Sucesos

Una narcolancha se protege del temporal en la Punta de San Felipe de Cádiz

Una narcolancha este domingo en la Punta de San Felipe de Cádiz.

Una narcolancha este domingo en la Punta de San Felipe de Cádiz.

Una narcolancha fue detectada en la tarde de ayer domingo protegiéndose del temporal tras la Punta de San Felipe de la capital gaditana. La embarcación, de 14 metros de eslora y tres motores fueraborda de gran potencia, no llevaba droga y estaría a la espera de recibir algún nuevo encargo de los capos del hachís marroquíes. Al ser alertados de su presencia, un coche con tres agentes del Servicio Fiscal y Fronteras de la Guardia Civil destinada en el muelle y agentes de la Policía Nacional se acercaron a la zona, puesto que la Patrullera del Servicio Marítimo dijo que estaban muy lejos y que no podían acercarse. Hasta allí se desplazaron también dos indicativos de los Grupos de Atención al Ciudadano de Policía Nacional, dos equipos de la UPR y el coordinador de Servicios. Se llevaron detenido a uno de los tripulantes, al que habían desembarcado en la zona, para su posterior identificación.

Y es que la moda actual de algunas narcolanchas cuando se ven en peligro es embestir a los agentes. No hay más que recordar que el pasado 9 de febrero dos agentes de la Benemérita perdieron la vida en el puerto de Barbate al ser embestidos por uno de estos monstruos marinos. Esta pasada semana tuvo un suceso parecido frente a la urbanización La Alcaidesa, entre La Línea y San Roque, cuando una patrullera del Servicio Marítimo algecireño también fue embestida por narcos que pretendían salvar una embarcación en peligro.

La cuestión es que hasta hace poco a los narcos no les importaba perder una embarcación porque compraban otra. Al estar prohibidas y ser confiscadas por los agentes cuando las detectan en tierra, los narcos se llevan muchos días en el mar esperando un encargo para realizar un nuevo alijo o que llegue el relevo con comida, ropa e instrucciones. Son las nuevas maneras de unos narcotraficantes de hachís cada vez más agresivos en la frontera sur de Europa.

Lo normal, según la Guardia Civil, es que estén en el mar entre una semana y diez días, pero algunos pueden estar más tiempo. A más días, más dinero que reciben. Cuando llegan temporales como los que ha habido estos últimos días, las narcolanchas intentan agruparse y mantenerse al pairo con los motores encendidos. Y si se presenta el Servicio Marítimo ya no huyen a tierra sino que, en caso de verse acorralados, plantan cara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios