proyecto hotelero en la punta de san felipe

Dos empresarios resucitan el futuro de Puerto América 26 años después

  • Una firma recién creada con este fin pretende construir un hotel con restaurante y otros servicios en el edificio abandonado del recinto portuario

Una vista del edificio abandonado de la carretera de la Punta de San Felipe, tomada ayer mismo desde una de sus cubiertas, con la ciudad al fondo Una vista del edificio abandonado de la carretera de la Punta de San Felipe, tomada ayer mismo desde una de sus cubiertas, con la ciudad al fondo

Una vista del edificio abandonado de la carretera de la Punta de San Felipe, tomada ayer mismo desde una de sus cubiertas, con la ciudad al fondo / Julio González

Comentarios 4

Lo que no han sido capaces de hacer en 26 años tres administraciones públicas en más de media docena de legislaturas municipales, autonómicas y gubernamentales puede que sea una realidad en breve gracias a la iniciativa privada. Y a capital foráneo, por supuesto. Como casi cualquier otra inversión importante en una ciudad en la que son pocos, por no decir nada más que uno, los proyectos de envergadura que han llegado a cuajar hasta ahora.

Dos empresarios, uno ovetense y el otro granadino, pretenden resucitar el futuro de un edificio que más de dos décadas después de su construcción permanece abandonado y sumergido en un proceso de deterioro galopante. Hasta el punto de haberse convertido en uno de los emblemas locales -desgraciadamente hay varios- de lo que pudo ser y nunca fue. No en vano sólo un año después de su único uso en el Mundo Vela 92, la construcción que iba a albergar la Ciudad del mar ya fue popularmente bautizado como la 'Ciudad del Ná'.

Ahora, a un cuarto de siglo de aquella inversión de más de mil millones de pesetas, la firma Puerto América Cádiz S.L., creada para reflotar este barco de hormigón varado en la Punta de San Felipe, ha solicitado a la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz la concesión administrativa para la ocupación de una parcela destinada a la "construcción y explotación de un edificio destinado a actividades hoteleras, comerciales, de restauración y servicios asociados". Así lo anunciaba ayer la APBC en el BOE, dando por iniciado el trámite de competencia de proyectos al que está obligada. Se abre ahora un plazo de un mes contado a partir de hoy para que puedan presentarse otras solicitudes que tengan el mismo o distinto objeto de aquélla que reúnan los requisitos legalmente previstos. De esta manera lo establece el Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.

Las solicitudes deben presentarse en las oficinas de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, en la Plaza de España, de 09:00 a 14:00 horas, de lunes a viernes, salvo festivos.

Precisamente por la posibilidad de que surjan otras empresas que pudieran competir por la misma concesión solicitada, con un proyecto similar o completamente distinto, nadie ha revelado ni el más mínimo detalle de la operación. Ni la APBC, obligada a la más estricta confidencialidad, ni por supuesto ninguno de los responsables de la firma promotora.

Este periódico intentó ayer durante todo el día recabar más información de José Luis Blanco, presidente de la APBC y de los propietarios de Puerto América Cádiz S.L., el arquitecto ovetense Nicolás Arganza Álvaro y el empresario granadino Francisco Toro Funes. Por razones de confidencialidad, desde la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz se nos remitió al anuncio del BOE y a un comunicado de prensa. Un colaborador del estudio del arquitecto respondió que no habría declaraciones hasta más adelante. Y Francisco Toro no cogió el teléfono pese a que accedió a hablar con este periódico en un primer contacto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios