Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer Manifiesto de los colectivos feministas de Cádiz por el 25-N

  • La plaza de la Catedral fue escenario de la lectura de la proclama, tras concluir la manifestación que comenzó en El Palillero

Participantes en la manifestación del 25-N en la plaza de la Catedral. Participantes en la manifestación del 25-N en la plaza de la Catedral.

Participantes en la manifestación del 25-N en la plaza de la Catedral. / Julio González

¡Compañeras! Hoy, mujeres de todo el estado nos reunimos contra las violencias machistas para recordarle a la sociedad y a nuestros políticos y políticas que la violencia contra las mujeres es una de las más degradantes violaciones de los Derechos Humanos, que se expande a través de fronteras, de culturas y de niveles económicos. Una violencia a la que todas las mujeres estamos expuestas por haber nacido mujer.

Siempre ha habido voces contra el feminismo y la lucha por los derechos de las mujeres, y el escenario político actual lo hace aún más presente. Los sectores más reaccionarios de nuestra sociedad pretenden manipular nuestro mensaje haciendo creer que buscamos enfrentar hombres y mujeres. Contra esa demagogia, debemos de alzar la voz para señalar nuestros objetivos: que las mujeres dejemos de ser ciudadanas de segunda para participar de forma igualitaria en la sociedad; que dejemos de encabezar las cifras de la pobreza, del desempleo, que dejen de infravalorar nuestro trabajo o que nuestra imagen dejeser objeto de consumo, y nuestros cuerpos, objetos sexuales. También hay que destacar las especiales condiciones de discriminación y vulnerabilidad que vivimos las mujeres migrantes, las mujeres racializadas, las mujeres rurales, las mujeres con diversidad funcional o las que pertenecemos al colectivo LGBT+,estando mucho más expuestas a la violencia, la desigualdad y la pobreza por la falta de atención a nuestras realidades.

Lo que buscamos es que nuestras voces, las de las mujeres diversas, sean oídas y escuchadas con el mismo volumen y atención que la de los hombres y se nos visibilice en todos los espacios sociales.

La cara más cruenta de las violencias machistas nos ha dejado en lo que llevamos de año 51 mujeres asesinadas, y aún hay quien duda que el machismo mata. También nos olvidamos de las 150.000 denuncias cada año de las supervivientes de la violencia machista o las 1.500 de violaciones, que solo son el 12% de todos los delitos sexuales denunciados. Sin olvidar que esta violencia es mucho mayor si se tiene en cuenta que solo salen a la luz uno de cada cuatro casos.

Señalamos todas estas violencias machistas fruto de las sociedades patriarcales en las que vivimos y en las que se sigue discriminando, sometiendo y dominando a las mujeres mientras los hombres disfrutan de privilegios que nosotras no tenemos. Pero se encontrarán con nosotras, que no pararemos, ni  descansaremos hasta que desaparezca la violencia machista en cada una de sus manifestaciones y consigamos una educación que dé a niños y niñas las mismas posibilidades. Nos enfrentamos a un Estado y a una justicia patriarcal incapaz de dar respuestas reales a las violencias machistas. Un sistema que nosrevictimiza constantemente: en vez de juzgar a los violadores, juzga a las agredidas porque seguimos siendo objeto, porque la cultura de la violación impregna la forma en que miran nuestra forma de vestir, de comportarnos, de relacionarnos, de vivir y disfrutar de nuestra vida y nuestra sexualidad.

Pero ante los ataques machistas y misóginos respondemos con autodefensa feminista, acuerpándonos, tejiendo estrategias de resistencia y sanación feminista. Ante los que nos quieren víctimas, nos presentamos como supervivientes, conscientes de nuestra vulnerabilidad, que nos hace interdependientes y nos obliga a estar juntas. Con la fuerza que nos da el colectivo, sabiéndonos muchas y convencidas de la necesidad de desobedecer a los relatos del miedo y la revictimización.

Por eso desde aquí, hoy queremos exigir a los y las gobernantes que la lucha contra el terrorismo machista es una cuestión de Estado, no privada, y que todos los medios que se destinen serán insuficientes si no invertimos en educación, en sensibilización y en prevención. Pedimos que se otorguen presupuestos para el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, que nuestras legislaciones y recursos se adapten a lo firmado en 2011 en el Convenio de Estambul, actualmente sin aplicación en España como la necesaria reforma de la Ley Orgánica de Medidas de Atención Integral contra la Violencia de Género 1/2004. Para cumplir con ello debe haber un compromiso en la ampliación las violencias machistas en nuestras legislaciones y códigos penales como la inclusión del matrimonio forzado o la reformulación de las leyes contra la libertad sexual, que se otorguen recursos para la atención y protección a las víctimas de violencia sexual y de género; y que se mejore la formación de profesionales que atienden a las mismas.

A la ciudadanía también queremos decirle que se comprometan en mantener, defender y avanzar en los derechos de las mujeres, y que no olvidemos que lo conseguido podemos perderlo. A los medios de comunicación les instamos a un tratamiento adecuado de las violencias machistas, sin esconder su origen ycondenando a quien ejerce la violencia.

Por último, queremos recordar el triste asesinato cometido hoy a una joven en Tenerife. La violencia machista no descansa, sea el día que sea.

VIVAS NOS QUEREMOS!!!!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios