Cádiz

Las obras de rehabilitación del Beato Diego comenzarán en 2011

  • la aspiración de la UCA de disponer de una residencia universitaria "moderna y de calidad" para albergar a 161 estudiantes

La consejera de Obras Públicas y Vivienda, Josefina Cruz Villalón, y el rector de la Universidad de Cádiz (UCA), Diego Sales, han firmado este viernes un convenio para la construcción de 66 alojamientos protegidos universitarios, con una capacidad para albergar a 161 personas, en el Colegio Mayor Beato Diego José de Cádiz, cuyas instalaciones serán sometidas a una "importante rehabilitación" durante los próximos meses.  

 Según han indicado en rueda de prensa, las obras, según los plazos estimados por la propia Consejería, se licitarán y comenzarán en 2011. De este modo, la aspiración de la UCA de disponer de una residencia universitaria "moderna y de calidad" está más cerca de convertirse en realidad gracias a la colaboración entre ambas instituciones. 

Este futuro equipamiento, cuya inversión estimada es de 9,5 millones de euros, mejorará las posibilidades de residencia de la comunidad universitaria gaditana. En virtud del acuerdo rubricado, la Consejería asume, a través de la Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA), la gestión de la actuación, la redacción de los proyectos, así como la contratación y la ejecución de las obras.  

Para Sales, con la firma de este convenio "se materializa una histórica aspiración de la Universidad de Cádiz, que ha crecido en grados, posgrados, equipos de investigación e infraestructuras, pero que le faltaba una residencia universitaria moderna y con capacidad para albergar a decenas de estudiantes".  

Por su parte, la consejera ha reconocido que "la rehabilitación es una prioridad dentro del Plan de Vivienda en cuanto al volumen de inversión y actuaciones". Una política estratégica del Ejecutivo andaluz que, de manera especial, "apuesta por los alojamientos de jóvenes y, dentro de este capítulo, por el alojamiento de jóvenes universitarios". 

El convenio autoriza a la Consejería a solicitar en su nombre un préstamo cualificado y las ayudas económicas que conceden tanto la normativa estatal como la autonómica para este tipo de viviendas. Por su parte, la UCA financiará la intervención y actuará como promotor de las viviendas sujetas al programa de alojamientos protegidos. 

Las 66 viviendas tendrán capacidad para albergar a 161 estudiantes. Dispondrán de 106 plazas de garajes y 18 trasteros. Junto a la zona privativa destinada al alojamiento, el complejo también contempla una serie de espacios comunes destinados a ofrecer iversidad de servicios, como biblioteca, sala de informática y de estudios, gimnasio, piscina-solárium o salón de actos, que se sitúan en la primera planta.  

En este sentido, los inquilinos podrán acceder a estos pisos a través del procedimiento de adjudicación que establezca la UCA, que es la institución responsable de gestionarlos y que, entre otras medidas para la optimización de los espacios del edificio, tiene previsto alquilar igualmente las plazas de garaje. Ingresos que, junto a las cuotas mensuales de residencia, se destinarán a satisfacer el canon de restitución del préstamo.  UN NUEVO MODELO 

Con este convenio, se pone en marcha "un nuevo modelo de residencia universitaria", según la consejera, que ha considerado que "significa un antes y un después en el concepto y gestión tradicional para este tipo de infraestructuras".  

Hasta el momento, el alojamiento de estudiantes se resolvía mediante residencias universitarias o bien con alquileres de viviendas, en muchas ocasiones compartido, en el mercado libre. Gracias a esta modalidad, a esas dos opciones, se suma ahora una tercera alternativa consistente en ofrecer vivienda de protección oficial (VPO) en alquiler, gestionadas por la propia Universidad de Cádiz.  

Debido a su deficiente estado de conservación estructural, el Colegio Mayor Beato Diego fue clausurado en 2002. La intervención prevista, que cuenta con un estudio previo ya redactado, pretende actuar en el interior y respetar la fachada principal," el único elemento que posee valor patrimonial".  

El proyecto básico, que contiene la propuesta de rehabilitación que resultó ganadora de un concurso de ideas, establece la disposición de la promoción en cuatro plantas y una ampliación de la superficie hasta superar los 9.000 metros cuadrados.  

Este futuro equipamiento "contribuirá a la revitalización del casco histórico de Cádiz", un ámbito donde la Consejería de Obras Públicas y Vivienda desarrolla una "importante labor de recuperación integral" y permitirá materializar una de las grandes reivindicaciones de la UCA en relación con sus infraestructuras: disponer de una residencia universitaria. 

Cabe recordar que este convenio no es la primera colaboración que mantiene la Junta de Andalucía con la Universidad de Cádiz. En el casco histórico de la ciudad también se localiza otra intervención conjunta, las 18 viviendas universitarias en la zona del antiguo Cine Caleta que se encuentran en servicio desde 2008. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios