Cádiz

Los huidos de la Aduana de Cádiz habían sido desgrilletados para que se cambiaran la ropa mojada

  • Los dos jóvenes sorprendieron en su buena fe a los agentes y saltaron por la ventana desde una altura equivalente a tres pisos

Trasera de la Aduana de Cádiz por donde podrían haber saltado los dos huidos Trasera de la Aduana de Cádiz por donde podrían haber saltado los dos huidos

Trasera de la Aduana de Cádiz por donde podrían haber saltado los dos huidos / Marcos Piñero

Comentarios 7

Estaban empapados y por eso los agentes de Vigilancia Aduanera en Cádiz que los custodiaban les permitieron cambiarse de ropa, y para eso, los liberaron de sus grilletes. Esa actitud 'humanitaria' delos agentes ante sus peticiones, precedidas de un "por favor", permitió a dos detenidos en una operación antidroga en aguas de la Bahía de Cádiz tomar una decisión casi suicida y saltar por una de las ventanas de las dependencias de Aduanas frente al muelle, situadas en la última planta del edificio y a una altura equivalente a un tercer piso.

Ya era la mañana de ayer jueves cuando esos dos de los cuatro arrestados en la operación se arrojaron con la imprudencia de su juventud desde tamaña altura. De entrada, los agentes, sorprendidos en su buena voluntad, pensaron que los jóvenes, de unos 20 años, se habían matado. Pero desde luego no fue así, y tras el primer "visto y no visto", anoche aún los estaban buscando. Nunca se arrepentirán bastante de la "pena" que les produjo ver a los jóvenes mojados y acceder a su petición.

No se mataron porque, según todo indica, en realidad no cayeron desde tanta altura, sino a una azotea del mismo edificio situada dos plantas más abajo. Aunque la altura no es poca, lo cierto es que luego se pudieron descolgar hasta la calle y, probablemente, confundirse con la gente que a esa hora ya andaba por las inmediaciones, pese a que los agentes salieron inmediatamente en su persecución, sin resultados.

"Simplemente, se tiraron y huyeron. Es una cosa que no te esperas", explicaron desde las oficinas centrales de la Agencia Tributaria en Madrid al ser preguntados sobre cómo podían haberse zafado los presuntos delincuentes de manera tan extraña, y estando custodiados en unas dependencias policiales.

Durante todo el proceso de la detención en el barco y la filiación en la sede de Aduanas la actitud de los cuatro detenidos había sido de buen comportamiento, por lo que nada hacía pensar que iban a tomar esa determinación.

"No sabemos en qué estado, pero huyeron. Inmediatamente dimos aviso a los servicios de seguridad y a la Policía, que desde entonces los están buscando. Están filiados e identificados, eso sí", añadieron las mismas fuentes, mientras otros auguran que es una "locura" lo que han hecho, algo que a nadie se le ocurriría. Un portavoz de la Policía Nacional en Cádiz decía a última hora de la tarde de este jueves no tener ninguna comunicación oficial de la huida de estos delincuentes, lo cual se antoja demasiado increíble.

Es difícil creer también que los huidos no quedaran, al menos, seriamente lesionados en su salto, pero el caso es que lograron escapar. La única posibilidad es la ya dicha de que se arrojaran por un lateral o por la parte trasera del edificio, que dan a terrazas a una mayor altura, y que desde ahí se pudieran deslizar hasta el nivel de la calle. Lo que sí demostraron, no obstante, es una gran agilidad y rapidez de reflejos.

La operación se había iniciado en la noche del miércoles, cuando la patrullera 'Milano 2' de Vigilancia Aduanera y con base en Cádiz interceptó en aguas de la Bahía de Cádiz una embarcación semirrígida, de las comúnmente conocidas como 'gomas' a bordo de la cual iban cuatro personas, que fueron detenidas. La lancha, que portaba además 2.400 kilos de hachís empaquetados en los habituales fardos, se encontraba en muy mal estado, y fue entregada al servicio de Salvamento Marítimo, que se hizo cargo de ella.

Los cuatro detenidos, tres residentes en Sevilla y uno en Ceuta, fueron conducidos a las dependencias de la Aduana, frente al muelle de Cádiz, y fue precisamente en estas instalaciones donde, de sopetón y en la mañana de este jueves, se produjo la huida de dos de ellos, en concreto el arrestado de Ceuta y uno de los de Sevilla. No se ha dado a conocer más información sobre la identidad de los huidos, pero sin duda sería curioso conocer algunos detalles sobre sus aptitudes atléticas, alguien diría que sobrehumanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios