Cádiz

El proyecto de Ciudad de la Justicia en el barrio de Loreto empieza a diluirse

  • La tramitación entre las administraciones está estancada desde hace meses, a lo que se une el cambio de gobierno en la Junta

  • El PP pedía recuperar el proyecto de Tolosa Latour

Representantes políticos de la Junta y del Ayuntamiento, en una visita a los depósitos de tabaco. Representantes políticos de la Junta y del Ayuntamiento, en una visita a los depósitos de tabaco.

Representantes políticos de la Junta y del Ayuntamiento, en una visita a los depósitos de tabaco. / joaquín hernández kiki

Comentarios 6

Cádiz parece condenada a que las administraciones anden constantemente cambiando de opinión respecto a proyectos que son de especial relevancia para la ciudad. Ejemplos hay muchos en los últimos años, quizás demasiados. Y uno que parece que volverá a unirse a este bloque es el de la Ciudad de la Justicia. Con un acuerdo firmado entre la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el alcalde de la ciudad, José María González; y un posterior protocolo de actuación suscrito entre el propio González y la consejera de Justicia, Rosa Aguilar, va a quedar en agua de borrajas. El proyecto de construir la Ciudad de la Justicia en los antiguos depósitos de tabacos del barrio de Loreto empieza a diluirse ante el nuevo escenario que se presenta a nivel autonómico y el trabajo –o la ausencia del mismo– realizado hasta la fecha.

Por un lado, apenas ha habido avances en los últimos meses respecto a la tramitación que deben cursar el Ayuntamiento y la Junta para confirmar el proyecto definitivo, dar luz verde al mismo y solicitar las licencias, licitaciones de las obras y demás pasos necesarios para contar con este equipamiento demandado desde hace más de dos décadas. Según ha podido saber este periódico, en la administración andaluza no se encuentra todavía la documentación que necesita del Ayuntamiento para consensuar los espacios y detalles de la operación, de manera que el asunto está estancado a día de hoy. “Es algo que se podía haber hecho en un año, pero a día de hoy no hay nada”, han asegurado a este periódico las fuentes consultadas, que lamentan la oportunidad perdida de actuar para dotar a la ciudad de un equipamiento judicial de 25.000 metros cuadrados.

Esta situación de parálisis se suma al escenario que vive actualmente la administración regional, a punto no sólo de cambiar el gobierno, sino de dar un tremendo giro después de 36 años de liderazgo del PSOE. Esto ha llevado a ralentizar el ritmo y paralizar aquellas cuestiones que hubiera de ponerse en marcha en este año, o desde que se celebraron las elecciones el pasado 2 de diciembre.

En este punto, para colmo, hay que tener en cuenta el discurso que el Partido Popular ha rescatado hace apenas unas semanas, en plena campaña de las autonómicas, cuando los populares reclamaron que se recuperara el proyecto de Ciudad de la Justicia en Tolosa Latour, asegurando incluso –en boca de Bruno García, concejal gaditano y quinto candidato a las andaluzas por Cádiz– que si Juanma Moreno llegaba a ser presidente de la Junta de Andalucía se construiría el equipamiento judicial en este emplazamiento originario.

Por tanto, coinciden en el tiempo tres realidades que llevan al proyecto de Ciudad de la Justicia en Loreto a diluirse de cara al futuro. Un proyecto que en esta ocasión parecía haber cuajado, después de que la presidenta andaluza diera su apoyo y respaldo a la propuesta de los antiguos depósitos de tabaco, y que los responsables políticos posteriormente hayan dado el visto bueno el espacio y a la propuesta. Pero lo cierto es que desde el pasado mes de marzo no se ha producido avance alguno, y todo hace indicar que lo único que va a ocurrir con este proyecto será una nueva marcha atrás.

Si se materializa esto último, será como mínimo el tercer cambio de rumbo que se produce en torno a la Ciudad de la Justicia, un equipamiento que se proyectó en Tolosa Latour con una inversión que llegó a cifrarse en más de 80 millones de euros y que daría como resultado más de 50.000 metros cuadrados de instalaciones judiciales. Desde 2001 andaba la ciudad esperando estas obras, que han sido objeto de todo tipo de anuncios, cambios, mejoras y reformas hasta que definitivamente la Junta bajó los brazos y rechazó la posibilidad de construir una Ciudad de la Justicia de nueva planta. Comenzó entonces una operación de búsqueda de alternativas que primero se fijó en las oficinas que Altadis dejó libres en Zona Franca, y luego en estos antiguos depósitos de tabaco que hasta ahora parecían que iban a ser definitivos.

¿Cuál será el próximo destino de este equipamiento?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios