Condenado Intentó asesinar a un hombre en Chipiona con un artefacto explosivo casero camuflado en una caja de puros

Balance de tráfico

La ciudad cierra 2018 sin ningún fallecido por accidente de tráfico

  • Sólo se registran siete heridos graves en los siniestros que se produjeron en la capital gaditana

Varios agentes de la Policía Local intervienen en un accidente en Canalejas.

Varios agentes de la Policía Local intervienen en un accidente en Canalejas. / Lourdes de Vicente

Cádiz ha cerrado el año 2018 sin ningún fallecido en accidente de tráfico dentro de la ciudad. Un dato histórico que hacía tiempo que no se producía. De hecho, como muestra, en el año 2017 murieron tres personas en este tipo de sucesos en la capital gaditana. Esta gran cifra viene acompañado de una importante reducción de los siniestros en las calles gaditanas al contabilizarse 337 sucesos de estas características con heridos durante el pasado año, lo que supone un descenso de un 19% respecto a 2017, periodo en el que se produjeron 414 siniestros.

A esto, también hay que sumar otro dato positivo que viene a refrendar esta buena marcha al registrarse sólo siete heridos graves en 2018, una cifra muy inferior a los 38 heridos graves de 2017.

El superintendente jefe de la Policía Local, Juan Manuel Padilla, valoró muy positivamente la reducción de la siniestralidad en 2018. “Jamás hemos tenido unos datos tan importantes en comparación de un año a otro”, resaltó el responsable del cuerpo municipal.

Para llegar a estos números, Padilla destacó que existen dos aspectos a tener en cuenta para explicar esta reducción de los accidentes. El primero de ellos es el comportamiento de los conductores al volante. Una manera de conducir que, según el superintendente de la Policía Local, “ha mejorado mucho”, lo que ha llevado a que nadie haya fallecido en las vías gaditanas.

El segundo apartado se centra en el trabajo preventivo que se hace desde el cuerpo municipal para reducir la siniestralidad atacando las tres principales causas de los accidentes: la velocidad, el consumo de alcohol y drogas, y las distracciones. Para ello, la labor de los agentes se centra en los constantes dispositivos de control que se realizan en distintos puntos de la ciudad para vigilar que no se corra más de lo debido, que los conductores se sienten al volante en perfecto estado y que no utilicen ningún dispositivo electrónico mientras que circulan.

Sobre este aspecto, Padilla apuntó que “esto no lo conseguimos a base de denuncias”. De hecho, indicó que las multas de tráfico han bajado en 2018 en torno a un 10%, por lo que “no hemos acribillado al conductor para conseguir estos resultados”. Lo que sí se ha hecho, según el responsable policial, “es montar más controles y ser más vistos. Eso ha dado los resultados que hemos conseguido entre todos”. Aun así, y a pesar del aumento de la vigilancia, remarcó que “si el ciudadano se empeña en seguir con su actitud, por mucho que pongas controles las cifras van a seguir siendo altas”. Por ello, insistió en que el buen comportamiento de los conductores ha influido en estos buenos datos.

Dentro de las tres principales causas de los accidentes de tráfico y los controles para reducirlos, están mucho más normalizados tanto el uso del radar móvil en distintos puntos de la ciudad para vigilar la velocidad a la que circulan los vehículos como los controles de alcohol y de drogas para que los conductores no consuman estas sustancias cuando se van a poner al volante. Sin embargo, es mucho más complicada la labor para evitar que no se use el teléfono móvil cuando se conduce. De hecho, Padilla incidió en que “estamos haciendo más hincapié porque el número de accidentes de tráfico por distracciones ha subido una barbaridad”. Por ello, reseñó que “hay que intentar conseguir que el uso del móvil en las calles de Cádiz sea cero”.

Para conseguir este objetivo, el trabajo que realizan los policías locales en las calles para frenar la utilización de dispositivos electrónicos es mucho más complicado que hacer otro tipo de controles. Ante esto, Padilla explicó que “tienes que ver al conductor usando el móvil y eso no es tan fácil, ya que el conductor, cuando te ve, suelta el móvil”. Para ello, la Policía Local trabaja en dos vías. La primera de ellas es el montaje de un dispositivo en el que un agente no uniformado avisa a otro que sí está uniformado y se encuentra en otro lugar más adelantado del uso del teléfono móvil por parte de un conductor. La segunda se lleva haciendo desde principios de año y consiste en la utilización de coches camuflados por agentes uniformados para pillar in fraganti a los conductores. Un nuevo tipo de dispositivo con el que, según Padilla, “se detectan muy fácilmente estos hechos”.

Con todo, el superintendente jefe de la Policía Local también pretende sumar el centro de control del tráfico para esta vigilancia. De hecho, resaltó que las cámaras que se encuentran instaladas en la ciudad están preparadas para poder captar si los conductores usan el teléfono móvil mientras que conducen y las matrículas de los vehículos. Sin embargo, para poder tramitar las denuncias a partir de este sistema se está estudiando la posibilidad de destinar a un agente municipal al citado centro.

Las infracciones de tráfico fueron la última de las causas más repetidas en los accidentes de tráfico. Padilla afirmó que “se pueden cometer en cualquier momento y no podemos tener a un policía en cada sitio, por lo que hay que seguir insistiendo en la conducta de los conductores”.

Asimismo, otro estadística relevante a tener en cuenta sobre el control del tráfico en la ciudad es la reducción en un 5% del número de delitos contra la seguridad vial que se cometieron en la capital gaditana. Casi la mitad de estos delitos fueron por conducir con una tasa superior a 0,6 mg/l en aire respirado (47,82%). Le siguieron conducir sin permiso de conducir (24,63%) y circular bajo los efectos del alcohol con una tasa de entre 0,4 mg/l y 0,6 mg/l en aire respirado (15,94%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios