Cádiz

Una peatonalización mejorable

  • Hosteleros y comerciantes realizan una primera valoración de la experiencia navideña en el interior del casco histórico.

  • Paradas de taxis y la carga y descarga, principales inconvenientes.

Un taxi estacionado, pese a la prohibición de la señal, en la plaza del Palillero durante la peatonalización experimental de la pasada Navidad. Un taxi estacionado, pese a la prohibición de la señal, en la plaza del Palillero durante la peatonalización experimental de la pasada Navidad.

Un taxi estacionado, pese a la prohibición de la señal, en la plaza del Palillero durante la peatonalización experimental de la pasada Navidad. / lourdes de vicente

Comentarios 7

La expectación una vez finalizada la fiesta de Reyes Magos es notable. La decisión de futuro que el Ayuntamiento pueda adoptar se antoja fundamental para ese radical giro que el concejal Martín Vila ha anunciado en la política de Movilidad, y que hasta ahora sólo se ha experimentado de manera puntual en fechas concretas. El pasado domingo, las calles del interior del casco histórico volvieron a la normalidad en cuanto a la circulación se refiere, poniendo fin a esas restricciones que desde el 13 de diciembre se habían aplicado como experiencia piloto hacia una peatonalización (o semipeatonalización) permanente de esos recorridos bastante transitados por vehículos -el que accede por Beato Diego, para seguir por San Pedro, San José, Mina y Antonio López; el de Rubio y Díaz, que sigue por San Agustín, Feduchy, Palillero, Candelaria, Santo Cristo y Sánchez Barcáiztegui; el de Cervantes hacia Gaspar del Pino, San Miguel, Alcalá Galiano y Hospital de Mujeres; o el que desde esa última calle va hacia San Francisco Javier y Cruz Verde-.

El Ayuntamiento ya ha informado que será esta semana cuando se reúna con los colectivos implicados para analizar la medida. En líneas generales, las valoraciones son positivas, ya que son varios los colectivos que vienen demandando esta peatonalización. Pero varios son los aspectos que se señalan como mejorables o revisables bien porque no hayan funcionado correctamente en estas semanas de Navidad, o bien porque no serían válidos de cara a una peatonalización permanente.

Según las valoraciones de sectores como el de la hostelería o el comercio, estos han sido los principales 'peros' de la peatonalización del casco histórico.

Carga y descarga

Ha sido posiblemente el gran quebradero de cabeza del dispositivo especial activado por el Ayuntamiento. Nada más activarse la peatonalización, con la limitación horaria de las zonas de carga y descarga hasta las doce del mediodía, fueron las farmacias las que dieron la voz de alarma sobre los problemas que les ocasionaba que los vehículos de distribución de medicamentos no pudieran acceder al interior del casco a partir de esa hora. Ese inconveniente se resolvió de inmediato, pero la medida ha afectado a la distribución del resto de mercancía.

Comerciantes y hosteleros coinciden en señalar esta limitación de sitios y de horas entre los principales problemas que ha generado la peatonalización. "Las zonas estaban mal dimensionadas en horario y en espacio. El reparto cada vez tiene más presencia en el comercio, y esa limitación ha generado verdaderos problemas", analizaba ayer el presidente de la asociación Cádiz Centro, Manuel Queiruga. "Las doce del mediodía es precisamente la hora a la que inician su actividad muchos restaurantes, lo que genera un problema. Además, si se reduce el tiempo de reparto sin aumentar el espacio de aparcamiento se crea un colapso", señalaba también el presidente de Horeca, Antonio de María, que señalaba además el excesivo peso de mercancías como las bebidas, con el inconveniente de su traslado desde la circunvalación hasta el local que se encuentre en el interior del casco.

Taxis en palillero

Ha sido el otro gran aspecto en el que comerciantes y hosteleros coinciden: la parada de taxis de la Plaza del Palillero no se debería haber eliminado. Ni siquiera la solución que a posteriori adoptó el Ayuntamiento de habilitar espacio para dos vehículos convence a estos sectores, que consideran esta parada intocable. "Ha habido numerosas quejas de socios y de clientes. Esa parada es fundamental para nosotros", reconocía ayer Manuel Queiruga.

La facilidad para utilizar el servicio de taxi para las personas que vayan cargados con compras, o el aumento del gasto que derivaría de la llamada al taxi hasta que el vehículo llegara a Palillero son algunos de los argumentos que se esgrimen para defender el mantenimiento, de cara al futuro, de esta parada de taxis en un espacio -la plaza del Palillero- que posiblemente necesitaría una reurbanización integral de cara a una futura peatonalización, entre otras cuestiones para no interrumpir la conexión directa de la calle Columela a ambos lados de la plaza o para eliminar ese cambio de nivel hacia la parte de la plaza que colinda con la calle Novena.

Además de esta reclamación en el Palillero, hay que señalar también que el cambio de la parada de San Antonio finalmente quedó sin efecto, ante los problemas que conllevaba su puesta en marcha.

Mejor información

La información o la difusión de esta campaña de peatonalización navideña ha sido otro error, a juicio de algunas de las voces consultadas, que señalan la falta de comunicación que ha habido previamente a la puesta en marcha de la medida, la excesiva anticipación con la que se activó el plan, o la deficiente señalización que ha anunciado la interrupción del tráfico en las calles afectadas. Entienden, por contra, que una medida de este tipo debería haber estado precedida de una campaña de información y sensibilización desde varios días antes, además de una señalización bien visible.

A este respecto hay que añadir también el problema existente con la señalización, que obligó a retrasar un día la puesta en marcha de esta peatonalización experimental (que se anunció a partir del 12 de diciembre pero que no pudo activarse hasta el 13).

Numerosos infractores

Otro aspecto negativo de la peatonalización experimental del interior del casco histórico ha sido el número, posiblemente excesivo, de conductores que no han respetado el plan ni las señales que impedían el acceso rodado. Desde la asociación Cádiz Centro se señala que la reducción del tráfico ha sido notoria, pero sí lamentan que haya habido demasiado "poco respeto" a las normas establecidas en esos días por parte de muchos conductores que no han dudado en infringir la norma.

Este aspecto negativo demanda, de cara a un posible futuro, medidas más contundentes para la eliminación del tráfico (salvo el expresamente autorizado) en esas calles.

Aparcamiento disuasorio

También ha faltado una alternativa al aparcamiento para facilitar el destino del casco histórico a aquellas personas de fuera. Cádiz Centro propone en este sentido el entorno de la estación de tren o incluso el recinto portuario como grandes espacios donde se pueden habilitar bolsas de aparcamiento que ayuden a esa peatonalización y, al mismo tiempo, faciliten la llegada de público al centro de la ciudad, especialmente en fechas tan señaladas como la recién terminada Navidad.

Más allá de todo esto, la asociación de comerciantes planteará al Ayuntamiento que finalizada la experiencia piloto "se haga un plan especializado calle por calle", entendiendo que no todas las vías peatonalizadas esta Navidad necesitan el mismo tratamiento o las mismas actuaciones de cara al futuro, si se quisiera hablar de una peatonalización permanente. "Hay que ver la iluminación, la limpieza, los acerados, la seguridad... de cada calle en concreto, porque en función de cada una serán necesarias unas medidas u otras", argumenta Queiruga, que aboga por buscar soluciones a todos estos problemas antes de hablar de una peatonalización permanente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios