Cádiz CF

En el Cádiz todos miran a Toti

  • El mediapunta levanta pasiones entre sus propios compañeros, que ensalzan sus condiciones como futbolista · "Me ha ayudado mucho que el entrenador quisiera contar conmigo", dice el salmantino

Comentarios 6

Toti no es un jugador cualquiera dentro de la plantilla del Cádiz. El mediapunta salmantino se ha ganado en poco tiempo la admiración y el respeto del vestuario, que ven en él la luz del nuevo equipo y del ambicioso proyecto que debe acabar con el ascenso a Segunda División A. En el Cádiz todos miran a Toti.

El flamante fichaje cadista trabaja a destajo desde el stage en La Manga del Mar Menor, donde, según explica, "estamos sufriendo bastante con muchas carreras, pero a esta altura de verano esto debe ser así para luego estar bien". "Aunque nos quejemos, en el fondo sabemos que es necesario".

El jugador se va a adaptando a la perfección a lo se espera de él en el equipo y a lo que representa ante sus compañeros. Por encima de todo esto, valora el gran deseo de Jose por tenerle en la plantilla. "Siempre ayuda que un técnico te conozca y que quiera contar conmigo. Dejar atrás el Salamanca me ha costado bastante, aunque cuando he empezado a trabajar y he visto como es el club y sus instalaciones, las cosas han ido mejor, sobre todo con la ayuda de mi novia", apostilla.

La trayectoria de Toti promete porque con 18 años realizó su estreno en la categoría de bronce. Desde entonces ha sido un fijo en las alineaciones del Salamanca salvo cuando una lesión de pubis le tuvo apartado. "Los últimos cuatro años los he pasado en el primer equipo del Salamanca y espero que esa experiencia ayude al Cádiz a llegar al lugar que merece". Toti tiene la virtud de ser un comodín para casi todas las demarcaciones de la delantera, aunque él admite sentirse más cómodo desde el ala izquierda. "Puedo jugar en las tres posiciones de arriba, si bien en la izquierda es donde mejor me siento. Desde ese lado creo que tengo más opciones de meterme hacia dentro y disponer de un mejor centro", puntualiza.

Su despedida del Salamanca fue después de una temporada adversa en la que el conjunto charro descendió a Segunda B. "Fue la peor campaña de todas porque, además, estuve varios meses lesionado y no pude ayudar lo suficiente al equipo para que salvara la categoría". La lesión a la que se refiere Toti fue una de pubis, de las que más se tarda en recuperar un futbolista. "Ya no tengo molestias", advierte el mediapunta para tranquilidad de todos los cadistas.

Parte con el cartel de jugador humilde a pesar de estar en las quinielas de la mayoría de seguidores como pieza fija en el once. "El trabajo es algo que tienen que dar todos los jugadores porque sólo así salen las cosas. Cuantos más currantes tengamos en el equipo, mejor. Yo, desde luego, me considero un currante más", finaliza Toti.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios