Panorama laboral Cursos a medida

"Tu formación es tu futuro"

  • Sonia Luna, la chica seria del anuncio de Carpe Diem: "En Cádiz aún no hay concienciación de que hay que mejorar la capacitación profesional"

Cuando la cosa se puso seria y el castillo de naipes cayó por su propio peso, hace un par de años, Sonia Luna acuñó un lema tan obvio como verdadero: "Tu formación es tu futuro". Hizo dos anuncios en la tele, su semblante circunspecto y casi desafiante ha dado la vuelta a Andalucía, mientras su empresa, Carpe Diem, paradójico título para una macro-academia de cualificación profesional, se expande allende las fronteras del rincón con más paro de Europa. Sonia no es tan seria como la situación, todo lo contrario, se muestra simpática aunque rotunda con respecto a uno de los talones de Aquiles del mundo laboral gaditano. "Comenzamos a percibir más exigencias en cuanto a formación, pero la crisis no ha afectado, para bien o para mal, en nuestros cursos. Crecemos cada año, pero no en Cádiz, ya nos gustaría decir lo contrario. Aquí tenemos la sede, pero el mayor volumen de ventas lo tenemos de Despeñaperros para arriba". Y pronto, en México, Colombia, Argentina y Chile, merced a las clases virtuales y los servicios en línea. "Ahora nos conocen en Cádiz, gracias a la promoción, pero no se ha traducido en más trabajo. Aún no existe concienciación de que hay que incrementar la capacitación profesional para avanzar en el trabajo, persiste la idea de que se puede sacar mucho dinero con poco esfuerzo, vicios contraídos de la época del ladrillo, el ladrillazo que jamás volverá; si acaso, un sucedáneo.

La cosa se ha puesto tan seria, más que Sonia Luna en los anuncios, que hasta el periódico más serio, El País, titula estos días una serie de reportajes con el juego de palabras Pre-parados, como la chirigota sevillana del Selu gaditano. Y El Roto, en su viñeta diaria, dibuja a dos estudiantes en plena prueba de selectividad, remarcando que hoy no se valoran los conocimientos sino los conocidos que uno tenga. Sonia Luna, en este sentido, considera que en Cádiz escasea la motivación, quizá por la endémica y paulatina falta de empresas de envergadura, y la gente "se encuentra esperando el enchufismo, culpando al Gobierno de todo o recurriendo a pequeños servicios", chapús sin iva. Los pasos perdidos del consumismo voraz.

"Por desgracia, los chavales son más chulos si logran más cates en el colegio, y al buen estudiante se le ningunea socialmente", de ahí la fuerza del mensaje, "tu formación es tu futuro", que ha granjeado a su autora cierto cachondeíto entre sus amigos y una merecida fama de emprendedora. Carpe Diem cuenta con más de 200.000 clientes en toda España, ahora se trata de adaptarse a los tiempos y seguir cursos aplicables al trabajo. El panorama va a cambiar de forma radical, si no lo está haciendo ya, no por mor de la maldita crisis, sino por el avance de la normativa, pronto pedirán certificados por casi todo, incluso para la limpieza por horas o los conductores profesionales, será una obligación ponerse las pilas, las alcalinas, y dejarse de historias. Sonia prepara la tercera entrega de su anuncio, pero esta vez no aparecerá como sujeto principal. "Serán unos dibujos animados, con el mismo eslogan, yo ya estoy muy vista, y además dicen que salgo demasiado seria, parece que le estoy metiendo una bronca a la gente", bromea. Pero se pone otra vez seria para resaltar dos efectos de la crisis, la bajada de precios en casi todas las empresas de cursos de formación y el pirateo detectado en algunos círculos. "Hemos detectado a gente revendiendo nuestros cursos en el País Vasco, con material nuestro, falsificando incluso nuestras firmas, pero cobrando mil y pico de euros en lugar de ochenta euros por doscientas horas". Carpe Diem, que da trabajo a trece personas, "siempre se ajustó a los costes, sin engañar al cliente".

A propósito de piratas, más bien de corsarios de luz, de formación y de futuro, Sonia dio a luz hace seis meses, "sin pillar la baja". Ha tenido un octavillita con Nandi, el célebre comparsista que se iniciase con Martínez Ares y diese la vuelta al mundo de las coplas con los Piratas. "Ya le estamos enseñando a cantar un poco, aunque Nandi apenas canta en casa". La comparsa de Martínez Ares sí que era una empresa gaditana floreciente con vistas al mar.

Tras una década de trabajo duro en la formación continua de profesionales a lo largo y ancho de la Piel de Toro, Sonia ha conocido de todo. Aún pone el grito en el cielo ante las faltas de ortografía de niños y maestros, "no hay que generalizar pero también he visto faltas tremendas entre el profesorado". El nivel, por los suelos, ya se sabe. Y el futuro, a la vuelta de la esquina. "Pronto exigirán certificados para salir a la mar, para conducir coches oficiales, para limpiar escaleras, para todo. No por la crisis, sino por obligación".

Confirmado: Cádiz camina al otro lado de la carretera, sin tan siquiera ver las orejas al lobo, acaso anestesiada de tanta felicidad interior y tanta calidad de vida, que en este caso no va aparejada a la cantidad ni a la cualidad, por así decirlo, A Sonia le da pudor contar, no vayan a pensar que está subrayando algún tópico injusto, que a veces ha tardado tres meses en encontrar a alguien que desempeñase cierta labor en Carpe Diem, se presentaron cinco personas para un empleo remunerado con mil euros limpios, era verano, y algunos sólo querían "eslomarse" media jornada. "No todo el mundo es así, claro, no conviene generalizar". Al derrotista, ni agua. Pero las cosas como son y como se han puesto, serias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios