Cádiz CF - Numancia | Entrenadores

"Sólo se nos va a valorar el 'play-off' o el ascenso"

  • Cervera reconoce que desarmó al equipo en busca del 2-1 por las exigencias que siente "desde dentro y desde fuera"

López Garai y Álvaro Cervera se saludan antes del partido. López Garai y Álvaro Cervera se saludan antes del partido.

López Garai y Álvaro Cervera se saludan antes del partido. / Jesús Marín

Pese a la victoria, el entrenador del Cádiz compareció en la sala de prensa del Ramón de Carranza visiblemente tensionado. Prueba de ello, su rotundo desacuerdo con que el equipo mostró una peor imagen a la vuelta del vestuario. "Creo que la primera parte se controló bien y la segunda también. Lo que pasa es que en la primera parte no marcamos un gol más. En la segunda ellos han tenido una ocasión de gol, pero solemos mirar cómo ha sido el partido a través del resultado. El partido ha estado controlado, bonito no lo sé, pero controlado sí. Lo que pasa es que el equipo contrario juega muy atrás, no te da ritmo, pero lo que es control, sí lo ha habido; ellos han tenido una ocasión en un saque nuestro. Cuando tenemos que llevar el peso nos cuesta, pero tenemos la suerte de contar con Darwin, que de la nada saca un gol".

Álvaro Cervera insistía en su percepción de lo acontecido sobre el césped. "Cuando vas 1-0 el control se da por bueno, pero cuando vas 1-1 no. A mí me gustan los partidos más rápidos, robar, llegar rápido, y eso no ha ocurrido, pero descontrol tampoco he visto. Nos han tirado una vez a gol. Tenemos que limitar al contrario para que no nos tiren y eso es complicado".

Obviamente, admite que Machís se ha convertido en una auténtica tabla de salvación. "Ahora mismo tenemos una vía para llegar con Machís y la potenciamos y la buscamos. Es el jugador más desequilibrante de la categoría con el balón en los pies. Intentamos que defienda Jairo por la banda y que ataque Darwin, pero cuando lo dejamos solo ahí corremos un riesgo. Rivales como el Numancia te acaban encontrando el sitio, pero con eso tenemos que jugar".

Con 1-1 y poco tiempo tiró de todo su arsenal ofensivo, pero no saca pecho por ello. "Estamos en una situación en la que no se mira otra cosa que el play-off o el ascenso, todo lo que no sea eso no vale. Un poco nos hemos contagiado y lo que hago es desarmar al equipo, desequilibrarlo para intentar que el rival tenga dudas. No me gusta jugar así, pero queda poco tiempo y a veces hay que hacer cosas así. En mi interior no soy un entrenador para hacer eso, pero a veces hay que jugar a eso para intentar llegar. Esta vez ha salido bien".

Defiende lo que está haciendo el Cádiz y lamenta las exigencias. "Desde que hemos conseguido los 50 puntos nadie se me acerca sin hablarme del ascenso, ni de dentro ni de fuera. Eso está bien, es ilusión, pero hay que tener un poco de cabeza, mirar a los contrarios. En este partido el rival no se ha acercado, pero ha sido marcar ellos el gol y ya no valía la alineación ni hacíamos nada bien".

No critica la ambición, pero sí los excesos. "El trabajo de Álvaro Cervera y del Cádiz se va a valorar si consigue el play-off o si consigue el ascenso, no si se han conseguido los 50 puntos en febrero. Hay que ser ambiciosos, pero no locos. Soy ambicioso, pero pienso las cosas. No es una locura pensar en ascender, pero sí obligar al Cádiz a ascender".

Por último, sobre la sustitución de Sergio Sánchez, negó que fuera motivada por problemas físicos del central catalán, sino que obedeció a una decisión estrictamente técnica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios