Crisis del coronavirus El puerto de Cádiz, casi como cualquier lunes

  • El movimiento de pasajeros ha quedado suspendido del todo y el de mercancías se mantiene con total normalidad tanto en La Cabezuela como en la terminal de Canarias

Los estibadores, a pleno rendimiento, cargan un barco de Canarias para que no falle el abastecimiento de las Islas Canarias.

Los estibadores, a pleno rendimiento, cargan un barco de Canarias para que no falle el abastecimiento de las Islas Canarias. / d.c. (d.c.)

La actividad portuaria no se presta demasiado al teletrabajo. Es difícil cargar un barco de grano desde casa o amarrar o remolcar a un carguero desde el sofá del salón.

A pesar de ello, todo está o al menos parece estar todo organizado. Poco antes de las 00.00 horas del sábado para el viernes llegaba al puerto de Cádiz de crucero Sovereign con 1.888 turistas a bordo, la mayoría brasileños, procedente de Santa Cruz de Tenerife. Aunque no estaba Cádiz dentro de sus escalas, pidió en la noche del viernes autorización para su atraque, con la obligación de que todo su pasaje abandonase la ciudad una vez desembarcados. Fuentes de la APBC indicaron que todos se iban a trasladar a Lisboa a bordo de autobuses. 

A partir de ahí, como el en resto del país y en el resto de actividades, reinó el RD 463/2020. Ahora tocaba organizar un puerto en el que, tal y como dicta ese Real Decreto, debe garantizarse el movimiento de mercancías.

La estiba sigue a pie de cañón en La Cabezuela para evitar que la crisis del coronavirus afecte a los tráficos de mercancías La estiba sigue a pie de cañón en La Cabezuela para evitar que la crisis del coronavirus afecte a los tráficos de mercancías

La estiba sigue a pie de cañón en La Cabezuela para evitar que la crisis del coronavirus afecte a los tráficos de mercancías

Esta misma mañana, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC) emitía un comunicado en el que se indica que se garantiza el mantenimiento de la actividad y los servicios portuarios durante el estado de alarma.

Siguiendo, además, las indicaciones de la resolución de la Subsecretaría del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, se suspende temporalmente la atención presencial, facilitando la modalidad no presencial de trabajo para mantener el nivel de atención.

Asimismo, los turnos de trabajo presenciales se reducirán al mínimo garantizando los servicios básicos. En este sentido, se mantiene con dotación presencial en el Centro de Control, en Policía Portuaria, en la lonja, en el sistema de Ayuda a la Navegación, en el almacén y en mantenimiento.

Pero donde no ha podido ser así es en el resto de servicios portuarios que han tenido que quedar de guardia para cumplir con todo lo que dicta ese Real Decreto emitido desde el Gobierno este fin de semana.

Así, los prácticos del puerto de Cádiz daban muestra de una perfecta organización e indicaba esta mañana al Diario que se habían puesto en Fase 2 de las tres posibloes, que consiste en formar equipos de tripulantes y practico de manera que no se mezclen ni coinciden con otros equipos trabajamos seguidos desde las siete de la mañana hasta las siete de la tarde. Ese mismo equipo, según fuentes del servicio de practicaje, queda localizado a partir de las siete de la tarde por si hubiera una emergencia. De gaurdia se queda la telefonista para que atienda las comunicaciones hasta las 7 de la mañana y así atender las comunicaciones VHF , email, fax y teléfono durante las 24 horas.

Los trabajadores del puerto de Cádiz sigue trabajando para que el abastecimiento no falle Los trabajadores del puerto de Cádiz sigue trabajando para que el abastecimiento no falle

Los trabajadores del puerto de Cádiz sigue trabajando para que el abastecimiento no falle / d.c.

Al parecer, han mantenido contacto con los prácticos de Barcelona, Bilbao y Tarragona para compartir estrategia, adaptando ésta, por supuesto, a la plantilla con la que cuenta cada puerto.

Las consignatarias tampoco han podido aislarse y han tenido que seguir, como otras muchas profesiones, a pie de cañón. Desde Condeminas, uno de sus responsables, Juan Ramón Guardiola, indicaba esta mañana este periódico que la parte de administración está teletrabajando y que han diseñado dos equipos "estanco" en turnos separados. En Condeminas, como en otras muchas consignatarias, siguen con sus operaciones portuarias y almacenes. Sin ir más lejos, esta empresa estaba a tope cargando trigo en Cabezuela a bordo del buque 'Alma', una operación que empezó el miércoles pasado y con la intención de terminar esta tarde noche.

Por otra parte, este periódico contactó también con los responsables de la empresa holandesa Mammoet que a día de hoy está desarrollando una de las operaciones más importantes que se han desarrado en el puerto de Cádiz en los últimos tiempos. Fuentes de esta empresa indicando que la actividad del ensamblaje en tierra de las grúas sobre el suelo de la nueva terminal de contenedores se desarrolla con relativa normalidad. "Estamos en contacto permanentemente con la obra y con el cliente en Irlanda. Se han tomado todas las precauciones posibles". Del resto del personal de la empresa, todo el que puede permitírselo está teletrabajando desde casa, un modelo de trabajo que ya estaba más que institucionalizado en esta empresa holandesa desde hace mucho tiempo, según indica la citada fuente.

Los estibadores siguen en la brecha casi como si nada ocurriera. Luchan por garantizar la carga y descarga de mercancías para que no falle la cadena logística y la población pueda estar bien abastecida. "Bajo cualquier circunstancia", según consta en una imagen colgada en el Facebook en defensa de este sector portuario.

"Guardando las medidas preventivas siempre", según sentencia Juan Pablo Bermúdez, delegado sindical de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM).

Juan Manuel Gómez Castrillón (Grupo Boluda), como representante de los remolcadores del muelle gaditano, indicaba esta mañana a Diario de Cádiz que trabajan con "normalidad, aislando todo lo posible al personal de guardia para evitar bajas que nos obligaran a parar un remolcador". Cabe recordar que los remolcadores están, sobre todo, trabajando en La Cabezuela ya que el tráfico con Canarias, que sigue también en la brecha, no requieren habitualmente el servicio de remolcadores.

En cuanto a los amarradores, otro de los servicios portuarios que oferta la APBC, "hemos adoptado medidas para asegurar el servicio. Hemos aislado dos grupos de trabajo para que no tengan contacto unos con otros". Su horario se de siete a siete y de guardia en casa pendiente de las urgencias.

La imagen inusual la deja el vacío de cruceros en la dársena comercial, ya que cabe recordar que Puertos del Estado suspendió las escalas de cruceros y el tráfico de pasajeros en los puertos españoles, al menos, hasta el próximo día 26 de marzo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios