Cádiz

El triunfo de La Palma

  • Un 2 de febrero de hace 325 años fundó Fray Pablo de Cádiz en la Viña la primera compañía espiritual

Una nueva forma de hacer Iglesia, saliendo a la calle para rezar el rosario; unas reuniones en un domicilio particular (propiedad de Juan Peñalba); un espacio participado por vez primera por seglares, donde antes sólo podían estar presentes los religiosos. Ese es el escenario donde tiene su origen la cofradía de La Palma, hace hoy exactamente 325 años.

Fue un 2 de febrero del año 1691 cuando el fraile capuchino Pablo de Cádiz llega a la ciudad con el firme propósito de extender lo que un maestro suyo, Fray Pedro de Santa María y Ulloa, había puesto en marcha en Sevilla años antes. Y la primera piedra de este proyecto espiritual la pone Fray Pablo en el entorno del convento capuchino, en el domicilio particular de un ciudadano respetado, Juan Peñalba, donde fundó la Primera Compañía Espiritual del Santo Rosario.

Tan solo cinco días después, un 7 de febrero, se produciría la primera salida de ese rosario por las calles de la ciudad, lo que hoy puede considerarse la primera procesión de La Palma. Las crónicas lo cuentan así: "Hizo un vistoso estandarte con una pintura de la Virgen, fabricó vistosísimos faroles tanto de asta como de mano, fue procesionalmente a la plaza Real, con una cruz de guía, acompañada de bien labrados faroles, después los fieles separados en dos coros y por último el estandarte de la Virgen, acompañado de muchos faroles, tanto de asta como de mano".

Creciendo la influencia y la repercusión de esta compañía espiritual, en tan solo dos años desde su creación se inició la construcción de una iglesia. Cuentan las crónicas que al acto de la primera piedra acudió mucho público, empleándose dos años (1693 a 1695) para levantar el templo, segundo que se levantaba en la ciudad por una compañía espiritual, después del de Bendición de Dios.

Capilla de la Encarnación del Verbo Divino en las Purísimas Entrañas de Nuestra Señora fue el primer nombre que se le dio a la iglesia, haciendo referencia al primer misterio del rosario (por aquello de ser la primera compañía espiritual de las que fue fundando Fray Pablo de Cádiz).

No solo la iglesia cambió de nombre a lo largo de la historia que hoy recuerda la cofradía de La Palma. La titular de la archicofradía ha tenido hasta tres advocaciones distintas, según cuenta el actual mayordomo, José Rodríguez. La advocación primitiva de la Virgen fue del Triunfo, coincidiendo con la imagen que los capuchinos mandaron levantar en el Campo del Sur, frente a su convento (que es la que hoy está en la plaza de Filipinas, junto a las murallas de San Carlos). "Ese triunfo del Campo del Sur tenía un limosnero, y como la Virgen nuestra también era del Triunfo, la gente empezó a confundirse y los capuchinos se enfrentaron a la hermandad", cuenta Rodríguez, entendiendo que esa confusión acabó afectando a las donaciones que se dejaron de hacer en el limosnero del triunfo del Campo del Sur, lo que propició el enfado de los religiosos.

En cualquier caso, ese pleito acabó con el cambio de advocación de la titular de la hermandad, que pasó a denominarse Virgen del Vencimiento. "Pero ese nombre no caló, y como la Virgen sostenía una palma en su mano, la gente empezó a llamarla la Virgen de la Palma, que fue como terminó llamándose", explica el mayordomo.

De compañía espiritual a hermandad, de un domicilio particular a una iglesia levantada en el corazón del barrio de La Viña, de la Virgen del Triunfo a La Palma... Así ha ido conformándose la hermandad hasta llegar al día de hoy, con fechas que aparecen especialmente marcadas en su historia: 1754, donde un incendio acabó con casi todo el patrimonio de la cofradía, excepto con el estandarte y el crucifijo que tan solo un año después serían protagonistas de aquel 1 de noviembre del maremoto; 1775, cuando recibió de Roma el título de Archicofradía, fusionándose con la del Santísimo Nombre de María de la Corte de Roma; 1964, cuando la archicofradía se fusiona con la hermandad de la Misericordia fundada allí mismo en 1938; o 1987, cuando la Virgen de la Palma fue coronada canónicamente.

Este 2016, celebra La Palma sus 325 años. Un aniversario que se cumple exactamente hoy, cuando un rosario público saldrá de Santa Catalina a las 18.45 horas para rememorar el origen de la cofradía, celebrándose posteriormente una función en la iglesia de La Palma y un Te Deum de acción de gracias por aquella idea que hace tres siglos y cuarto trajo a Cádiz Fray Pablo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios