El equipamiento sanitario en Cádiz

El hospital que Cádiz soñó y que hubiera ayudado contra el virus

Proyecto del Hospital Regional de Cádiz en 2008 Proyecto del Hospital Regional de Cádiz en 2008

Proyecto del Hospital Regional de Cádiz en 2008 / D.C.

En apenas unos días la dirección del Hospital Puerta del Mar, el centro de referencia de la sanidad pública en la provincia, habilitó un segundo área de Urgencias en las de dependencias del área de rehabilitación. Se equipó y se abrió un acceso con el exterior. La idea es que si se colapsa el servicio normal se cuente con un refuerzo listo para el servicio.

La pandemia del coronavirus que toca de lleno a España ha hecho saltar las alarmas en la sanidad pública. La buena imagen de la misma (un modelo que Barack Obama intentó trasladar a Estados Unidos) se ha topado con la realidad ante una situación de extrema gravedad sanitaria, con falta de recursos técnicos y humanos, agravados por los recortes que sufrió el sector durante los años de la crisis económica.

Cádiz es un claro ejemplo de esta situación perversa. La crisis financiera justificó, hace ya una década, la paralización y olvido del proyecto de construcción de un nuevo complejo hospitalario de primer orden, a modo de hospital de referencia regional que debía sustituir al viejo Puerta del Mar.

Sin duda si la provincia hubiera contado hoy con este centro médico las necesidades ante la llegada de la pandemia no hubieran sido tan acuciantes como las que se plantean ahora.

El nuevo hospital, del que se contaba con un proyecto asistencial elaborado por los propios profesionales del Puerta del Mar, y con un proyecto arquitectónico listo a falta solo de la financiación, iba a triplicar en espacio al actual edificio de la avenida Ana de Viya. Más superficie para más habitaciones, más quirófanos, más equipamientos...

El documento que se manejaba en 2008 cifraba en cerca de 900 las camas que iban a entrar en servicio, de las que 750 eran de carácter convencional y 126 en cuidados críticos, urgencias y reanimación. Es en este último bloque donde se duplicaban las camas respecto a las existentes en el Puerta del Mar.

En el área ambulatoria, más allá de la duplicación de las consultas externas, destacaba el aumento de camas o sillones en el hospital de día médico, pasando de 18 a 70, mientras que el hospital de día quirúrgico pasaba de 18 a 45 plazas.

La previsión era que el nuevo Hospital Regional contase con 26 quirófanos, frente a los 17 que estaban disponibles en el Puerta del Mar cuando se realizó el estudio en 2008.

En el área hospitalaria para mujeres y niños era significativo el incremento de camas de hospitalización convencional en maternidad, con 60 plazas, un 20% más.

Lógicamente se proyectaba igualmente un refuerzo en las dotaciones tecnológicas del nuevo Hospital Regional. Lo cierto es que en esta materia el Puerta del Mar ha ido incrementando poco a poco sus equipos, con las más modernas tecnologías, aunque chocando siempre con un espacio de crecimiento limitado o simplemente inexistente.

Dividido en varios bloques, el proyecto tenía como otra novedad destacable la apertura de una guardería para hijos de los profesionales (que hubiera venido muy bien en estas jornadas), así como un hospital de madres y un helipuerto, ya que hoy se obliga a trasladarse hasta Puerto América.

Según los datos que aporta el propio Hospital Puerta del Mar, el centro cuenta con 522 facultativos, 1.970 enfermeros y enfermeras y 933 personas de gestión y servicios. Es así la mayor empresa de la provincia en creación de empleo que, en el caso de que se hubiera puesto en marcha el nuevo complejo sanitario, se hubiera incrementado de forma notable. Y ahora estaríamos en mejor situación para luchar contra el coronavirus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios