Reabren las autoescuelas tras el brote de coronavirus en Cádiz Los aspirantes a conductores salen a la caza de la “L”

  • Las autoescuelas han vuelto a abrir sus aulas y a sacar sus vehículos a la calle en esta nueva fase de la desescalada, no sin críticas ante la falta de examinadores para las pruebas prácticas

Los guantes y mascarillas se convierten en herramientas indispensables para las clases de prácticas de conducir en la autoescuela. Los guantes y mascarillas se convierten en herramientas indispensables para las clases de prácticas de conducir en la autoescuela.

Los guantes y mascarillas se convierten en herramientas indispensables para las clases de prácticas de conducir en la autoescuela. / Lourdes de Vicente (Cádiz)

Esto del desconfinamiento es como cuando uno está montando un escenario de Lego. Empieza por una ciudad vacía en la que el cambio de luz en los semáforos hacía recordar que ese Cádiz no era una foto fija. Las primeras fases fueron sacando ya personajes a la calle: los niños a ciertas horas, los abuelos a otras, alguno que ya dejaba el teletrabajo para volver a la vida real... Y llegó otra fase, la 2, en la que se sacaron de la caja del confinamiento los coches de las autoescuelas. Se reestrenaron el lunes pasado, hace ya casi una semana, casi como nada hubiera pasado.

Sergio Pinzón es el gerente de la autoescuela Asdrúbal de Cádiz y destacaba en días pasados la buena acogida mostrada por parte de los alumnos, que han demostrado ganas de empezar. Muchos noveles que han visto que el hueco que les deja esta nueva normalidad les permite unirse al colectivo de gaditanos al volante, o algunos que dejaron esta disciplina un poco de lado.

Y como no podía ser de otra manera, mascarillas, geles, mucho lavado de manos, pegatinas en el suelo para mantener las distancias, ordenadores y asientos de las clases de la autoescuela anuladas para evitar rocetones indeseados.

El aforo en las aulas para las clases teóricas ha quedado limitado para evitar contagios. El aforo en las aulas para las clases teóricas ha quedado limitado para evitar contagios.

El aforo en las aulas para las clases teóricas ha quedado limitado para evitar contagios. / Lourdes de Vicente

De todas formas, Pinzón recuerda que esto ya no es como antes. Ahora ya apenas asisten a las clases presenciales y aprovechan los beneficios que aportan las nuevas tecnologías, con aplicaciones móviles que les permiten sacar diez de diez en los test del teórico. Eso sí, según recuerda el gerente de la autoescuela Asdrúbal, después de la Selectividad, que este año será a principios de julio, siempre se produce una oleada brutal para la que ya están preparados.

De todas formas, el virus ha quitado horas al sueño de estos empresarios y emprendedores con tormentas de ideas para sacarle cabezas a la competencia que empuja fuerte. “Yo mismo, a partir de este lunes voy a empezar a dar un curso teórico a través de Zoom. En vez de venir al aula, donde sólo entran 15 personas por las restricciones, lo hacemos por Zoom y listo. La cuestión es adaptarse a las circunstancias y no morir en el intento”.

En cuanto a las clases prácticas la cosa se ha ralentizado un poco, porque en vez de dar cita de 45 en 45 minutos, están dándolas de hora en hora. La clase sigue siendo de tres cuartos de hora pero los 15 minutos que sobran es el mismísimo profesor el que se ocupa de desinfectar todo el coche por dentro, al menos volante, marchas, manivelas de las ventanillas, llaves, etcétera, para evitar contagios. Dentro del coche, imprescindible las mascarillas. Aquí no han hecho falta mamparas de separación pero resulta crucial la desinfección y las mascarillas.

Mientras dure el Estado de Alarma, la provincia de Cádiz se ha quedado sólo con 7 u 8 examinadores

Pero ahora llega lo peor, los terroríficos exámenes, tanto el teórico como el práctico. Desde la Jefatura de Tráfico de Cádiz avisaron de que se empezaban a hacer el viernes pasado y que la semana que ahora entra ser harán todos los días. Los teóricos de pista, o sea de motos y motocicletas, empiezan mañana lunes y los de coches no empezarán hasta el 8 de junio, ya que ha requerido una pequeña pensada.

Se implanta un nuevo sistema a nivel nacional que se ha denominado Capa y que está resultando relativamente polémico. Se basa en una brutal limitación en el número de alumnos que puede presentar a examen cada autoescuela. Esto va a provocar un gran malestar entre el alumnado, que se verá obligado a ponerse en largas listas de espera para poder acceder al examen práctico y, por lo tanto, al ansiado carnet de conducir.

El problema de fondo, según explica el gerente de la autoescuela Asdrúbal, Sergio Pinzón, está en la falta de examinadores. “Hemos pasado de 30 examinadores en la provincia a sólo 17. Y de estos 17, empiezan sólo la mitad porque los funcionarios empiezan al 50%. Y lo peor es que de esa mitad, algunos son mayores de 60 años, tienen cargas familiares o motivos diversos, por lo que tampoco se pueden incorporar”. Esto ha dejado a todas las autoescuelas de la provincia con sólo 7 u 8 examinadores, “y si cada uno examina a unas diez personas por día, ¿qué hacemos?”.

“Las esperas que van a tener que soportar los alumnos van a ser eternas, aunque todos confiamos en que el Estado de Alarma pase pronto y todo pueda volver a la normalidad y se incorporen todos los examinadores”.

En cuanto al teórico no hay tanto problema. Se ha limitado el aforo de las aulas de la Jefatura de Tráfico, pero ha aumentado el número de exámenes, tanto que esta semana que entra habrá pruebas todos los días, de lunes a viernes.

Ya parece que van saliendo de la mala racha y están locos por empezar a ver nuevas “L” circulando por Cádiz. El cierre no ha resultado nada fácil porque, durante ese período, sus cuatro empleados han tenido que pasar a un Erte que abandonaron el lunes pasado, nada más reiniciarse la actividad y comprobar la buena acogida por parte de los aspirantes a conductores.

Lo peor para Sergio, igual que para otros muchos gaditanos, ha sido estar con cero ingresos. “He tenido que seguir pagando el alquiler del local que es el gasto mayor, los seguros sociales de febrero, los seguros de los vehículos, las licencias de los programas de los test”. Pero finalmente todo parece ponerse en circulación, y que nunca falte la prudencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios