Un piquete de la plataforma

Paro de transportistas: "Hace 30 años, un camionero era un señor; ahora nos tratan como a una mierda"

  • Cuatro miembros de un piquete de la Plataforma de autónomos que está poniendo en jaque la distribución, la economía de muchos sectores y la vida cotidiana del ciudadano en todo el país relatan a 'Diario de Cádiz' en primera persona qué les ha llevado a implicarse en un paro indefinido que podría prolongarse otra semana más. Como poco

Miembros de un piquete de los transportistas, ante el muelle ciudad del puerto de Cádiz.

Miembros de un piquete de los transportistas, ante el muelle ciudad del puerto de Cádiz. / D. C.

"Yo para ser feliz quiero un camión", cantaba Loquillo a principios de los 80 en un tema machista, gamberro y a todas luces políticamente incorrecto. De actualizar su letra, el rockero barcelonés, además de las inapropiadas estrofas, también tendría que cambiar el estribillo por un "yo para ser feliz ya no quiero un camión ni en pintura". Ni tampoco un paro de camioneros, añadiría cualquiera. Porque los tiempos han cambiado y no precisamente para bien en el sector del transporte. Las condiciones laborales de los transportistas han empeorado en los últimos años. Y huelgas y paros de ha habido muchos en las últimas décadas. Pero quizá ninguno con tal mal pronóstico como el paro indefinido convocado por la Plataforma en defensa del sector del transporte que cumple hoy su quinto día. Un paro que está poniendo en jaque la distribución, la logística, la economía de muchos sectores productivos y el abastecimiento y la tranquilidad del ciudadano. Porque parece tener vocación de prolongarse al menos durante la semana que viene.

Más allá de las reivindicaciones oficiales del colectivo convocante, cuatro miembros de sus polémicos piquetes relatan a Diario de Cádiz en primera persona qué les ha llevado a parar las máquinas que les dan de comer y a echarse a la calle. Aún costa de convertirse en los villanos de la película para la mayoría de las empresas y de los ciudadanos que sufren sus consecuencias. Vaya por delante que hasta ahora en Cádiz no se han dado casos de agresiones totalmente inadmisibles contra transportistas que ejercen su derecho al trabajo, como en otras provincias. Y que no nos consta que ni Juan Manuel, ni Juan José, ni Manuel ni José Javier hayan protagonizado ningún episodio violento.

Dicen estar hipotecados hasta las cejas y en una situación tan precaria que les sale más caro trabajar que estar parados. Se quejan de "mal trato" en algunas gasolineras, áreas de descanso y fábricas, donde les obligan a descargar o a esperar horas y días, después de semanas en la carretera sin ver a sus familias. De "ser pisoteados" por las agencias que los subcontratan. De ser "perseguidos" por la Guardia Civil de Tráfico. De tener que pagar por adelantado el carísimo gasoil y de cobrar a 90 días pro su trabajo. Por eso avanzan que el paro indefinido se prolongará la semana que viene. Por lo menos.

-Juan Manuel: Son las grandes empresas las que están sacando los camiones. Los demás y los autónomos, la gran mayoría, estamos parados. Excepto algunos, que están luchando en contra de sus propios principios, y están trabajando. Estamos reivindicando nuestros derechos. No podemos trabajar sin ganar dinero. Además de que expones tu vida en la carretera, de que pones tu dinero, porque trabajas con tu dinero, con tu camión, ¡que encima no ganes nada...! A mi nadie me puede obligar a que salga a la carretera a trabajar. No tiene lógica que yo trabaje. Porque si al final del mes lo que yo saco son 1.000 euros, lo que pienso es: ¿qué coño hago yo en la carretera? ¿faltar de mi casa, de los míos, para ganar 1.000 euros? No tiene lógica. Y uno no se puede plantear contratar a nadie. Este hombre [por su compañero José Javier] ha tenido un asalariado y al final ha tenido que vender su casa... está luchando por seguir trabajando con su camión... que me expliquen a mi de qué forma se puede trabajar así... y encima dice la patronal que te protege... como la huelga que hicieron en diciembre... la convocaron ellos mismos, nos dijeron unas fechas que nunca hubiésemos elegido... Nosotros no vamos a hacerle daño a nadie... vamos a reivindicar lo nuestro ahora... y lo estamos haciendo porque nos han apretado tanto, tanto, tanto las clavijas que no podemos subsistir... Este hombre dio dos viajes a Valencia y cuando llegó aquí en el segundo viaje, en la exclusa se le reventó una goma ¿Sabe lo que ganó? Nada: perdió 300 euros. ¿Tiene lógica estar trabajando para eso? Y encima no salimos en ningún sitio, no nos quieren sacar...

-José Javier: ¿Que cómo va el paro? Hoy los piquetes informativos nos hemos centrado en lo que es el muelle del Bajo de la Cabezuela. Han llegado cinco o seis coches de la Policía Nacional, amenazándonos un poquito, con las porras en las manos. Por eso hemos estado menos aquí en el puerto de Cádiz...

-J. M.: Todos sabemos cómo funciona esto: hay empresas que tienen sus conocidos, que tienen sus influencias. Esas empresas van a seguir funcionando... A casi todos los que estamos aquí, que trabajamos en el camión, nos gusta la carretera. Pienso que cualquiera a quien no lo gustase la carretera no estaría trabajando en esto. Llega un momento que ves que hay alguien que se compra un camión, que hace otro tipo de trabajo. Te vas embarcando y siempre quieres un poquito más... aquí no nos hemos metido porque nos hayan despedido, sino porque nos gusta nuestro trabajo y hemos querido un poquito más. Y resulta que ese poquito más, no lo tenemos. Es al contrario. En vez de un poquito más, hemos tenido un poquito menos. Después de todas las desventajas y contradicciones de ser autónomo, que ni tienes paro, ni ningún tipo de ayuda; te dicen: no, tú eres un autónomo, tú no te puedes poner malo, tú siempre tienes que estar ahí. Después de todo eso, que estés perdiendo dinero, que no ganas ni el sueldo que estabas ganando cuando trabajabas de asalariado... Tengo 48 años y cuando empecé, con 22 o 23 años, ganaba dinero. Me acuerdo de haber ganado 200.000 y 250.000 pesetas trabajando en el camión. Que sí, que echaba toda la semana fuera de mi casa, pero llegaba a mi casa y disfrutaba del rato de estar con mis niñas, con mi mujer, y me iba otra vez, y me gustaba eso. Porque ganaba dinero y tenía un aliciente. Ahora, estar toda la semana en el camión, fuera de casa sin estar con mi familia, y sin ganar dinero, no tiene ningún tipo de lógica...

J. Javier: Y luego, el maltrato que nos dan por ahí... Desde la pandemia ¿tú crees que puedes llegar a varios sitios, que prefiero no nombrarlos, y que te encuentres en el cuarto de baño, donde únicamente hay un váter, con la puerta arrancada? ¿Qué soy? ¿un perro?

-Juan José: O con la ducha sin alcachofa.

-J. Javier: Hay sitios donde te dicen que no puedes usar los servicios. Te dicen: no, no, con esto del covid, no puede ser. ¡Pero es que, hablando feamente, me estoy cagando, coño! ¿Dónde cago? ¡Que soy una persona! Y nos hemos tenido que ir a detrás de un bidón o de cualquier cosa. O hacer las necesidades en un plástico, que es de vergüenza.

"Hemos pasado de ser héroes a ser villanos"

-Manuel: Es un achaque desde que estalló lo del covid. Vas a descargar y te dicen: no, no, a los servicios no, que solo son para el personal de la fábrica... pero es que tú estás obligado a tener un servicios para nosotros y una sala de conductores... hay muchas obligaciones que no cumplen...Hemos pasado de ser héroes a ser villanos.

-J. Javier.: Yo llevo 32 años en el transporte. Cuando empecé, un camionero era un señor. Hoy en día, un camionero es una mierda. En cualquier empresa, el trabajador de la categoría más inferior, un carretillero, con todos mis respetos para quienes tienen ese oficio, que están defendiendo su trabajo, a nosotros, a los camioneros, nos tratan como a una mierda. Te dicen: ¡Estate ahí, y si no quieres, te descargo mañana y te jodes! Hombre, yo como me voy a llevar aquí toda la noche para descargar, que tengo otros servicios... Pues te dicen que eso es lo que hay: te apartas y te esperas allí y ya te avisaremos...

-Juan J.: ¿Tú crees que una persona que se lleva todo el día y toda la semana fuera de su casa puede estar comiendo de una cajilla [de fiambrera] porque no le sale rentable comer en un bar? No puedes, porque lo que ganas no te da.

-J. Javier: En los años en los que yo empecé, un camionero comía siempre en un bar o en un restaurante de los muchos que había en las carreteras nacionales o en los pueblos por donde pasábamos. Siempre se decía: donde haya muchos camiones, allí párate, porque seguro que se come bien. Hoy en día no ves tú camiones a las puertas de los bares ¿por qué? porque no es rentable. Yo no me puedo gastar en una semana 150 euros en comer...

"Ya no hay camiones en los restaurantes, ahora están en los supermercados donde hay ofertas"

-M.: Ahora, si quieres saber donde hay una buena oferta de supermercado, párate donde haya camiones... los parkings de los Carrefour y de los Mercadona que están en las afueras de las ciudades están llenos de camiones, y nos sabemos todas las ofertas... así andamos.

-J. Javier: Yo tuve que vender mi casa. Trabajaba con un camión y me metí a comprar otro. Y las cosas de la vida... Tenía que pagarle al chófer, le dejaban a deber, le echaron una multa de 7.000 euros. Entre una cosa y otra no la pude pagar y al final me embargaban... eso es una pelota que va corriendo, se hizo muy grande, y para pagar a Hacienda, para cumplir como cualquier español, tuve que desprenderme de una casa que compré con mi mujer con mucho esfuerzo cuando éramos unos chiquillos. Porque comprar un camión no es tan fácil como creen algunos. Yo me sacrifico e hipoteco mi casa y tengo que seguir pagando ese préstamo, que un camión vale 150.000 euros, como un piso... Y te empiezan a venir las cosas malamente, y ya no puedes pagar la hipoteca y la tienes que vender. Y vendiéndola no me quedó casi nada... Cuando estaba de asalariado era cuando vivía bien, la verdad. Desde que me hice autónomo a principios de los 2000, todo calentones de cabeza... Va uno al volante del camión, conduciendo, pero es que además tiene que llevar uno en la cabina una oficina, con su ordenador, su impresora y un montón de papeles. Cuando paramos en las áreas descanso, tenemos que ponernos a hacer facturas, gestiones, que si esto o lo otro, y pierdes horas de sueño... Esto es muy sacrificado, y si al final no les ves resultado...

-J. M.: Esto no es como dice mucha gente por ahí. Que nosotros mandamos, que trabajamos si queremos y sin no, no... A nosotros nos manda una empresa. Y les respondemos o no les respondemos y no estamos trabajando para ellos... Eso de que somos jefes es entrecomillas... En realidad somos los conductores de nuestros propios camiones y nos sigue mandando un jefe, que es el que nos dice donde tenemos que ir. ¿Que si esto tiene solución? No hay negociaciones. El ministerio sigue sin reunirse con la plataforma porque no la reconoce. Pero esto es la realidad. Fuera aparte de la subida de los precios del gasoil, es la plataforma la que ha convocado esta huelga, es la que ha hecho que todo el mundo se ponga de acuerdo para parar, porque así no podemos trabajar...

-Juan J.: Hemos parado por necesidad... A nosotros no nos vale que vuelvan a llamar a esas empresas, a esas personas [a los representantes del Consejo Nacional de Transportes Terrestres (CNTT), la organización empresarial mayoritaria en el país e inoerlocutor con el Gobierno]... Nosotros trabajamos y te aseguro que de nuestro camión salen cinco sueldos y realmente deberían de salir sólo tres: uno para mí, otro para la administración y otro por si tuviese un chófer... si estoy arriesgando un dinero en mi negocio, lo lógico es que gane para pagar a quien se monta en el camión y sale para el Norte y no vuelve hasta dentro de una semana... esa persona tiene que estar bien pagada, porque se va a llevar siete días sin ver a su familia, hablando sólo con ella por teléfono... ¿Dónde están los otros dos sueldos? Esa es la clave: las empresas cogen el porte, no lo hacen y se sacan para ellas esos dos sueldos.

-J. Javier: Esto es un pagaré de casi 6.000 euros, de septiembre de 2018, que nunca cobraré. Cuando las empresas dan un pagaré y no lo pagan, el responsable no debía ser la persona que ha hecho el trabajo, sino que el Gobierno debería ir en contra de quien no ha pagado...

-J. M.: Lo que no puede ser que yo me tenga que hacer cargo inmediatamente de los gastos del gasoil al mes, que pueden ser tranquilamente 4.000 euros, y que yo tarde dos o tres meses en cobrar eso mismo. Haces el pago fraccionado del IVA y antes de cobrarlo lo estás pagando. Eso no es justo.

-Juan J.: ¿Que cuánto va a durar este paro?... Sí que es verdad que en todos estos días estamos perdiendo más dinero y tendremos que estar haciendo frente a los mismos gastos, salvo los del gasoil, claro... Pero es que si salimos, perdemos lo mismo... nos da igual...

"No aceptamos las mejoras que nos dan ahora las empresas; no queremos que nos pisoteen más"

-J. M.: Ahora, algunas empresas nos están diciendo: sube, que te vamos a pagar esto ¡No! A mi eso ya no me remedia nada. Y dentro de dos semanas ¿qué? Volveréis a pisotearnos. Y yo no quiero que me pisoteen más. Yo lo que quiero es lo mío, mis derechos. Igual que hablaron de nosotros cuando la pandemia, que hablen ahora también de nosotros. No queremos que nos pongan en un altar, pero necesitamos que nos comprendan.

-J. Javier: Nadie sabe qué hay detrás de la vida de cada uno de nosotros, de las de nuestras familias. Y lo que hay muchas veces son dolores de cabeza y problemas graves a consecuencia del transporte. Y las empresas grandes, las del CNTT, tienen algunas 500, 600, 1.000 camiones y otras agencias no tienen ni uno. Y contratan directamente con el cliente, pongamos que con Mercadona, con Acerinox o con Navantia. Porque vas como autónomo y te dicen: no, yo con usted no, yo tengo mi propio transporte y es esa agencia. Ellos cobran bien, pero a nosotros nos explotan y nos pisan la cabeza. Hay agencias que son sólo un tío con un teléfono. Y te quitan el porte y te pagan lo que te digan ellos porque tú no sabes ni lo que vale. Y luego te quitan el 10%.

-J. J.: ¿Que cuánto va a durar esto? Esta semana entera, por descontado. Y la semana que viene, ya veremos, que a partir de entonces es cuando se empieza a hacer daño.

-J. M.: Se creen que aquí no hay huelga y no quieren sacar nada en los grandes medios... Ahora mismo está todo el mundo dispuesto a seguir. Porque hemos estado aguantando, aguantando y aguantando.... Y la última gota que ha colmado el vaso ha sido la última subida del gasoil.

"Un camionero con 60 años es una bomba de relojería con un coche de 40 toneladas"

-J. Javier: El Gobierno quiere que nos jubilemos como cualquier otro trabajador. Una persona con 60 años subido en lo alto de un camión ya no tiene ni los mismos reflejos ni nada. Es una bomba de relojería con un coche de 40 toneladas. Yo tengo 35 años cotizados. 32 en el camión y otros tres antes. Cumplo el mes que viene 53. Y ahora quieren que no me jubile hasta los 67. Y tengo la espalda reventada y no puedo más. Ayer llegué a mi casa y las rodillas me daban bocados. Y la espalda, queriéndome doblar. Y todo es de lo mismo. De tantos años en un camión, aguantando bachetazos, de que nos hagan cargar y descargar. Que después de diez horas conduciendo te dicen: coja usted toda esa montaña de palés y me los pone de aquí para acá. Y si dices que no puedes, te dicen que te esperes allí y mañana o pasado se lo descargamos, ya le llamaremos. Y terminas descargando.

-J. Javier: También hay mucha persecución por parte de la Guardia Civil de Tráfico. Donde quiera que sea, van a por nosotros, van a castigarnos. Yo comprendo que echamos horas y que debemos tener los camiones en condiciones. Pero ya es un acoso y derribo. Van a ver de qué manera nos echan una multa: que si el tacógrafo, que si te lo revisan todo, que si las gomas... Muchas veces son las propias empresas las que nos joden: tienes que llegar en tanto tiempo o tal hora porque si no, te penalizo. ¿Después de que te estoy cobrando poco me vas a quitar 200 euros del porte? ¿Qué me estás dejando? Ah, tú sabrás. Te obligan. Y llega la Guardia Civil e Tráfico y te mira el tacógrafo y te dice: usted se ha pasado media hora: una multa. Y no son chicas... Van a por nosotros... hay sitios en los que se ponen y te esperan a tí y no paran a nadie más. O cuando se te ponen al lado con la moto y te miran como si fueses un delincuente...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios