Carnaval de Cádiz 25 años guardando tesoros

  • El Aula de Cultura del Carnaval cumple hoy sus bodas de plata realizando una labor impagable de recopilación e investigación

Mariscal, Rubiales, Jurado y Montiel el lunes en la sede del Aula. Mariscal, Rubiales, Jurado y Montiel el lunes en la sede del Aula.

Mariscal, Rubiales, Jurado y Montiel el lunes en la sede del Aula. / Jesús Marín

A las 13.00 horas de hoy se cumplirán 25 años de la primera reunión del Aula de Cultura del Carnaval de Cádiz. El 23 de abril de 1994, en el Café del Correo, un establecimiento ya desaparecido que se encontraba en la calle Cardenal Zapata, se dieron cita unos cuantos entusiastas de la fiesta gaditana. Eugenio Mariscal, uno de los presidentes en la historia del colectivo, recuerda que junto a él se reunieron José María Jurado, Manolo Peinado, Manolo Torres, Emilín Álvarez, José Antonio Pérez Martínez, Pepe López Prats, Pepe Vázquez, Pedro González y Manuel Montero. El encuentro sirvió para decidir la constitución del Aula y encargar a López Prats que se hiciera cargo de la junta gestora. Hasta julio del 95 no hubo estatutos, que se aprobaron en noviembre. Finalmente en diciembre de ese año salió elegido el primer presidente, José María Jurado.

La primera reunión del Aula se celebró el 23 de abril de 1994 en el café del Correo

Precisamente Jurado, junto a los otros tres presidentes vivos del Aula, Mariscal, Antonio Montiel y el actual, Agustín Rubiales, (López Prats falleció), recordaron ayer en la sede de la entidad, en la calle Venezuela, la historia y analizaron el presente y el futuro. Una sede cedida por el Ayuntamiento en agosto de 2013, siendo presidente Montiel. Una cesión en precario con la condición de poner a disposición del público el material. Por eso abre martes y jueves de 18.00 a 20.00 horas.

“Estamos en el mejor momento. Se ha recopilado mucho material antes de tener esta sede ”, destacaba Mariscal. Llevan desde 2008 informatizando, escaneando, digitalizando... Atesoran miles de libretos y fotos, publicaciones sobre discos, audios, carteles. Todo ello encauzado a formar parte del Centro de Interpretación del Carnaval de Cádiz. Recordaba Montiel que en el convenio firmado con el Ayuntamiento, siendo alcaldesa Teófila Martínez, “nos comprometimos a que dentro del Museo del Carnaval estaría el Centro de Documentación. Y un local para el Aula, porque el Carnaval se renueva cada año y tenemos que seguir recopilando. No sería lógico montar el Centro allí y que ya el Aula no hiciera falta. Esto solo puedo hacerlo gente que tenga amor por el Carnaval”.

Pero todo el material recopilado no sería posible sin las donaciones. “Sin la generosidad de los coleccionistas esto hubiera sido lo mismo”, apunta Mariscal. Montiel añade que “hemos conseguido romper el esquema del coleccionista que todo lo guarda para él. Ahora el material es más accesible. Porque cuanta más divulgación se haga, más se conserva”. Y es que uno de los objetivos es “concienciar a los coleccionistas privados para que sus colecciones no desaparezcan con el tiempo. No nos interesan sus fondos, sí el contenido. De un libreto o manuscrito, vale con una fotocopia. Y no buscamos lucro”.

"Ahora el material es más accesible. Porque cuanta más divulgación se haga, más se conserva”

La actividad del Aula no se ha reducido a la recopilación. Su trabajo ha sido clave para la puesta en marcha del expediente que buscará que la Unesco califique al Carnaval de Cádiz como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. “Vimos en el Aula que nadie movía este tema, aunque José María Jurado lo planteó en una ponencia en un Congreso del Carnaval, y en 2013 nos pusimos en marcha. Seis años después el expediente está casi terminado por parte de la Junta para elevarlo al Ministerio de Cultura”, apunta Montiel.

El Aula también ha conseguido la creación en la UCA de una Cátedra de Carnaval y la concesión de la Medalla de Andalucía a Antonio Martín. Un trabajo impagable. “A pulso y sin subvenciones”, dice Rubiales. Así es. 25 años trabajando por el Carnaval gaditano poniendo dinero de sus bolsillos. Una labor realmente impagable.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios