Cádiz

Los chiringuitos comienzan a desmontarse

  • Los propietarios recibieron la orden del Ayuntamiento a principios de esta semana.

Los chiringuitos de la playa Victoria han comenzado a desmontarse, después de que el lunes recibieran la orden del Ayuntamiento, ya que el pliego de concesión de la explotación permite su apertura hasta el 30 de noviembre.

Los propietarios de los chiringuitos Potito, Potito Beach y Malibú habían solicitado al Ayuntamiento poder abrir durante los meses de diciembre, enero y febrero. Pero la respuesta del Consistorio ha sido negativa.

Juan de Dios Álvarez, del chiringuito Malibú, ve "absurda" la postura del Consistorio. "Esperábamos que el Ayuntamiento recapacitara y compensara así los meses que no hemos podido abrir por causas del mismo pliego. Porque sí que nos ha cobrado el canon de nueve meses. No piensan en las 36 familias que se quedan en la calle entre los tres chiringuitos", señala Álvarez, quien espera "que pasen pronto estos tres meses".

Por su parte, Miguel Ángel Sánchez, propietario de Potito y Potito Beach, estaba ayer indignado "porque nos hicieron hacer un estudio de inundabilidad que salió favorable y nos costó 3.400 euros. Y hemos invertido unos 8.000 euros en adecuar uno de los chiringuitos para el invierno, y ahora tenemos que guardarlo todo".

Afirmaba que no entendía la postura del Ayuntamiento de Cádiz, "cuando otros de la provincia dejan los chiringuitos en invierno".

Para este hostelero ha sido "un palo gordo" y destacaba que los más perjudicados son los trabajadores, que ya no cobrarán el paro hasta el 10 de enero, así que en diciembre no verán un céntimo.

Uno de estos trabajadores contaba que confiaban en que iban a permanecer abiertos y ya tenían preparados los menús de Navidad. "Pero hay que asumirlo, y ya está".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios