Cádiz CF Grave acusación de Pina a Vizcaíno

  • El ex consejero dice que el presidente "propuso quedarse con el cinco por ciento de los traspasos"

  • Celebrado el juicio por el despido de Juan Carlos Cordero

Cordero (c), a su llegada al Juzgado junto con su abogado (i). Cordero (c), a su llegada al Juzgado junto con su abogado (i).

Cordero (c), a su llegada al Juzgado junto con su abogado (i). / Jesús Marín

Después de más de tres horas de vista oral, llegó Quique Pina en calidad de testigo y soltó la traca final. El ex consejero del Cádiz CF aseguróel lunes  en sede judicial que el presidente del club, Manuel Vizcaíno, propuso en una reunión del Consejo de Administración quedarse con un cinco por ciento de la cantidad recibida por el club por los traspasos de jugadores.

“El presidente me dijo que estaban contentos con la renovación de Cordero pero propuso que en lugar de incluir un cinco por ciento por los traspasos de jugadores el porcentaje fuese de un 15 dividido en un cinco por ciento para el presidente, cinco para Cordero y cinco para mí. Eso era algo inaceptable”, señaló Pina, que lanzó esa declaración durante el juicio, celebrado en el Juzgado de lo Social número 3, por demanda presentada por Cordero al club por su despido en septiembre en 2018.

El ex director deportivo considera que no hubo motivos para su despido y reclama la cantidad correspondiente a la totalidad del contrato de renovación que firmó cuando Pina era gestor deportivo. El Cádiz CF entiende que el despido fue correcto y que ese contrato de marras carecía de validez.

Martín José García Marichal, uno de los abogados que en el juicio defendió los intereses del Cádiz CF, preguntó con rapidez a Pina que por qué no denunció aquella supuesta propuesta de reparto por venta de futbolistas. “Lo haré cuando usted me entregue el acta de aquel Consejo”, replicó el murciano. Él fue quien formalizó la ampliación del contrato de Cordero que fue objeto de discusión en un juicio que el club trató sin éxito que se suspendiera. El titular del Juzgado, Francisco de Borja Derqui-Togores, decidió celebrar una vista oral que quedó a expensas de las conclusiones escritas que las dos partes deben enviar en el plazo de tres días.

Martín José García Sánchez, letrado de la entidad cadista, expuso que Pina "actuó al margen del Consejo de Administración" en la modificación de las condiciones laborales de Cordero y a su entender incurrió en “administración desleal”. Habló de que el contrato nuevo del entonces director deportivo “nació en connivencia entre Pina y Cordero” y que por tanto el Cádiz CF comunicó al afectado en diciembre de 2017 que las condiciones de ese documento contractual “carecían de eficacia y validez”.

García Sánchez argumentó que el Consejo no aceptó las nuevas condiciones “y el actor -en referencia a Cordero- trabajó en las mismas condiciones que estaba antes. Tenía 20 días para impugnarlo y tardo meses, hasta agosto de 2018”.

“El Consejo se vio obligado a rechazarlo por inasumible y reprobó al consejero –se refería a Pina– por no haber consensuado esa operación”, apuntó el letrado, que explicó que el club rechazó aquel contrato “por el perjuicio económico que causaba a la entidad. Se pasaba de 150.000 euros a 225.000 al año que podían llegar hasta los 700.000. Se le premiaba por venta de futbolista y el contrato no recogía el salario para Segunda B. No había justificación para hacer ese cambio de contrato”. Añadió además que el auto de la Audiencia Nacional (Operación Líbero) “deja constancia de la connivencia entre Pina y Cordero. Hay deslealtad por parte de los dos”.

El abogado de Cordero, Emilio Álvarez Tirado, situó el despido de su cliente en el contexto de “la lucha interna entre dos consejeros”, en referencia directa al conflicto entre Vizcaíno y Pina. “El despido es una represalia. La carta de despido no tiene fecha”. Indicó que la Audiencia Nacional “investiga a mucha gente, incluido a Vizcaíno como posible testaferro de Pina”.

Álvarez basó buena parte de su exposición en intentar desmontar las razones del despido de Cordero expuestas por el club. “La carta de despido dice que hacía labores de scouting e intermediación, pero las hacía cuando no estaba en el Cádiz. Su empresa factura entes de su llegada al Cádiz, no causa perjuicio al club”. El letrado dijo que en la carta de despido “se reproducen del auto de la Audiencia Nacional ocho meses después”.

“La carta dice que (Cordero) compró el Lorca, cuando sólo lo esponsorizó con 10.000 euros. Se le imputa que firmó a los jóvenes Cabin Diagné y Momo M’Baye, pero a uno lo contrató el presidente y a otro Enrique Labrador”, indicó.

Para Álvarez Tirado es significativo que “el Cádiz le hizo una propuesta a Cordero idéntica a la que critica salvo que Cordero tenía que indemnizar si se iba”. Agregó que “no hay causa para el despido, no hay fecha, un consejero sin poderes le comunicó el despido”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios