PEvAU 2020

“Me ha salido bastante mejor de lo que me esperaba”

  • Los estudiantes valoran positivamente la oportunidad de elegir entre varias opciones en los dos primeros exámenes de la Selectividad

Un grupo de estudiantes conversa en la plaza de Fragela tras el examen de Historia de España. Un grupo de estudiantes conversa en la plaza de Fragela tras el examen de Historia de España.

Un grupo de estudiantes conversa en la plaza de Fragela tras el examen de Historia de España. / Lourdes de Vicente (Cádiz)

Hervidero de sueños, mentidero de dudas. Estudiantes desparramados por bancos, aceras, esquinas, comentando las incidencias del primer examen de la atípica Selectividad, el de Lengua y Literatura, en los alrededores de Ciencias Económicas, Ciencias del Trabajo y Medicina, y repasando para la prueba siguiente: Historia de España. Fuerte calor, predominio de pantalones cortos. Pegatinas de colores para distinguir a los institutos. Todo fuera por no mezclarse y evitar contagios.

“Bastante mejor de lo que esperaba”. La frase común entre los chicos y chicas para valorar la prueba de Lengua. “Me ha venido bien elegir entre varias opciones”, destacaba Alejandro Bernal, del IES Fernando Aguilar de la capital gaditana, cobijado bajo la sombra del ficus del Mora. Álvaro Manzano, del IES Pablo Ruiz Picasso de Chiclana, esperaba un examen “más difícil”, aunque admitía que tras la anormalidad del tercer trimestre en 2º de Bachillerato “era normal que facilitaran más opciones”. Valoraba haber realizado la prueba en un aula “con muchas ventanas”. La única pega: la mascarilla le empañaba las gafas. “He tenido que quitármelas varias veces para limpiarlas”. La Historia se le da “bien”. Esperaba Las Cortes de Cádiz o la Guerra de Independencia como temas. No cayeron en el bloque A, aunque sí apareció la contienda contra los franceses en una de las cuestiones del bloque B.

“Se hace muy fácil entrar en la Facultad a hacer el examen. Cada centro por colores e indicaciones por todas partes”, exponía Lucía Rodríguez, del IES Jorge Juan de San Fernando. “No hace nada de calor en el aula, está bien ventilada”, apostillaba Irene Vázquez, del mismo instituto. Otra compañera, Lucía Bernal, ansiaba la Dictadura de Primo de Rivera en el examen de Historia. Bingo. Fue una de las preguntas a desarrollar.

“Se han portado bien a la hora de elegir las preguntas”, admitía Nuria Pérez, del colegio Amor de Dios, en la plaza de Fragela en referencia al cuestionario de la prueba de Lengua. Celebraba haber tenido aire acondicionado en el aula de la Facultad de Medicina que le había tocado en suerte a este centro de la capital, aunque echaba en falta la apertura de bibliotecas y salas de estudios en estas últimas semanas. “En casa hace calor”, argumentaba. Su compañero Daniel García recordaba la “incertidumbre” vivida en los meses de confinamiento, cuando la Selectividad estaba en el aire. “Luego nos fuimos tranquilizando”, decía.

Del mismo colegio es Mónica Rojas, que traía “todo muy machacado porque nuestros profesores nos han puesto las pilas”. Uno de ellos, Sergio Villalobos, el coordinador de Bachillerato del Amor de Dios, acompañaba a los alumnos. “Los he notado más tranquilos de lo que esperaba pese a lo vivido en estos últimos meses”, afirmaba. “Hemos intentado prepararlos bien en la media de lo posible y sorteando las limitaciones”, añadía antes de reconocer que “tener más opciones donde elegir les facilita la realización de las pruebas”.

Diez minutos antes de las 11.00 se disponían los estudiantes a entrar de nuevo en la misma aula y sentarse en el mismo pupitre que en la prueba de Lengua. Tocaba Historia de España. Por la tarde, Lengua Extranjera. Así hasta el jueves, cuando acabará la Selectividad más excepcional jamás conocida. Luego, vacaciones bien ganadas y expectación por conocer las notas. Y como bien dice el lema de la UCA, 'El futuro a tu alcance'.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios