Cádiz

Las ministras se proponen avanzar de la "igualdad formal a la real"

  • Un observatorio europeo y la nueva Agencia de la ONU serán los instrumentos para garantizar una atención continua y no esporádica a la mujer · El mundo empresarial se revela como "la gran asignatura pendiente"

El 5 de noviembre de 1992 se celebró en Atenas la primera Cumbre de Mujeres en el Poder. Ayer, casi 18 años después, a punto de cumplir la mayoría de edad, el salón regio de la Diputación Provincial de Cádiz acogió la segunda, fruto de la cual se rubricó la declaración de Cádiz, un documento marco de trabajo por el que las 23 ministras de 17 países de la Unión Europea renovaron su compromiso con la lucha por el desarrollo de la mujer. Cádiz, vinculada desde 1812 al germen del liberalismo queda ligada desde ayer y "para siempre a la conquista de la igualdad efectiva" en la sociedad, según resumió el presidente de la Diputación, Francisco González Cabaña, encargado de abrir el evento y uno de los tres únicos hombres en este universo político femenino junto al delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, y el subsecretario de Igualdad, Antonio José Hidalgo.

Este espíritu, y las conclusiones del encuentro, quedaron plasmados en la llamada Declaración de Cádiz, un documento que reconoce los avances en estas dos últimas décadas, pero advierte el déficit de representación en la vida pública y las discriminaciones que padecen aún hoy en día la mujer. Contra ello, el pacto, suscrito por todos los países asistentes, enumera siete compromisos: propiciar una participación equilibrada de ambos sexos en los órganos de poder; promover la corresponsabilidad en el hogar; trabajar para que la igualdad de género sea una prioridad política; incorporar políticas de trasversalidad y acciones con perspectivas de género como respuesta a la crisis; prevenir la discriminación y explorar la posibilidad de celebrar nuevas cumbres.

En resumen, una causa "ética y épica", según describió la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, anfitriona de un acontecimiento que fue tan importante como frío para la prensa porque, por motivos de seguridad, se mantuvo en todo momento alejada de las autoridades reunidas en el Salón Regio.

La política gaditana que invitó a "construir el siglo de la igualdad entre todos y todas". La gaditana defendió el enriquecimiento social, económico y político que supone "mirar al mundo no sólo con una mirada" y consideró que en la actualidad, 15 años después de Beijing y 18 de Atenas, se puede hablar ya de una paridad "formal", pero hay que avanzar hacia una "real y efectiva, porque la igualdad que no es real no es igualdad". "Es una obligación irrenunciable" y la política debe ser "el espejo en el puedan mirarse otras organizaciones". Una alusión que dirigió especialmente al poder económico y empresarial, "la gran asignatura pendiente" porque, según detalló, sólo hay un 10% de mujeres en las empresas cotizadas de la UE y un 3% en puestos de dirección. Una realidad que contrasta con el nivel de cualificación alcanzado, ya que ellas suponen el 60% de los titulados "y con mejores expedientes".

La ministra para las mujeres y presidenta de la Cámara de los Comunes de Gran Bretaña, Harriet Harman, quien intervino a continuación, elogió "la pasión y el compromiso del que Aído" hizo "gala". Dos cualidades que, afirmó, deben tener continuidad en su impulso, "porque es fundamental para garantizar los derechos humanos" y que debe transmitirse en cada país europeo, pero también en Europa y en el plano internacional, al objeto de mejorar las calidad de vida de todas las sociedades. "Las mujeres debemos cooperar en esta tarea, pero la cooperación hasta ahora ha sido pedir a los hombres, ahora podemos impulsar nosotros estos cambios". Para garantizar el éxito de este compromiso, para conseguir una sostenibilidad en el marco de la igualdad, añadió, no puede permitirse que cada encuentro, cada foro que se desarrolle, cada política que se aplique a nivel europeo, sea simplemente un compartimento estanco, sino que "hay que arraigarlo e imbricarlo en el sistema, no empezar de cero en cada presidencia de la UE".

Como instrumento clave para lograrlo Harman apuesta por la creación de una Agencia de Mujeres en el marco de la ONU, una agencia sobre la que ya se pusieron los pilares el pasado 14 de septiembre en un encuentro mantenido por la Asamblea General de esta organización.

Un mensaje parecido añadió en su intervención la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien incidió en la importancia de no detenerse en esta lucha, "porque detenerse es retroceder". De la Vega se refirió a la igualdad como valor moral necesario para construir una sociedad justa, como elemento básico en la construcción del nuevo modelo global. Para ello, planteó una serie de retos que el Gobierno español hará suyos en los seis meses de presidencia en la UE mediante el impulso y la creación de un observatorio europeo sobre la violencia de género.

De la Vega citó algunos de estos retos como la lucha contra la impunidad de la violencia o el tráfico de las mujeres, asociado a la pobreza y al comercio sexual. También se refirió a la autonomía económica como pilar básico para la obtención de la libertad individual. La crisis, aseguró, ha afectado a ellas de modo especial, "porque la pobreza sigue teniendo rostro de mujer, pero hoy también las mujeres son agentes de desarrollo". Así, afirmó, "es la hora de sumar talentos y para eso nosotras debemos estar en primera línea", en primera línea para garantizar un compromiso de libertad para las mujeres que se traducirá, en definitiva, en una sociedad más justa.

Trabajando en este objetivo precisamente se reúne hoy y mañana en el Palacio de Congresos el Foro Europeo de Mujeres, al que está prevista la asistencia de tan sólo unas pocas ministras ya que la gran parte abandonaban Cádiz en la jornada de ayer. En este encuentro el gobierno sueco -el último que ha presidido la UE- presentará el informe de seguimiento Beijing+15 la plataforma de Acción y la Unión Europea y se celebrarán además dos paneles de alto nivel, uno sobre la igualdad en la UE y otro sobre la mujer y la toma de decisiones. Habrá también tres mesas de debate sobre salud y violencia, economía y educación y medios de comunicación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios