Navarro y, sin embargo, detrás de ambas gestiones estuvo Juan Carlos Cordero. El ex director deportivo sigue teniendo protagonismo en la plantilla del Cádiz y la de su filial, e incluso de algún conjunto más de la cantera. Y es así desde el momento en el que sus operaciones dieron frutos como las adquisiciones del pivote cartagenero y el extremo catalán. Dos jugadores que son el principal estandarte del fútbol base cadista en el primer equipo y que pugnan, con la máxima ilusión, por tomar el testigo dejado por Manu Vallejo.

Han transcurrido casi 15 meses desde que Manuel Vizcaíno decidió poner punto y final a la etapa de Cordero como máximo responsable de la parcela deportiva. Y aunque el tiempo cambia las caras, no ocurre igual con los recuerdos y los hechos. Aún hay mucho de Cordero en el proyecto del club cadista, aunque ahora el responsable de la dirección deportiva sea Óscar Arias.

Cuando acabó la temporada 2011-12, aquella en la que Quique Pina y Juan Carlos Cordero gestionaron la parcela deportiva del Cádiz y el Cádiz B, Sergio González estaba ya en la agenda cadista. Un cadete y paisano del ex director deportivo que en su primer año de juvenil se enfundaba la elástica cadista. Uno de los jugadores no gaditano ni andaluz que actualmente más temporadas consecutivas acumula en la entidad. Se estrenó en El Rosal cuando el club estaba en mano de los italianos de Sinergy y de la familia Manzano, que también sabía de aquella 'perla' del FC Cartagena.

Conocedor profundo del balompié cartagenero y murciano, las referencias de Cordero sobre el defensa central que ha evolucionado a centrocampista eran las mejores para que continuara su progresión en el fútbol base del Cádiz. Sergio González, que tiene 22 años, cumple su séptima campaña de amarillo (dos temporadas en el Balón juvenil, una en el Cádiz juvenil y cuatro en el Cádiz B) y es uno de los capitanes del segundo equipo del club. Además, después de varias pretemporadas trabajando con el plantel profesional -con el que debutó en la 2015-16 jugando en Jaén-, se encuentra más cerca que nunca de quedarse de forma definitiva, pues aún no ha acabado la primera vuelta y su participación ha superado a las anteriores presencias con el primer equipo.

Álvaro Cervera ha dejado entrever en las últimas semanas que el punto de madurez y crecimiento deportivo del cartagenero ha llegado a lo deseado por él, hasta el punto de anhelar darle mayor participación de la que está teniendo. El comportamiento del canterano resulta exquisito, con una disciplina que es el primer mandamiento del entrenador.

El 31 de enero de 2018 -el día que 'explota' la conocida como 'Operación Líbero'-, Juan Carlos Cordero cerraba el fichaje de Javi Navarro, catalán del Europa que es hijo de un vejeriego, para reforzar al Cádiz B. Un jugador ofensivo, eléctrico y con una calidad grande que brindaba como un tardío regalo de reyes para Mere, entonces entrenador del filial.

Cordero sabía del extremo formado en la cantera del Espanyol y con un breve paso por el Málaga juvenil -jugó un amistoso contra el Cádiz en las filas del Atlético Malagueño-, de ahí a que pusiera toda la carne en el asador para que el futbolista se trasladara a una provincia en la que tiene raíces familiares.

Desde entonces ha ido evolucionando de amarillo con idas y venidas en cuanto a rendimiento, pero siempre con esa sensación de poseer todo para triunfar en el fútbol. Esta campaña está siendo la de su aparición a escena con el Cádiz, con gol incluido en la primera jornada. Los problemas en el extremo izquierdo que persiguen a Cervera desde verano, han tenido en este catalán de origen vejeriego una solución de la casa.

Javi Navarro (22 años) tiene madera de gran jugador, hambre por demostrarlo y una ocasión única en el mejor Cádiz de los últimos 15 años. Jugar y destacar en un equipo que es un líder que intimida en la categoría de plata no es algo que le suceda a todas las promesas.

Mere, técnico del Fuenlabrada, conoce bien a Sergio González y a Javi Navarro, a los que adoctrinó en ese Cádiz B campeón que cambió un ciclo que cuenta con la mejor continuidad en manos de Juanma Pavón y Raúl López. Puede haber reencuentro el domingo en el Fernando Torres.

Juan Carlos Cordero, como ese 'padre' que disfruta de sus 'hijos deportivos' desde la distancia, admira lo que hoy son en el club y en el primer equipo. Dos jugadores que llegaron sin nombre y con todo por demostrar y que ahora se están ganando un sitio en un Cádiz único. Así es la historia de Sergio González y Javi Navarro. El sueño de cualquier canterano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios