Movilidad en Cádiz La primera ‘víctima’ del nuevo Paseo: una mujer atropellada en la calle Sirenas

  • Un coche la arrolló cuando daba marcha atrás al percatarse de que no podía circular por el Paseo Marítimo

Acceso a la calle Sirenas

Acceso a la calle Sirenas / Jesús Marín

La nueva configuración del Paseo Marítimo, la restricción del tráfico y los cambios que han experimentado también las calles adyacentes a esta vía pegada a la playa contabilizan ya una primera ‘víctima’. Se trata de una mujer que hace unos días fue atropellada por un coche en la calle Sirenas.

Según han relatado a este periódico varios testigos de la escena, todo ocurrió cuando un turismo que circulaba por la calle Sirenas en dirección al Paseo se percató, al llegar al final de la calle, que el Paseo era peatonal. “Entonces decidió dar marcha atrás, con la mala suerte de que en ese momento estaba cruzando la calle una señora a la que el coche se llevó por delante”, relatan.

Las consecuencias de este accidente, aunque no revisten de gravedad, sí son cuanto menos llamativas: dos dientes rotos, puntos de sutura, luxación en una muñeca y policontusiones son algunas de las secuelas que la mujer atropellada padece, siendo necesario en aquel momento su traslado al hospital universitario Puerta del Mar. “El susto fue grande, y gracias a Dios no ha sido demasiado grave”, afirma un familiar de la víctima, que llama la atención sobre las posibles consecuencias de este accidente “si es un niño o un anciano el que pasa en ese momento por detrás del coche”.

El problema, denuncian los vecinos, es que “no hay control del acceso de vehículos hacia el Paseo Marítimo”. “La señalización es insuficiente y pequeña, siendo esta (Sirenas) una calle de gran afluencia de público, sobre todo en estos meses de verano”, señala otro vecino de la zona. Y es que, trasladan, en una misma calle de pocos metros (los que separan la Avenida del Paseo Marítimo) conviven “carril bici, zona de carga y descarga, zona naranja, el tráfico de coches...”. Demasiados elementos, quizás, para un óptimo control y convivencia entre todas las partes. “Y aquí entra todo el mundo”, insisten sobre la falta de vigilancia o control del acceso del tráfico a una calle que, por otro lado, cuenta con zona naranja (lo que posibilita a cualquier turismo a estacionar siempre que cumplas las medidas de pago establecidas en este tipo de aparcamientos regulados).

La escena que derivó hace unos días en el atropello a una vecina no es –dicen los vecinos– nada extraño; más bien, es la escena habitual en estas calles, “donde muchos conductores se equivocan y terminan dando marcha atrás” al llegar al Paseo Marítimo, con el peligro que eso conlleva y que ya provocó este incidente días pasados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios