Memoria Democrática

Un documental para retratar a Pemán "entre el ángel y la bestia"

  • Con guion del periodista Pedro Ingelmo, el Servicio de Vídeo de Diputación de Cádiz produce ‘Los pemanes de Pemán’, una cinta que se construye entre diversas opiniones sobre el gaditano

Documental completo 'Los pemanes de Pemán'.

Cuando se pretende mantener una posición equidistante con la Guerra Civil se suele caer en esa maniquea expresión de “buenos y malos hubo en uno y en otro bando”; sin embargo, Pedro Ingelmo, guionista de Los pemanes de Pemán, retuerce el eslógan para decidir que “el bueno y el malo están dentro de cada hombre”, y fue a esa dualidad a la que sacó punta para dibujar su retrato de José María Pemán en el documental producido por el Servicio de Vídeo de Diputación de Cádiz. “Es como el título de ese horrible poema suyo, ¿no?, El ángel y la bestia... Pues uno y otro conviven en cada hombre, por supuesto, también en Pemán, y en eso quise indagar”, decide.

Y en medio de aquella prospección, la polémica. Porque lejos queda Los pemanes de Pemán de todo oportunismo. “Cuando Fernando (Santiago) me propone hacer un documental para el Servicio de Vídeo pensamos en hacerlo sobre alguien cuyo aniversario se cumpliera y ahí salió el nombre de Pemán. Es más, yo ya tenía avanzada las líneas del primer guión cuando Martín Vila (concejal de Memoria Democrática) nos cuenta que van a quitar la placa. Entonces todo salta por los aires y lo que iba a ser un asunto marginal tratado con la retirada del busto del Villamarta, empieza a cobrar otro protagonismo. Y el documental mismo, que pensaba que no le iba a interesar a mucha gente y fíjate ahora...”, ríe el periodista ligado a Diario de Cádiz, la que fue su última casa dentro del Grupo Joly.

Pero a pesar de que, innegablemente, la aplicación de la Ley de Memoria Democrática puso al personaje, y al documental, en primera línea de la actualidad, ese espíritu primigenio de mostrar la ambivalencia del poeta, dramaturgo y, sobre todo, personalidad adscrita a la Dictadura que jalonaba el guion que quería hacer Ingelmo, ha permanecido inalterable.

Para ello, el guionista se apoya en un cuidadoso trabajo de casting. “Como no quería una voz en off, los, digamos, actores (los entrevistados) tenían que convertirse en el motor de la narración. Quienes contaran al personaje. Y yo tenía claro quiénes quería que lo contaran. Desde Manuel Santander, investigador que conoce como nadie la depuración de los maestros, a Luis María Ansón, una persona muy vinculada a Pemán. También quería combinar y contraponer miradas en corto, que trajeran el personaje a Cádiz y a Jerez, y ahí tenemos a los historiadores Santiago Moreno y Manuel Bustos, y a escritores de largo, como Gonzalo Álvarez Chillida, el biógrafo crítico de Pemán, y Andrés Trapiello”, ejemplifica el guionista que también cuenta con la mirada más cariñosa del nieto de Pemán o del pintor Hernán Cortés, la visión científica de Ana Sofía Pérez-Bustamante o José Joly Martínez de Salazar, o los pareceres más críticos de Jesús Fernández Palacios o Martín Vila, entre otros.

El resultado de estas opiniones, a veces contrapuestas, a veces complementarias, se salda con varias rotundas verdades, posibles certezas y un misterio. “Sería imposible negar que Pemán forma parte de todo aquello (el Golpe) desde el primer momento, que sabe que se producirá tarde o temprano y sabe de parte de qué bando estará. En ese momento, Pemán era un ultra dentro de los monárquicos, fue un enorme reaccionario, reaccionario hasta el ridículo”, verbaliza Ingelmo lo que en el documental, que puede verse completo en este artículo, no pueden negar ni los más afines al gaditano.

Sin embargo, el periodista también da voz al cambio que se opera en sus filiaciones políticas radicales hasta buscar acomodo en la democracia. Un cambio que tiene tres momentos cruciales (“las represalias por su discurso en el aniversario de Calvo Sotelo, su cercanía a Don Juan y el Concilio Vaticano II”, marca) que irán desmigando los diferentes protagonistas de un documental que también incide en su faceta de conseguidor.

“Yo creo que ese era un papel que le había gustado jugar siempre. A Pemán le encanta el halago, le gusta la fama, como muestra un temprano poema que lee su nieto en el documental, y eso también hace que le guste dar esa imagen de persona bondadosa, de persona que puede solucionar las cosas. Aunque con esto no cuestiono que lo hiciera de corazón. Durante la Guerra Civil tuvo un éxito nulo, pero durante el Franquismo sí tuvo el papel de varita mágica para la cultura. Fue un conseguidor para Paco Rabal, salvó el legado de Juan Ramón Jiménez, fue una persona muy importante para la cultura de Cádiz”, recuerda Ingelmo que tampoco huye en su cinta de valorar la faceta literaria de Pemán. “Quizás de lo más interesante sean sus memorias”, opina el escritor que no ha podido dar con los diarios del 36 que tanta luz arrojarían sobre el controvertido personaje.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios