municipal

La medalla más llamativa

  • El reconocimiento a la Patrona de la ciudad, con el apoyo de Podemos, ha provocado todo tipo de reacciones no solo en Cádiz sino a nivel nacional

La Virgen del Rosario camina por Canalejas entre un mar de público, en una de sus salidas procesionales. La Virgen del Rosario camina por Canalejas entre un mar de público, en una de sus salidas procesionales.

La Virgen del Rosario camina por Canalejas entre un mar de público, en una de sus salidas procesionales. / julio gonzález

Pocas medallas habrá, seguramente, tan sonadas y llamativas como la que el pasado viernes acordó el Pleno del Ayuntamiento conceder en su máxima categoría (la de oro) a la Virgen del Rosario. Desde que el día anterior se supo la decisión de la Comisión de Honores y Distinciones de respaldar la propuesta presentada por los dominicos, las reacciones no se han hecho esperar. Y si la medida -conceder la Medalla de Oro de una ciudad a una imagen religiosa- ha levantado de por sí cierta polvareda, el apoyo de Podemos a la moción ha ocasionado toda una cadena de reacciones que se han repartido por todo el panorama nacional.

La noticia de la concesión de la Medalla de Oro ha salido reproducida en todos los periódicos nacionales, reseñando que un ayuntamiento gobernado por Podemos apoyara una decisión de este tipo. Y en algunos de ellos, sus articulistas han dedicado una de sus opiniones a este episodio.

El ex dirigente de Podemos Juan Carlos Monedero ha apoyado la decisión del alcalde

Uno de ellos ha sido el ex dirigente de Podemos Juan Carlos Monedero, que el domingo publicaba en el blog que posee en el periódico Público una opinión sobre lo ocurrido en Cádiz. Justificaba Monedero la actuación del alcalde gaditano, José María González, argumentando que es "alcalde de Cádiz y de todos los gaditanos". "Kichi seguirá escribiendo, cuando escriba de política, que hay una Iglesia que nunca ha viajado a los barrios pobres, recordará que tras la II República y durante el franquismo nos volvieron a llevar a comulgar literalmente a hostias e, incluso, dirá que poco a poco nos iremos atreviendo a saber que no hay primeros motores inmóviles y que la bondad y la solidaridad reposa en nuestra propia humanidad y no en forma de depósito de alguien que nos tutela", indica Monedero en ese artículo titulado "¡Ahí va, la virgen!"; pero -sigue- "hace bien en escuchar al pueblo en el momento concreto en el que vive el pueblo, que es el ahora". "En un mundo emancipado es verdad que o no habrá ni dioses ni vírgenes o habrá miles. Pero mientras tanto, gobernamos para el pueblo que está ahí", justifica el que fuera mano derecha de Pablo Iglesias cuando la formación morada daba sus primeros pasos.

En el lado contrario, Diario 16 publicaba otro artículo, en este caso de Antonio Gómez Movellán, en el que se reprobaba la decisión del ayuntamiento gaditano. "El decoro con la religión en España es ridículo; hasta el alcalde de Cádiz, José María González, de Podemos, ya tiene previsto condecorar a una Virgen", comienza diciendo al referirse al caso de Cádiz este artículo titulado "La blasfemia en España y el laicismo". En opinión de este articulista, "las instituciones públicas deben mantener un laicismo sin más. No reconocer a las religiones es el elemento esencial del laicismo y los nuevos ayuntamientos lo que deben impulsar es el laicismo y no la beatería", rechazando la decisión de José María González o las actuaciones de Manuel Carmena al frente del Ayuntamiento de Madrid, a la vez que alababa al alcalde de Santiago de Compostela. "Cada vez que un ayuntamiento condecora a tal o cual virgen nos alejamos de ese anhelo popular de cambio y regresamos a la vieja política y al conservadurismo. El laicismo es esencial en los cambios por venir", concluye esta opinión.

A nivel nacional gira también la llamativa petición de que el Ayuntamiento conceda la medalla de oro a una suerte de monstruo espagueti volador (planteada por un ciudadano de Huesca que vive actualmente en Barcelona en la web dedicada a lanzar peticiones de todo tipo dirigidas a todo tipo de instituciones).

En medio de este revuelo, fuentes cercanas a la Iglesia gaditana quieren significar "la figura histórica de María, que es algo incuestionable" y valoran que el Ayuntamiento haya "atendido la demanda del pueblo sin caer en el sectarismo de rechazar todo lo que guarde relación con la Religión", concluyendo además "que dentro de la pluralidad hay que aceptar el origen cristiano y católico de nuestro pueblo".

Ya sea a favor o en contra de la decisión del Ayuntamiento, y más en concreto de la postura adoptada por su alcalde y por Podemos, la Medalla de Oro a la Virgen del Rosario puede ser ya la de mayor repercusión de cuantas ha concedido el Consistorio gaditano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios