Cádiz

De entrante, revuelto de ropa

  • Los consumidores afrontaron el primer día de rebajas de verano con la tranquilidad de tener por delante dos meses para comprar, aunque hubo ambiente en las tiendas

Cuando alguien encuentra una prenda de su agrado y ésta además tiene un buen precio, se produce un inevitable flechazo. Llévame a casa, parece decir una falda evocando a Rodolfo Langostino. De ahí que algunas tiendas se inspiren desde ayer, fecha de inicio de las rebajas de verano, en lemas pacifistas donde el rojo corazón ocupa la parte central. "Yo amo las rebajas" puede leerse en el escaparate de Women' Secret, de Columela Street, donde hay artículos con descuentos de hasta el 70 por ciento. Desigual, en la misma vía, también opta por tocar la fibra sensible del consumidor en puro 'spanglish': "I Love hasta 50%". Y la gente cae como cae en el ciego amor.

Unas rebajas de dos meses de duración no son como las de antes. No hay codazos para entrar cuando se abre el comercio ni avalanchas. Hay sesenta días por delante. Para gastar siempre hay tiempo, aunque las tiendas estaban ayer muy animadas. De primer plato, revuelto de ropa. Sobre todo en las tiendas de moda juvenil con género barato. "Hay poca diferencia con respecto a meses anteriores, acaso dos o tres euros", dice una chica cargada con bolsas de Bershka en la avenida de Las Cortes. En tiendas de ropa económica se notan bien poco los descuentos. Sorprende más un 'cocodrilo' que pase de 70 a 55 euros. Una encargada de Bershka, Cristina López, aseguraba ayer que en la tienda había "menos gente que el 1 de julio de 2009". La crisis no se rebaja.

En Lefties poco podían rebajar. Es la más barata durante todo el año. Aún así se venden camisetas de niño desde 1,99. "Hacen el avío pa la playa", reconocía Carmen Fuertes, madre de dos pequeños y experta en gangas.

En El Corte Inglés había ambiente. Sin empujar, pero con muchos compradores. "Conforme avance el verano, las rebajas serán más agresivas", dice Manuel Montes, de la línea 'U' de Adolfo Domínguez. El centro comercial del barrio de Astilleros anunciaba ayer un 50 por ciento de descuentos como tope en la campaña 'Unas rebajas Paradisíacas', basada en una próxima serie televisiva que llevará por título 'La isla de los nominados'. "No hay que olvidar que las rebajas no sólo son para la moda. Hay mucha gente que aprovecha para equipar su hogar", advierte Isabel Mora, relaciones públicas del centro comercial Bahía de Cádiz.

En extramuros y el centro podían verse muchos maridos y novios aguantando bolsos y esperando fuera de los probadores, una imagen usual en este periodo de ofertas. Mucho público femenino en franquicias nacionales y reclamos en escaparates para todas las autonomías. "Beherapenak" lucía en el escaparate de Massimo Dutti. Rebajas en vasco. Dos por uno: compre y aprenda lenguas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios