Entrevista con Manolo Morera y Carlos Mení, humoristas “Para nosotros el humor es algo directo, para hacer pensar ya están Kant o Platón”

  • La pareja de humoristas logra uno de los mayores sueños de su carrera: interpretar su obra ‘Me reí León, el musimal’ en uno de los grandes teatros de la Gran Vía de Madrid de la mano de Smedia

Acceso principal al teatro EDP ubicado en plena Gran Vía de Madrid, con la imagen que anuncia la actuación de Morera y Mení del próximo 25 de junio.

Acceso principal al teatro EDP ubicado en plena Gran Vía de Madrid, con la imagen que anuncia la actuación de Morera y Mení del próximo 25 de junio. / D.C. (Madrid)

Octubre de 2019. Llegó el momento de cambiar de registro. Varias incursiones en el mundo del teatro precedieron al éxito que está llevando por media España la obra ‘Me reí León, el musimal’. Les llegó la pandemia y Mufasi y Mudifisi, encarnados por Manolo Morera y Carlos Mení, se vieron forzados a confinarse en esa selva que con tanto humor y amor crearon y que tan buenos resultados les está dando hasta el momento. Ya han pisado el madrileño teatro de La Latina en dos ocasiones pero llegó la hora de cumplir otro sueño más entre los cientos de sueños que aún guarda esta peculiar pareja:representar su ‘Me reí León’ en uno de los principales teatros de la Gran Vía de Madrid.

–¿Qué significa para ti realmente llegar a la Gran Vía de Madrid?

–Para nosotros es un paso al frente importante. Esta aventura se inicia con muchas ilusiones en la mente que hemos ido cumpliendo poco a poco. Una de las más recientes fue la de poder actuar en el Gran Teatro Falla de nuestra ciudad y llegó. Después ha llegado esto. La Gran Vía creo que es la Meca del teatro. Donde están las grandes obras de teatro, donde se mueve la mayor parte de la movida teatral madrileña.... Además llegamos al teatro EDP de la mano del Grupo Smedia, uno de los más importantes dentro del panorama nacional.

–¿Crees honestamente que para ellos es también una apuesta arriesgada?

–Sé que llegamos avalados por gente que nos ha visto ya en otros teatros de Madrid y este grupo es lo suficientemente fuerte como para no meter a cualquiera en sus programaciones y menos en la Gran Vía. Otra cosa es que es la primera vez que vamos a trabajar con Smedia y que estamos ahí a expensas de ver cómo funciona todo. Ellos, a priori, se guardan mucho a la hora de ver a quién incluyen en sus carteles.

Cartel anunciador de la representación de la obra 'Me reí, León' en Madrid, el próximo 25 de junio Cartel anunciador de la representación de la obra 'Me reí, León' en Madrid, el próximo 25 de junio

Cartel anunciador de la representación de la obra 'Me reí, León' en Madrid, el próximo 25 de junio / Díaz Farré (Cádiz)

–¿Te hizo temblar escuchar lo de la Gran Vía de Madrid?

–Todo lo contrario. A mí lo que me hace es mucha ilusión. A nosotros ya es raro lo que nos haga temblar porque como nos apasiona tanto lo que hacemos y estamos tan seguros de que lo vamos a hacer con todas nuestras ganas y con toda la profesionalidad y cariño y pasión del mundo, miedo no le tenemos a ninguna plaza, respeto a todas.

–¿Quién te iba a decir cuando empezaste con tus primeros cuartetos que ibas a terminar en un teatro de la Gran Vía de Madrid?

–Es una secuencia que, aunque una cosa no tenga nada que ver con la otra, es realmente el origen de todo. Yo a través del carnaval descubro cuál es mi verdadera pasión. El carnaval es lo que me ha hecho ver que sobre el escenario es donde me siento realmente realizado y cómodo. El carnaval me ha abierto esas puertas y nunca pensé llegar a donde hemos llegado y menos, conseguir los logros que estamos alcanzando.

–¿Crees que el Carnaval es una fábrica de talentos?

–Creo que no sólo el Carnaval sino Cádiz. Cádiz es cuna del arte innato. El Carnaval no es un sello de calidad con el que uno pueda entrar en cualquier sitio. El Carnaval es un escaparate muy potente que te da la posibilidad de demostrar lo que tú sabes hacer. Después toca continuar y esa es la parte complicada que es querer dar el salto a lo profesional. No podemos querer hacer Carnaval siempre sino que el Carnaval te abre otras puertas. Nosotros ya hace tiempo que no hacemos Carnaval sobre el escenario. El que nos vea verá que somos los de siempre, con nuestro tipo de humor, es nuestra manera de interpretar, pero nosotros no cantamos un cuplé, no porque sea algo malo sino porque hemos optado por dar el salto a otra cosa. Dar ese salto también significa sacrificar otras muchas cosas porque requiere un esfuerzo de otro tipo, económico, laboral, empresarial y dejar de lado otra cosa, porque esto requiere dedicarte en cuerpo y alma a esto y tomártelo de una manera mucho más sacrificada.

–¿Hasta dónde llega tu agradecimiento al Falla y al Carnaval?

–No podemos estar más agradecidos por habernos dado lo que nos ha dado. Es un escaparate brutal que nos ha abierto los ojos hasta ver que esto es lo que nos gusta a nosotros realmente. Nos ha dado también la posibilidad de tener un público fiel que después es el público potencial con el que arrancamos nuestra carrera profesional y eso no lo tiene mucha gente. Hay personas que pueden cantar maravillosamente bien o interpretar muy bien pero no lo conoce nadie y les es mucho más difícil iniciar el rodaje. Nosotros ya teníamos esos primeros pasos dados gracias al Carnaval. Es un público que nos conocía y que nos seguía. Y, además de las vivencias que nos ha dado esta fiesta y que nos seguirá dando, porque no descartamos nada porque nosotros seguiremos siendo unos apasionados del Carnaval pero es tanto el respeto que le tenemos tanto al público como al concurso que si vamos tiene que ser con todo lo que se merecen tanto el uno como el otro.

–Ya son varias veces las que habéis pisado la capital del Reino.

–A nosotros Madrid siempre nos ha acogido muy bien. Tanto cuando hemos ido con el cuarteto como ahora con la obra de ‘Me reí León’, que ya representamos en dos ocasiones en La Latina.

Carlos Mení, junto a una de las máscaras que utiliza en esta representación Carlos Mení, junto a una de las máscaras que utiliza en esta representación

Carlos Mení, junto a una de las máscaras que utiliza en esta representación / Díaz Farré (Cádiz)

–¿Hasta dónde crees que te ha influido saber elegir las personas con las que te has rodeado?

–Yo creo mucho en las sinergias entre las personas y me gusta trabajar en equipo. Un buen equipo de trabajo creo que es fundamental, en lo creativo, en la función... en todo. Es importante tener las ideas claras para saber con quién te juntas porque siempre buscas a personas con tu misma manera de enfocar la carrera. Tú puedes ser el mejor del mundo que si no tienes un buen equipo detrás puede que no llegues de aquí a la esquina. Es importante haber podido contar con Verónica Mesa en las labores de producción con su profesionalidad y su experiencia o con Carlitos Mení. Qué te voy a decir de Carlitos. Ahí hay algo más que una amistad y eso genera una complicidad fundamental en el escenario y a la hora de crear. Después nuestro compañero Javi Serrano, un crack en todo lo que se le pide como ayudante de producción o contar con una empresa del nivel profesional como Jiménez en las tareas de sonido. Todo lo que te rodea tiene que ir en sintonía con lo que tú quieres conseguir. Si quieres conseguir una obra redonda, a ti te toca esmerarte mucho en el guión e interpretación pero esto lleva muchas cosas alrededor que no se ven y al final son igual de importes que lo que sí queda a la vista.

–¿Vas a tener que cambiar la estructura del espectáculo para adaptarlo al Teatro EDP de Gran Vía?

–No, nada. A nivel producción el teatro está súper bien dotado. Al revés, eso es un mundo. A nivel repertorio, tampoco porque es una obra que ya está bastante rodada. Además siempre intentamos que sea un humor blanco para todos los públicos y que se entienda en cualquier lugar. Después me gusta hacer que los guiones sean vivos y que no sean encorsetados, tanto a mí como a Carlos.Por ejemplo, en Cádiz me puedo permitir hacer una broma con los topolinos y sé que en Madrid eso no lo pillarían. Lo que hago en esos casos es adaptarlo a algo de la actualidad de Madrid o a nivel nacional para que sea conocido por cualquier que vaya a ver la obra.

–¿Has sido alguna vez capaz de hacer dos actuaciones calcadas?

–Creo que no, en mi vida. A nosotros eso nos aburre. Nos gusta jugar en escena. Hombre siempre con un guión sólido de base que te permita que la obra tenga la calidad que se merece el público, pero después ya es romper esa cuarta pared del teatro y que la gente vea que lo que está viendo en ese momento está vivo. El humor es muy dado a eso, porque si interpretara a Hamlet pues quizás sería más delito saltarme ciertos códigos.

–¿Ahora mismo cómo te gusta que te califiquen:actor, humorista, cuartetero, carnavalero?

–Todos los calificativos que me has dicho son preciosos. Pero no hay que olvidar que el Carnaval hay veces que se toma como una profesión cuando realmente es una afición. Es como si Antonio Resines hace judo y le dicen judoka. Yo carnavalero seré toda la vida.

–Siempre has sido muy fiel a tus amigos. ¿Sigues creyendo que Antuán os sigue echando el cable desde más allá del gallinero?

–Para nosotros Antuán no se ha ido. Era y sigue siendo uno más de nosotros. Se recuerda siempre con una sonrisa en la cara. Pasamos del duelo a recordar con cariño todas las anécdotas que vivimos con él. En nuestro escenario siempre hay un rincón para su recuerdo.

–¿Cuándo se da uno cuenta de que ya se le ha sacado todo el partido a una obra como ‘Me reí León’ y que toca pasar página?

–Somos gente creativa y nos gusta pensar siempre en cosas nuevas y habrá un tiempo en el que acabe el recorrido de esta obra como se acaba todo o bien que empecemos a solapar otra creación con el ‘Me reí León’ como hacen otras compañías. De hecho ya estamos trabajando en otras historias a pesar de que a ‘Me reí León’ le quedan aún muchos zarpazos que dar. Yo no esperaré a que caiga para empezar a pensar en otra obra. Ya tenemos algo en cocina. Eso nos motiva.

–Pero el listón lo dejáis bien alto. Eso os supondrá un plus de compromiso con la próxima creación.

–Tenemos otro proyecto en mente que lo que esperamos es que supere al ‘Me reí León’. Siempre hay que pensar en superar lo anterior. Luego será el público al que le toque valorar nuestro trabajo. Nuestro afán es siempre mejorar.

–¿Qué te da y qué te quita la continua exposición en las redes sociales?

–Darme, me da la posibilidad de estar en contacto directo con nuestro público. Al que te conoce o al que no, porque hay veces que colgamos un vídeo que termina siendo visto en cualquier rincón de Sudamérica, como nos ha ocurrido. Y eso es una arma muy potente. ¿Y qué me quita? Realmente no me suelo sentir perjudicado pero también te digo que soy muy blanco en las redes y huyo de los conflictos porque no merecen la pena. Hay veces que ves que hay gente que te intenta enganchar detrás del anonimato, pero mi salud mental está por encima de eso. Las uso para lo que me interesa que realmente es aportarle alegría a la gente. Creo que la gente que hacemos humor tenemos esa responsabilidad moral, y sobre todo en estos tiempos que corren, cuando la gente lo está pasando peor. Y luego, dar a conocer nuestros proyectos, nuestro calendario de actuaciones o simplemente eso, tener un contacto directo con tu público.Eso crea unos vínculos muy importantes siempre que se respeten ciertas fronteras.

–¿Cómo logras hacer reír lo mismo a un niño de 7 años que a un señor de 70?

–Pues realmente no lo sé. Supongo que en el humor que hacemos va impregnada la esencia de lo que cada uno es. Somos gente a la que no nos gustan los problemas, intentamos no hacerle daño a nadie... supongo que ese humor tan aséptico lleva a que lo mismo le gustemos a un niño que a un señor mayor. También hacemos un humor muy directo, que no por eso es menos inteligente ni más fácil, porque ni hacemos un humor tirándonos al suelo o dándonos tortazos en la cara, o diciendo caca, culo, pedo, pis, pero no le damos veinte vueltas para que te haga pensar y al final termines entendiendo la gracia cuando ya estás por la noche en casa. El humor para nosotros es algo directo, que salgas del teatro doliéndote la barriga de haberte reído y que cada 20 segundos suene una carcajada. Para hacerte pensar está Nietzsche, Platón o Kant.

–¿Las mascarillas son una barrera para detectar que la gente se lo está pasando bien?

–Es más agradable que la gente no la tenga que llevar aunque a mucha gente no le viene mal tener media cara tapada. Realmente desde el escenario estás mirando pero no ves nada. Sabes lo que está pasando pero tampoco tienes una fijación en mirar a ver cómo se lo está pasando el de la fila 6. A lo mejor casi siempre te vienes a fijar en uno que es el que no se está riendo. Las carcajadas suenan y, además, uno sabe cuando le gusta a la gente lo que estamos ofreciéndole. Nosotros vemos ya a un público bastante más relajado y dispuesta a sonreír . Al principio de la desescalada la gente estaba mucho más rígida y tensa, pero ahora ya la mascarilla parece que forma parte ya de nuestra cara.

–¿Crees que reír es un buen tratamiento contra la pandemia?

–Estoy plenamente convencido de eso. En Cádiz tenemos un doctorado en sacarle la parte graciosa a casi todo. En mi monólogo ‘Ahí te quedas 2020’ al final es un poco eso, sacarle la parte graciosa y positiva a lo mal que lo hemos pasado, siempre desde el máximo respeto a las víctimas y a sus familiares. La risa es fundamental para la salud mental de todos para que logremos quitar esa nube negra que nos ronda.

–¿Y tus monólogos?

–Ahora mismo estoy girando con tres cosas a la vez. Con la obra ‘Me reí León’, con el monólogo de ‘Ahí te quedas 2020’ y con El ‘Morera on fire’ que son mis monólogos habituales de antes d de la pandemia. Son códigos diferentes y ya tengo varias fechas intercaladas.

–¿Y qué tal se presenta el verano?

–Cargado de fechas y sintiéndonos muy afortunados en un momento en el que todos los sectores andan resentidos y, cómo no, el sector de la cultura. Nos ha afectado, por supuesto, porque nos cortó una trayectoria que no iba nada mal pero se ha reactivado el calendario y nos sentimos muy afortunados.

–¿Te has vacunado ya?

–No, todavía no.

–¿Y prefieres Pfizer, Astra zeneca, Moderna, la Sputnik o la china?

–Yo preferiría una que venga con Nutella, pero me dicen que no la hay. Pero te juro que estoy loco porque me pongan ya la vacuna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios