Cádiz

La UCA saca nota en innovación y en desarrollo tecnológico

  • La Universidad de Cádiz está ligeramente por debajo de la media en los parámetros de docencia e investigación en un ranking nacional

La UCA ocupa una posición media en la clasificación de universidades que ha realizado la Fundación BBVA con el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE).

En este informe anual evalúa 61 universidades, de las que 13 son privadas que forman el 95% del alumnado existente en España y que desarrollan la práctica totalidad de la actividad investigadora. Con todos los parámetros que estudian ordenan las universidades según sus estudios en docencia, investigación e innovación y desarrollo tecnológico.

La Universidad de Cádiz se encuentra en el séptimo nivel con un índice general de 0,9, teniendo en cuenta que la líder es la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona con un índice de 1,6. Por delante de la de Cádiz hay 37 universidades de las 61 y al nivel de la gaditana están las de Huelva, Málaga, Oviedo, Valladolid, la Miguel Cervantes, la Rey Juan Carlos I, la de A Coruña y la privada de la Pontificia de Comillas en Cantabria.

Cádiz no aparece en los diez primeros puestos en ninguno de los tres parámetros principales del estudio, es decir, docencia, investigación e innovación y desarrollo tecnológico.

El mejor comportamiento de la Universidad de Cádiz se produce en los indicadores de innovación y desarrollo tecnológico, donde en algunos de los factores se encuentra muy por encima de la media nacional, como son los casos de las patentes y también de las patentes triádicas. Sin embargo, sin salir de este apartado, se está muy por debajo en los ingresos por formación continua, en los de licencias y en los ingresos por prestación de servicios y contratos.

En los demás parámetros, Cádiz se mantiene en la media baja de la tabla, ni frío ni calor. En lo que se refiere a los indicadores de docencia está mejor que la media nacional en cuanto a las notas de corte y el porcentaje de los alumnos en programas de intercambio. Sin embargo, como contraprestación no está bien situada en lo que se refiere al tanto por ciento de alumnos de otros países en sus facultades ni en la tasa de alumnos de posgrado.

En los indicadores de investigación está muy bien valorada en lo que se refiere a recursos competitivos en este área. Los mayores déficits los presentan según el estudio de la Fundación BBVA y el Ivie, en los documentos científicos y en los fondos de investigación internacionales.

Todo eso hace que en innovación y desarrollo tecnológico esté ligeramente por encima de la media, y en el mismo espacio por debajo en docencia, investigación y en la media de todos los parámetros, es decir, el dato global.

Uno de los elementos generales que da a conocer este estudio es que el rendimiento docente y la actividad investigadora del sistema universitario público se ha estancado entre 2015 y 2016, aunque han mejorado los resultados en cuanto a patentes, es decir, en el área de innovación y desarrollo tecnológico.

El estudio confirma que las mejores universidades son las públicas y que se sitúan en las grandes áreas metropolitanas, encabezando la clasificación general centros catalanes y públicos: Pompeu Fabra de Barcelona, Autónoma de la misma provincia y Politécnica de Cataluña.

Por detrás de ellas se sitúan la Politécnica de Valencia, la Autónoma de Madrid, la Carlos III, también de Madrid y la Universidad de Navarra, la primera que aparece en esta clasificación general.

Este estudio recoge una clasificación de 61 universidades (95 % del sistema) según docencia, investigación e innovación y desarrollo tecnológico.

El sistema universitario más potente es el catalán, con un índice de rendimiento del 20 % por encima de la media, seguido por el de Cantabria (12 %), Comunidad de Valenciana (11 %), Navarra (10 %), Baleares (8 %) y Madrid (3 %); en el lado contrario, Extremadura, Canarias y La Rioja están un 20 % por debajo de la media.

El director de Investigación del IVIE, Francisco Pérez, ha destacado que nuestro SUE es "grande y heterogéneo" y que "estamos mejorando entre poco y nada desde una perspectiva nacional e internacional porque estamos lejos de los mejores".

"Los ajustes en recursos han tenido consecuencias -ha continuado Pérez-, en particular en la investigación", pero para una recuperación "es importante no solo gastar más sino gastar bien".

El profesor de Investigación del IVIE Joaquín Aldás ha explicado que la evolución de las universidades se ha estancado porque el gran incremento de patentes no se ha compensado con la docencia e investigación, y se ha producido principalmente por la reducción en presupuesto por alumno o por el nivel de recursos competitivos captados por las universidades.

Así, el estudio, que comenzó a editarse en 2013, refleja que la evolución del rendimiento de las universidades "ha mejorado ligeramente" (5,6 puntos porcentuales), pero entre la edición de 2015 y la actual se ha constatado "un estancamiento del rendimiento docente (-1,2 puntos) e investigador (-0,9 puntos).

Han mejorado las actividades de innovación y transferencia (6,9 puntos porcentuales).

Estas variaciones han tenido "velocidades distintas" en cada universidad, pues algunas situadas muy por encima de la media han aumentado su ventaja respecto al promedio -Pompeu Fabra, Carlos III y Politécnica de Cataluña-, y otras -Complutense de Madrid, Autónoma de Madrid, Universidad de las Islas Baleares y Universidad de Barcelona- han reducido su ventaja.

También entre las situadas por debajo de la media ha habido trayectorias distintas y algunas han conseguido aproximarse a la media, como la Universidad de La Coruña o la de Burgos.

En cuanto al rendimiento docente, están a la cabeza la Universidad de Navarra junto a la Pompeu Fabra, seguida por las de Deusto y Ramón Llull (ambas privadas).

Las públicas lideran en rendimiento investigador (Autónoma de Barcelona, Pompeu Fabra y Autónoma de Madrid) y en innovación y desarrollo tecnológico (Politécnica de Cataluña, Politécnica de Valencia y Politécnica de Madrid).

Los resultados docentes de las privadas superan en un 8 % la media del sistema universitario pero en investigación se sitúan en su conjunto un 36 % por debajo de la media.

Preguntado por el peor resultado de las universidades madrileñas respecto a las catalanas, Pérez ha dicho que "la diferencia más clara" es que en las segundas se observa un dinamismo mayor en cuanto a su internacionalización.

Por otro lado, el U-Ranking 2016 ha identificado siete grupos en el sistema y ha distinguido a las universidades que más sobresalen en cada uno: universidades altamente especializadas (las politécnicas, la Carlos III y la Pompeu Fabra), grandes universidades metropolitanas (Complutense, Universidad de Barcelona o la de Valencia), jóvenes universidades investigadoras (Rovira i Virgili en Cataluña, Jaume I de Castellón o la de las Islas Baleares) y regionales generalistas (como las de Sevilla, Santiago o Salamanca).

Otros grupos son los de universidades privadas, las universidades públicas docentes (las de Cádiz, Castilla-La Mancha o Extremadura) y las universidades a distancia (UNED, UOC y Udima).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios