Fútbol | Segunda División B

Cádiz B y Sanluqueño acaban como empiezan (0-0)

  • Los amarillos desperdician jugar en superioridad numérica desde el minuto 46.

Duarte (i), Seth Vega (c) y José Alonso, en plena pugna con varios rivales. Duarte (i), Seth Vega (c) y José Alonso, en plena pugna con varios rivales.

Duarte (i), Seth Vega (c) y José Alonso, en plena pugna con varios rivales. / CÁDIZ CF

El tercer derbi en el Ramón Blanco se saldó con tablas (0-0) entre el Cádiz B y el Atlético Sanluqueño, en un encuentro con dos caras diferentes. Mandó el equipo verdiblanco hasta el descanso y lo hizo luego el filial ayudado por la expulsión de Calin. Todo ello con pocas ocasiones claras y muchos errores, sobre todo en el equipo de casa. No fue el mejor partido del cuadro de Pavón, que suma un punto después de estar la mitad del partido con un hombre más.

La presencia de Juan Flere en lugar de Cristian Arco se convirtió en la principal novedad en el once amarillo, diezmado por las ausencias de Sergio González y Javi Navarro, además de los lesionados de larga duración Moi y Corozo.

Por su lado, Abel Gómez montó tres líneas muy bien definidas en el Sanluqueño con un claro talante ofensivo cuando los suyos se hacían con el esférico. Ganaron en presencia y en comodidad en un primer acto de color verdiblanco pero con escasas llegadas a ambas áreas.

No había dado tiempo a acomodarse cuando Hernán Lino le robó la cartera a Edu Oriol y su centro no fue rematado por poco por Nieto. Fue un espejismo a lo que luego pasó hasta el descanso porque el Sanluqueño se mostró más vivo y activo, además de ir un peldaño por arriba en anticipación y en ganar las segundas jugadas.

El primer aviso verdiblanco nació de David Segura, quien recibió en la zona de tres cuartos antes de avanzar y soltar un lanzamiento que se perdió a la izquierda del debutante Flere. El portero dejó detalles de estar algo nervioso al sacar rápido a los compañeros. La dinámica favorable del Atleti no paraba y Peli, a la media vuelta, trataba de darle sentido a un centro de Luis Madrigal.

El primer periodo avanzó con poco interés y dos intentonas del filial; primero fue Duarte el que regaló al respetable un pase con el exterior del pie que Isma Gil resolvió ante la amenazante llegada de Seth Vega, toda la tarde vaciándose en la presión. Luego lo intentó Javi Pérez en un tiro directo de falta que no fue entre palos.

De esa manera acababa un primer tiempo de mayor claridad mental del Sanluqueño y de bloqueo de un Cádiz B atascado en errores desde la portería al ataque, lo que se tradujo en un rendimiento inferior a lo que tiene acostumbrado el equipo gaditano.

Tras el paso por vestuarios, el conjunto cadista trató de llevar el mando del juego aplicándole mayor velocidad. Hubo movimientos entre los reservas con la entrada de Idrissa Thiam en lugar de un Jordi Tur con bastantes minutos en sus piernas. Idrissa animó el derbi con un tiro seco que despejó Isma Gil con apuros, así como Duarte resolviendo la estrategia de un córner que Navas sacó casi bajo el larguero. Los mejores momentos del B habían llegado porque seguidamente fue Cobo el que encontró a Saturday y el potente lanzamiento de éste lo sacó como pudo el portero visitante. Continuó el acoso, ahora de Javi Pérez, con una falta directa que vio por fuera la escuadra izquierda de Isma Gil.

Definitivamente el conjunto amarillo había 'llegado' para quedarse y provocar un encuentro completamente diferente hasta ese instante. Idrissa y la mejor versión de Duarte capitaneaban al Cádiz B. La superioridad numérica empezaba a notarse pero faltaba el desequilibrio en el marcador.

El técnico local dio entrada a sus extremos titulares al comienzo de Liga, Morillo y Sergio Pérez, y el visitante apostó por Dani Güiza, recibido con aplausos en el Ramón Blanco en su vuelta a una ciudad deportiva que conoce bien.

Se agotaba el choque con la sensación de que el Cádiz B debía meter una velocidad más si quería elevar a tres el premio de los puntos. Lo intentó Idrissa llegando hasta la línea de fondo cuyo centro sacó la zaga verdiblanca, así como Víctor Morillo con dos centros muy pasados y Seth de cabeza enviando alto su objetivo.

La experiencia del Sanluqueño apareció en el tramo final para que se jugara poco y lo más lejos posible de su portería. Además, con el inesperado premio de una falta muy escorada que Güiza quiso meter directa y sacó la cabeza de Saturday, así como una contra de Luis Madrigal que abortó Juan Flere. Ahí acabó un duelo provincial con poca historia y sólo respaldado por la incertidumbre del marcador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios