Patrimonio religioso

Las obras en la iglesia de la Castrense de Cádiz concluirán el 30 de octubre

  • Tras más de un lustro en la sombra, la Capilla del Santo Ángel Custodio está a poco más de un mes de su vuelta a la vida

Una imagen de la fachada de la iglesia de la Castrense en esta semana.

Una imagen de la fachada de la iglesia de la Castrense en esta semana. / Lourdes de Vicente

Después de más de un lustro en la sombra –pandemia mediante– la fachada de la Capilla del Santo Ángel Custodio (vulgo la Castrense) ve la luz sin velos ni bosque de andamios que la oculten a los ojos del paseante. Una fachada que es el reflejo de unas obras que, ahora sí, marchan a buen ritmo. Tanto que ya hay fecha de finalización, el 30 de octubre, si no se produce ningún imprevisto final.

Así lo confirman a este periódico fuentes del Ejército de Tierra, responsable de este centro de culto que se levanta en la plaza Fragela y que constituye la parroquia castrense para la guarnición militar, y sus familias, de la zona.

Se trata de un edificio con un indiscutible valor patrimonial e histórico pero cuya antigüedad y estado de dejadez en los últimos años provocaron la necesidad de la ejecución de diferentes obras de adecuación y mantenimiento.

Unas labores que se iniciaron “en el año 2014” con diferentes actuaciones “destinadas a la adecuación de la Capilla, en general, y algunas específicas como la reparación del campanario o el refuerzo de los forjados de madera”, explican desde el departamento de Comunicación del Ejército de Tierra que confirman que “en la actualidad siguen en curso parte de las acciones de adecuación general de la misma, la iluminación artística y la renovación de la sacristía”.

Estas obras de rehabilitación se suspendieron en 2017, por problemas de la empresa que obtuvo el contrato, y se reanudaron en 2019 a cargo de la empresa de Alberto Domínguez Blanco (de probada solvencia ya que fue la firmante de la rehabilitación del Oratorio de San Felipe) con la previsión de estar un año y medio de desarrollo para, finalmente, poder abrirse las puertas del templo a comienzos de este 2021. Pero en marzo de 2020 llegó la Covid-19 y trastocó todos los planes.

Con todo, parece que sí será el 2021 el año del regreso de la actividad de la castrense al Falla tras un largo tiempo de exilio en el barrio de la Viña, en la iglesia de Santa Catalina, donde se trasladó la parroquia al completo (misas, catequesis, cofradías, cáritas...)

Con la que será una celebrada vuelta, la Capilla del Santo Ángel Custodio volverá a lucir con la dignidad que merece un templo cuya historia arranca en 1651, cuando los terrenos que ocupa fueron comprados y se obtuvo la licencia del Obispado, y que fue inaugurado dos años después. Ya en 1667 se construye el Hospital Militar y el templo se convierte en su capilla y habría que esperar hasta 1764 para contemplarla ya como Iglesia Castrense, la primera de toda Europa.

En su interior se conserva no sólo un rico archivo, por investigar a fondo, que recopila datos sobre las personas que vivieron en Cádiz a través de distintos siglos con costumbres y oficios ya desaparecidos, sino además una imaginería que ha tenido una gran devoción en la ciudad en su historia como el Nazareno del Polvorín, la talla del Santo Ángel de la Guarda (de Nicola Fumo del siglo XVIII), María Santísima de los Desamparados (talla anónima genovesa del siglo XVIII), San Pedro (anónimo del siglo XVIII), San Sebastián (de Jacinto Pimentel del siglo XVII) y Santa Bárbara (del siglo XVII atribuida a Francisco Villegas), entre otras.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios