Cádiz CF Javi Navarro, tú sí eres de Cádiz

  • Barcelonés e hijo de un vejeriego, se crió en el Espanyol, jugó en el Málaga juvenil y en la selección catalana, dejó huella en el Europa y sueña con hacer historia de amarillo.

Velocidad endiablada de Javi Navarro en su brillante estreno en el Cádiz. Velocidad endiablada de Javi Navarro en su brillante estreno en el Cádiz.

Velocidad endiablada de Javi Navarro en su brillante estreno en el Cádiz. / JOAQUÍN HERNÁNDEZ KIKI

Javi Navarro nació hace 22 años en Barcelona. Su origen tiene reminiscencia gaditana por lo que ha vivido y por el lugar de nacimiento de su padre, Vejer. Un catalán medio gaditano o un gaditano medio catalán; ambas definiciones son bien entendidas. El autor del primer gol oficial del Cádiz 2019-20, vaya golazo, es el jugador de moda por ese logro y por estar en paralelo a lo que hizo, justo hace un año, Manu Vallejo.

Este barcelonés que disfruta igual en la Rambla de Canaletas que en las Murallas de la Segur, duerme en el más dulce de sus sueños de aquellas noches como promesa del RCD Espanyol, cuando admitía abiertamente que quería ser futbolista profesional.

Javi Navarro no quiere despertar de lo que vivió el domingo: un debut y un golazo con el equipo que ha empezado a amar de la misma manera que viene haciendo su padre. Desde que llegó al Cádiz B en el ecuador de la temporada 2017-18, su papel en el filial ha ido de menos a más; tardes de gloria y otras que le costaba encontrarse a sí mismo. Pero siempre madera de futbolista de los pies a la cabeza, que eso se ve.

Nacido el 1 de enero de 1997, su vivencia balompédica recoge que entre 2006 y 2013 pasó por la cantera del Espanyol -hasta cadete de segundo año-, antes de fichar por el juvenil del Cornellá, el del Vila Olimpic y el del Málaga. Una campaña y media en el histórico Europa (Tercera) antes de recalar en el Cádiz B y ser clave para ascender a Segunda B.

No sólo la sangre paterna le vincula a Vejer, pues sentimentalmente está unido a una vejeriega en un pueblo que es su segunda casa. Pocos sabían de su procedencia gaditana, casos similares al del ex del Conil Dani Márquez -con el que coincidió en el Europa- o a Fran Carbiá, y que el amarillo y azul hace muy feliz ahora no sólo al patriarca.

Ha pegado fuerte este 'cataladitano' de velocidad de juego y mente, de potencia en carrera con el balón, de vertiginoso cambio de ritmo... El niño que se dormía con sueños de futbolista, entre la ciudad condal y La Janda, con el corazón y la sangre tan perica como cadista, ha llegado para quedarse en la tierra de sus antepasados. Javi Navarro ha empezado a soñar despierto con el alma en Barcelona, el corazón en Vejer y la pasión por el fútbol en Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios