DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Coronavirus | Cádiz Calle Viva denuncia que se siguen alquilando viviendas turísticas en pleno estado de alarma

  • El colectivo critica la "gran irresponsabilidad que supone poner en peligro la salud de los vecinos"

Una pintada a la puerta de una Vivienda con Fines Turísticos. Una pintada a la puerta de una Vivienda con Fines Turísticos.

Una pintada a la puerta de una Vivienda con Fines Turísticos. / Lourdes de Vicente

En estos últimos días del estado de alarma por la pandemia de coronavirus, el colectivo contra la turistificación Calle Viva asegura haber comprobado accediendo a distintos anuncios de un conocido canal de oferta turística varios casos en los que se permite alquilar una Vivienda con Fines Turísticos (VFT) sin ninguna restricción. El colectivo dice haber recibido denuncias de vecinos a quienes les han ofrecido alquilar una vivienda turística durante el periodo de estado de alarma con total normalidad.

El colectivo recuerda que con la entrada en vigor del Real Decreto 463/2020, que establece el estado de alarma, se dictó una orden por la que se declaraba la suspensión de apertura al público de establecimientos de alojamiento turístico, incluyéndose hoteles y similares, alojamientos turísticos en general y otros de corta estancia, campings, aparcamientos de caravanas y parecidos, ubicados en cualquier parte del territorio nacional.

"Días más tarde se dictó otra orden que afinaba más estas prohibiciones de apertura donde se declararon como servicios esenciales una serie de alojamientos turísticos que debían permitir el alojamiento a personal de una serie de servicios esenciales", añaden desde Calle Viva.

"Sin embargo, hemos podido observar que desde que el Gobierno decretó el pasado 19 de marzo el cierre de dichos establecimientos y hasta el día de hoy, algunos dueños y empresas de gestión de Viviendas con Fines Turísticos, han tenido y tienen la gran irresponsabilidad de seguir arrendando o incluso invitando a reservar viviendas que son tratadas como una mercancía, poniendo en grave peligro tanto la salud de los vecinos y vecinas de las distintas fincas y viviendas colindantes, como a la ciudadanía en general -señala el colectivo- En otros casos, hay anuncios en los que el poder hacer una reserva queda cancelado durante el periodo de alarma atendiendo a las restricciones establecidas".

Desde Calle Viva denuncian esta situación, "que supone un ejercicio de insensatez e imprudencia que también pone en peligro al personal de limpieza, que vive en condiciones de precariedad y que está sufriendo innumerables ERTE".

"Nos consta que las reservas y los pagos se hacen con normalidad y sin comprobación alguna del uso final del alojamiento, pese a que oficialmente está vetado el alquiler de corta estancia a turistas mientras dure el estado de alarma", concluye el colectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios