Comercio | Cádiz

Las trabajadoras de Inditex en Cádiz llaman a la responsabilidad social del grupo de Amancio Ortega

  • "No queremos dinero, sino seguir trabajando cerca de nuestras familias", explica una portavoz sindical

  • El 100% de las plantillas de Massimo Dutti, Bershka y Oysho secundan la huelga convocada por CCOO

  • Exigen el cumplimiento del compromiso de reubicación firmado en Madrid con los sindicatos, con especial urgencia en Bershka, cuyo cierre está previsto para el 19 de noviembre

El cien por cien de las plantillas de las tiendas de Bershka, Massimo Dutti y Oysho secundaron esta mañana la huelga de una hora convocada por CC OO contra el anuncio de cierre de los locales de estas firmas del grupo Inditex en Cádiz, que vendrán a sumarse a los de Zara y Lefties. Piden que se les reubique en otras tiendas del grupo de Amancio Ortega en la Bahía de Cádiz, al que llaman a ejercer la responsabilidad social de la que hace gala.

Las trabajadoras se concentraron en la Plaza del Palillero a partir de las 11:30, donde recibieron el apoyo de más de medio centenar de personas. Entre las asistentes se encontraba Lola Rodríguez, secretaria general de la Unión Provincial de CC OO en Cádiz y la secretaria provincial de Comercio de la misma central sindical. Fue delante de la tienda de Bershka y de la ya cerrada hace meses de Zara. En medio de la protesta, exhibieron un ataúd simbolizando la muerte del local comercial de la primera firma

A continuación, la marcha recorrió la calle Columela, donde se encuentran los locales ya cerrados de Zara y las otras dos tiendas ya sentenciadas. Entre las pancartas se podía leer "Bershka nos deja en la calle"y "Massimo Dutti y Bershka nos mienten" y "no cumplen los acuerdos.

Porque la principal reclamación de las trabajadoras de las tres firmas es que la empresa cumpla en la provincia de Cádiz el acuerdo marco estatal que ha firmado el grupo con los sindicatos en Madrid. En él se establece el compromiso ineludible de todas las firmas por mantener los puestos de trabajo, de manera que los empleados de las tiendas cerradas deben ser reubicados en otras de cualquiera de las firmas o en los servicios de logística y generales a menos de 25 kilómetros de los locales que se van a clausurar.

"A nosotras el periodo de consultas se nos acaba el lunes y la empresa no está cumpliendo con ese compromiso", denuncia Ángeles Rodriguez, presidente del Comité de Empresa de Bershka en la provincia, de CC OO. Las plantillas de la firma en territorio gaditano la componen unas cien trabajadoras. En Cádiz capital son 14 las familias afectadas.

"Estamos pidiendo que se nos reubique en tiendas próximas de la Bahía, pero sólo nos dan opciones de recolocación en Algeciras, hasta donde hay tres horas de traslado diarias, con lo que la jornada, en vez de ocho horas, sería de once", dice Ángeles. "Estamos poniendo todo de nuestra parte en las reuniones que estamos manteniendo con los responsables de Recursos Humanos. Y hasta ahora todo lo que nos ofrecen son contratos en precario, en una empresa como tan potente económicamente como Inditex", añade.

"Están echando mucha gente a la calle en los tiempos que corren. Y lo peor está por llegar. No nos parece lógico que una empresa como Inditex permita que sus trabajadores se queden en la calle, cuando no hay opción de trabajar en ningún sitio. No sólo hay posibilidades de reubicación cerca, sino que es un compromiso que han firmado en el acuerdo marco estatal. No queremos dinero, con las indemnizaciones no hacemos nada. Sólo queremos seguir trabajando cerca de nuestras familias", resume la representante de las trabajadoras.

"Dicen que están estudiando nuestra recolocación en tiendas de otras firmas, pero no proponen nada. Y el cierre de Bershka está previsto para el 19 de noviembre y el periodo de consultas se nos acaba este lunes", añade Ángeles. 

En un manifiesto de apoyo a la plantilla CCOO recuerda que los cierres de los centros de trabajo del grupo Inditex en la provincia de Cádiz “no afectarán únicamente al personal de estos centros, con antigüedades que oscilan entre los 12 y los 20 años, sino que también al comercio tradicional, ya que contribuyen a vaciar de actividad comercial los centros de nuestras ciudades, incidiendo de forma indirecta en muchos otros puestos de trabajo”.

Desde el sindicato instan a la dirección del grupo a que “cesen las presiones a la plantilla” y a incluir la reestructuración de los centros en la provincia en los procesos de negociación que se abrirán a nivel estatal”.

Por último, llaman a la “responsabilidad social” del grupo propiedad de Amancio Ortega “para no contribuir a vaciar de actividad comercial los centros de nuestras ciudades, con las graves consecuencias que comporta para otros sectores de actividad económica”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios