Cádiz

Cada vez es más difícil aparcar en Cádiz

Aparcamiento de motos que ha sido suprimido en Pérez Llorca para habilitar una zona de carga y descarga.

Aparcamiento de motos que ha sido suprimido en Pérez Llorca para habilitar una zona de carga y descarga. / Lourdes de Vicente

El aparcamiento sigue agravando su situación en Cádiz, especialmente en un casco histórico donde cada vez son más limitadas las posibilidades de estacionar el vehículo; y eso teniendo en cuenta que todo el que no sea residente, e incluso muchos de los residentes, tienen que pagar ya por aparcar. La contínua reducción de plazas fruto de la reordenación de calles, la implantación del carril bici o una nueva configuración de las zonas de carga y descarga sigue su proyección en la ciudad. Hasta tal punto, que el problema que ya se da por imposible en el caso de los turismos empieza a agravarse en el caso de las motos, cada vez con menos espacios donde estacionar.

Así, el Ayuntamiento está procediendo estos días a hacer una serie de cambios que perjudica a los usuarios de los vehículos de dos ruedas. El principal ha sido la eliminación del aparcamiento que había delante de la casa de Pérez Llorca, frente al monumento al Marqués de Comillas. Las varias decenas de motos que estacionaban allí, en una de las principales bolsas de motos del centro, han sido retiradas para habilitar una zona de carga y descarga de vehículos; una cuestión que se ha decidido meses después de que se suprimiera la gran bolsa que había delante de la Diputación, con motivo de las obras en la Plaza de España.

Esta considerable pérdida de espacio se ha querido suplir trasladando el problema a los turismos y al cada vez menos estacionamiento de zona azul (que ha pasado de ser la residual forma gravosa de aparcar a la más beneficiosa en cuestión de pocos años, por encima de la naranja, que es más cara, y de la verde, que se limita exclusivamente a residentes acreditados). Así, se ha reservado para motos un par de plazas en la Alameda, junto a la rotonda de Buenos Aires, y un poco más adelante, en las otras dos plazas del tramo que hay entre Zorrilla y General Menacho. También se ha habilitado como aparcamiento de motos el tramo de Alameda paralelo a Fermín Salvochea.

Aparcamiento para una decena de motos en la Alameda. Aparcamiento para una decena de motos en la Alameda.

Aparcamiento para una decena de motos en la Alameda. / Lourdes de Vicente

El problema es que estos tres nuevos aparcamientos suman un número de motos bastante inferior a las que podían estacionar en Pérez Llorca, teniendo además en cuenta que con la entrada en vigor de la zona verde se han suprimido todos los aparcamientos de motos en el interior del casco histórico.

Todo ello se une a la pérdida de la gran bolsa que había delante de Diputación, que se ha querido compensar con la habilitación de un pequeño espacio reservado para motos en la trasera del edificio del gobierno de la Junta de Andalucía, con la consiguiente pérdida aparejada de plazas de zona azul. Teniendo en cuenta, además, que las motos no tienen más solución que aparcar en esos sitios reservados o recurrir a estacionamientos de pago, al no poder estacionar en zona azul, naranja ni verde. O eso, o Emasa inventa una nueva zona -de pago, por supuesto- rosa, marrón o morado podemita exclusiva para motos. Será por colores...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios