Coronavirus El buque 'Juan Sebastián de Elcano', preparado para su crucero con más "incertidumbre"

  • Cuarentena de la dotación, sin guardiamarinas hasta diciembre y saliendo desde San Fernando

  • El buque escuela de la Armada prevé iniciar su vuelta al mundo a expensas de la pandemia de coronavirus

El buque 'Juan Sebastián de Elcano', en La Carraca, de donde saldrá para su próximo viaje.

El buque 'Juan Sebastián de Elcano', en La Carraca, de donde saldrá para su próximo viaje. / Fito Carreto

La dotación del Juan Sebastián de Elcano se encuentra ya realizando su cuarentena domiciliaria. Es parte del protocolo de prevención previsto por la Armada para el inicio de su próximo crucero de instrucción, que empieza lleno de incertidumbre. Si la pandemia del coronavirus ya trastocó el fin de su anterior viaje, éste estará totalmente marcado por la situación del COVID-19 en el mundo.

El Elcano, que lleva el nombre del marino que logró realizar la primera vuelta al mundo, afrontaba este agosto la suya propia como uno de los principales hitos de la celebración del V Centenario de esta gesta y, por el momento, sigue adelante. La conmemoración ha pesado, y mucho, y la Armada ha decidido hacer todos los esfuerzos posibles y emprender el viaje , que, eso sí, “va a estar envuelto en una permanente incertidumbre con motivo de la pandemia”.

Lo comenta su comandante, Santiago de Colsa, que asegura que la “Armada irán estudiando constantemente la evolución de la pandemia y, con rigor y sentido común, tomarán las decisiones oportunas teniendo presente que la prioridad es la seguridad de la dotación”.

De hecho ya se han realizado los primeros cambios y el buque no pisará Brasil, donde el coronavirus ataca ahora con fuerza. “Se ha cambiado la escala por la de Montevideo. Además, el buque navegará directamente en demanda de la capital uruguaya, sin recalar en Santa Cruz de Tenerife, como estaba inicialmente previsto para minimizar el riesgo de contagio durante el tránsito en el Océano Atlántico”, que es un mes de navegación, sin tocar puerto.

Personal del Elcano vacunándose en la enfermería. Personal del Elcano vacunándose en la enfermería.

Personal del Elcano vacunándose en la enfermería. / Fito Carreto

Otra decisión que afectará a Cádiz es que saldrá directamente desde San Fernando. No habrá despedida oficial, ni ningún acto en el muelle como en cada salida. El buque ya llegó a su base de la Carraca en abril, si pasar por la capital gaditana, y ahora, con pleamar, saldrá, si no hay cambios de última hora, del mismo lugar el día 24.

Y otro cambio importante: los guardiamarinas, unos 60, no estarán a bordo en la primera parte del viaje. El buque escuela irá sólo con su dotación de 180 hombres y mujeres. El embarque de los futuros oficiales no está previsto hasta la etapa de Guayaquil (Ecuador), ya en diciembre de 2020. “A partir de entonces, se desarrollaría el programa docente en vigor que finalizará el 14 de julio del 2021 cuando termine el crucero de instrucción”.

En las etapas ni puertas abiertas , ni juras de banderas multitudinarias, el objetivo es mantener el buque libre de coronavirus durante todo el viaje y eso impedirá cualquier tipo de acto que hasta ahora era habitual dentro del buque, acogido siempre con cariño en cada visita. “Aplicaremos los mismos protocolos que se han establecido en otras unidades navales de la Armada, y que hasta el momento se han mostrado eficaces. Básicamente, contemplan restricciones al movimiento de la dotación en los puertos visitados y restricciones al acceso a bordo de personal ajeno a la dotación”, explica Colsa.

Según lo previsto, el pasado día 12 la tripulación se sometía a la primera prueba PCR para guardar cuarentena en casa y volver a realizar una segunda prueba el día 20, cuatro días antes de partir.

V Centenario

Y ya durante el viaje, el buque no quiere faltar a los actos centrales de la conmemoración del V Centenario de la Primera Circunnavegación a la Tierra de la Magallanes y Elcano. “Queremos hacer hincapié en lo mucho conseguido hace 500 años por una joven nación con empuje que estaba siendo conducida por unos líderes que tenían una visión a largo plazo", añade el comandante.

Así, tiene marcado en su itinerario lugares que fueron claves y relevantes en esa primera vuelta al mundo, en fechas coincidentes con el 500 aniversario de la gesta. “Primeramente, fondearemos en la Bahía de San Julián (Argentina), en donde los expedicionarios invernaron en unas condiciones meteorológicas muy difíciles. También, el buque hará acto de presencia en el Estrecho de Magallanes, las Islas de Guam, Filipinas e Indonesia, Las Molucas entonces”.

Después de cruzar el Atlántico y tras la parada en Montevideo, el Elcano participará en los actos más importantes de la celebración en Punta Arenas (Chile), donde habrá otros buques escuelas de otros países.

El comandante del buque escuela, Santiago De Colsa. El comandante del buque escuela, Santiago De Colsa.

El comandante del buque escuela, Santiago De Colsa. / Fito Carreto

Puesta a punto

Para su undécima vuelta al mundo, el buque escuela y su dotación se han estado preparando a un ritmo trepidante en las últimas semanas desde su base de San Fernando. Todo se ponía a punto todo poco antes de iniciar la cuarentena de la dotación. Cuando Diario de Cádiz visita el buque hace unos días están en pleno embarque de víveres, la tripulación se pone las últimas vacunas en la enfermería, se incorpora la unidad de música, se finalizan pequeñas obras de habitabilidad y se dan los últimos retoques a los equipos.

“La dotación se encuentra serena y muy concienciada y comprometida con el cumplimiento del deber. Ahora mismo está inmersa en la finalización de la preparación y pertrechado del buque, que no es fácil teniendo en cuenta que el Elcano estará navegando un año entero alejado del territorio nacional”, contaba el comandante a Diario de Cádiz a bordo.

Desde principios de mayo, ha sido sometido a un periodo de inmovilización programado en el que se le ha efectuado un recorrido general y una puesta a punto de la planta propulsora, planta eléctrica y sistemas auxiliares esenciales para la navegación. Además, se han realizado alguna mejora en la habitabilidad del buque.

Descarga de víveres. Descarga de víveres.

Descarga de víveres. / Fito Carreto

En las últimas semanas, explica De Colsa, “el buque ha salido a la mar durante cortos periodos de tiempo para comprobar el correcto funcionamiento de la plataforma, con todos sus equipos y sistemas. Además, se ha iniciado el proceso de integración y cohesión de los nuevos miembros de la dotación, muchos de nuevo embarque, y se ha superado una inspección, que es preceptiva, sobre las capacidades del buque. Todo ello, encaminado a garantizar que el buque puede navegar con seguridad y que es capaz de actuar con celeridad ante cualquier incidente que pueda ocurrir a bordo, tales como la caída de un miembro de la dotación al mar, un incendio o una vía de agua”.

Así el Juan Sebastián Elcano está en buenas condiciones para afrontar el que será su 93 crucero de instrucción. “A pesar de su avanzada edad, se encuentra en un magnífico estado de forma. Y ello es gracias al trabajo bien hecho por parte de muchos marinos y personal civil vinculados a los centros del apoyo logístico de la Armada en la Bahía de Cádiz”, ensalza el comandante. “La Armada tiene la voluntad de que el Juan Sebastián de Elcano tenga una larga permanencia en el tiempo, no tiene plan para reemplazarlo, y con los mantenimientos adecuados, sin lugar a dudas, lo podrá conseguir”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios