Educación

Y el catering, ¿'pa' cuándo?

  • 15 días después de anunciarse su "inminente" puesta en marcha la alternativa al traslado de los alumnos del Josefina Pascual al Santa Teresa está paralizada

Alumnos del colegio Josefina Pascual se dirigen al colegio Santa Teresa para disfrutar del servicio de comedor. Alumnos del colegio Josefina Pascual se dirigen al colegio Santa Teresa para disfrutar del servicio de comedor.

Alumnos del colegio Josefina Pascual se dirigen al colegio Santa Teresa para disfrutar del servicio de comedor. / JOAQUÍN HERNÁNDEZ 'KIKI'

Comentarios 1

Parodiando a Jennifer López, los padres de los alumnos del colegio Josefina Pascual se preguntan estos días "y el catering, ¿pa cuándo?". La medida que iba a sustituir al traslado hasta el colegio Santa Teresa para disfrutar del comedor no está tan clara como hace unos días. Concretamente, el 19 de septiembre, después de una reunión con directivos, el AMPA y dos madres del Consejo Escolar, la delegada territorial de Educación, Remedios Palma, planteaba una alternativa a la tan criticada marcha diaria de los niños y niñas al centro ubicado junto a La Caleta. No era otra que la instalación de un catering en las dependencias del Aulario Simón Bolívar, anexas al Josefina Pascual y cedidas por la Universidad de Cádiz. De esta manera, los escolares no tendrían ni siquiera que salir al exterior para el almuerzo. Aceptada por el Consejo Escolar, la medida se convirtió en "inminente", según palabras de la propia delegada. Quince días después, la inminencia de la puesta en marcha del catering no es tal.

Aquel día desde la Delegación no se explicó, al menos a la opinión pública, que al tratarse de un contrato menor la propia dirección del centro está gestionando la licitación del servicio, la cual está sujeta a lo procesos administrativos de la Ley de Contratación. Así lo explicaban ayer fuentes de Educación. El hecho de que sea el propio colegio el encargado de poner en marcha el catering, sin el margen de maniobra ni los recursos de una administración pública como la Junta de Andalucía, puede retardar los trámites.

A todo esto, el malestar entre los padres y madres no ha remitido. Se quejan de falta de información desde el colegio y entienden que el buen tiempo está jugando a favor del centro y de la Delegación Territorial mientras que los pequeños continúan desplazándose hasta el colegio Santa Teresa. Ahora bien, cuando regresen las lluvias que cayeron los primeros días de curso, las protestas entre los familiares de los escolares podrían volver a producirse, aunque desde la Delegación también se explicó el día 19 que en jornadas lluviosas se preparará un picnic para evitar que tengan que salir del centro. Madres y padres incluso no descartan que la licitación del catering se dilate tanto que dé tiempo a que acabe las obras del sótano del colegio, la que impide que los alumnos puedan disfrutar del comedor desde que el 10 de septiembre comenzaran las clases. Los trabajos estaban previstos para dos meses desde el inicio del curso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios