José María González. Alcalde de Cádiz “Salimos a por la mayoría, pero sería muy temerario no pensar que podemos perder”

  • A meses de las elecciones municipales, el regidor hace balance de su gestión y habla del futuro 

  • “Cádiz tiene potencial para ser lo que quiera, pero debe decidir hacia dónde dirigirse”

José María González posando el pasado jueves en La Caleta, en uno de cuyos establecimientos hosteleros se llevó a cabo esta entrevista. José María González posando el pasado jueves en La Caleta, en uno de cuyos establecimientos hosteleros se llevó a cabo esta entrevista.

José María González posando el pasado jueves en La Caleta, en uno de cuyos establecimientos hosteleros se llevó a cabo esta entrevista. / Nacho Frade

–¿Qué queda de aquel chaval recién llegado a la política que alzaba triunfal el bastón de mando en el balcón del Ayuntamiento?

–Quiero pensar que queda casi todo, de lo contrario posiblemente no estaríamos aquí, porque uno de los elementos que yo creo que nos hacen diferentes es precisamente la honestidad, la pureza de las personas que estamos en este proyecto. El PP ha convertido valores que deberían ser comunes como la honestidad y la coherencia en revolucionarios. Es una obligación hacer pedagogía con tus paisanos y demostrarles que se puede hacer política sin mudarse de planeta.

–¿Haberle recriminado otros comportamientos a líderes de su partido cree que le ha podido pasar factura a nivel político?

–Pues no sé si a nivel nacional me ha podido pasar factura, sólo sé que la coherencia y la honestidad son elementos importantes. Nosotros llegamos a la política de una manera y nos tenemos que ir igual, con los mismos valores, con el mismo patrimonio y con las mismas sensibilidades.

–Supongo que al chalé de Galapagar no le han invitado de momento.

–No, no me han invitado de momento. Y si me invitan pues iré por supuesto.

–Una vez, al poco de llegar a la Alcaldía, me dijo que a veces necesitaba escaparse para volver a ser el Kichi. ¿Sigue sintiendo esa necesidad?

–Sí. De vez en cuando necesito reencontrarme con esa persona que fui para mantenerme psicológicamente equilibrado y con los pies en el suelo, es bueno para que uno no se acostumbre a pisar las moquetas y trabajar entre muebles de caoba. Por eso es tan importante lo de ponerse la limitación de mandatos, mantener el mismo sueldo que uno tenía, seguir viviendo en su casa, en su barrio, mantener a sus mismos amigos, porque de lo contrario te terminas acostumbrando a eso otro y te crees que el Ayuntamiento es tuyo, que Cádiz es tuyo, y no es así, perdone, usted está aquí por un tiempo, es una vocación de servicio pero no es su profesión. Afortunadamente yo tengo donde volver.

Es importante la limitación de mandato porque de lo contrario te crees que Cádiz y el Ayuntamiento son tuyos”

–Con esto me está diciendo que sigue pensando en los dos mandatos como máximo.

–Absolutamente, ese es mi compromiso y lo cumpliré.

–¿Qué errores reconoce de su gestión hasta el momento, alguna cosa que se le haya quedado clavada especialmente?

–Bueno, pues errores muchos, es un aprendizaje impresionante el que hemos hecho a lo largo de estos tres años y medio. Pero los que se me clavan, de lo que te acuerdas cuando te vas a dormir, sigue siendo la gente que se te muere en la calle, de alguna manera eres responsable último de todo lo que ocurre en tu término municipal, y cuando una persona se te muere, además en una situación de indefensión como es la realidad del sinhogarismo, el corazón se te encoge, porque de alguna manera te sientes responsable, por más que tú intentes poner de tu mano, con proyectos como el Centro de Alta Tolerancia que vamos a abrir en la Subjefatura de la Policía Local, pero aun así uno siente que no llega a responder de forma rotunda a esa problemática. Y después, pues errores propios del aprendizaje, por ejemplo el de las luces de Navidad, que no se ha llegado, por más que metas más pasta en el contrato, por más que empieces a planearlo a principio de año, a preparar un contrato que, por otra parte, no debería ser tan complicado, porque no estamos hablando de un pliego excepcional, no, es un contrato de suministro, pero nada, no se ha llegado y eso es algo que hay que mejorar. Ya he dado mi palabra escrita de que no volverá a ocurrir.

–¿Qué ha cambiado en su visión de Cádiz y de la sociedad gaditana desde que llegó a la Alcaldía?

–Pues he descubierto que Cádiz es una ciudad que puede ser lo que quiera ser, lo que ocurre es que se tiene que dar cuenta de qué quiere ser. Yo creí que el futuro de esta ciudad estaba escrito, pero los gaditanos nos dieron una lección en 2015, y nos la siguen dando todavía, y estoy absolutamente orgulloso de mis vecinas y mis vecinos. Estoy convencido de que esta ciudad no ha llegado a su techo, porque lo tiene todo, tiene muchísimas variables, porque además de ser una ciudad bellísima, por la que da gusto pasear, también tiene que ser una ciudad en la que se pueda vivir.

El alcalde, ante el Castillo de Santa Catalina. El alcalde, ante el Castillo de Santa Catalina.

El alcalde, ante el Castillo de Santa Catalina. / Nacho Frade.

–Tras los resultados de las elecciones autonómicas ¿ve peligrar la Alcaldía más ahora que hace unos meses?

–Creo todo lo contrario. El resultado de las Autonómicas, sin hacer ese ejercicio de extrapolar, ha sido bastante positivo para nosotros en la ciudad, por tanto la lectura es positiva pero no autocomplaciente. De todas formas no me fío yo mucho de esas extrapolaciones ni encuestas. Al final, el día de las elecciones los gaditanos dirán lo que tengan que decir y espero que sea beneficioso para nosotros.

Vamos a exigir al nuevo gobierno de la Junta que cumpla los compromisos que se cerraron en su día”

–A la vista del retroceso de Adelante Andalucía y de Unidos Podemos ¿no teme que la coalición con Ganar Cádiz le reste en las municipales?

–No, estoy convencido que el proyecto de Por Cádiz Sí Se Puede y de Ganar Cádiz de cara a las próximas municipales será positivo. De hecho, después de tres años y medio gobernando, lo difícil sería explicar que no se produjese esta confluencia, que ha atravesado mejores y peores momentos, evidentemente, pero cuando llegamos al final del camino y hacemos el balance de resultados hay más cosas positivas que nos empujan a presentarnos juntos.

–El Consejo de Hermandades ha reconocido su labor en favor de las cofradías de la ciudad, acompaña al Nazareno junto a su madre, le ha dado la medalla de Cádiz a la Patrona. ¿Ha sentido la ayuda divina en este mandato?

–Jajaja... Yo he sentido la ayuda de gente que al principio nos miraba con ojos escépticos y que ha descubierto que el alcalde de Cádiz es una persona con la que se puede hablar, dialogar, llegar a acuerdos y tender puentes. Además con el tema de la Semana Santa lo he tenido muy fácil porque he encontrado en el Consejo de Hermandades en particular, y en el resto de cofrades en general, una gente cercana, próxima y que si bien al principio, tras 20 años con un gobierno de un mismo color, tenían sus reservas, después se han mostrado muy colaborativas. Eso tiene mérito, sobre todo después de todo lo que se había intoxicado, de todas las veces que se había dicho que nos queríamos cargar la Semana Santa y tal y cual. No sólo hemos demostrado que es mentira sino que el balance es mejor que con el gobierno anterior.

–¿Con quién se lleva mejor, con Monedero, con Ignacio Romaní o con Fran González?

–(Risas). Pues mira con los tres me unen conexiones políticas. Evidentemente con Juan Carlos hay una relación más próxima, porque militamos los dos en la misma organización, pero más allá de eso son cuestiones políticas las que me unen o me distancian. No los puedo llamar amigos, porque no lo son. Sí es verdad que me gustaría que a Fran González y Romaní me uniese Cádiz, pero en estos años no he encontrado ni un vector de aproximación, porque ni a Fran González ni a Ignacio Romaní, te puedo asegurar, les interesa Cádiz como me interesa a mí.

–¿Va a seguir el ejemplo del alcalde de El Puerto y a tomarse su baja paternal aunque le pille en precampaña electoral?

–Pues creo que no voy a tener esa oportunidad. Tendré que atender a la recién nacida como todo buen padre, pero no sé si este compromiso me dejará hacerlo como me gustaría. En cualquier caso está todo por determinar. Espero que todo vaya bien y que no haya ninguna complicación.

El informe de Asuntos Sociales no habla de un perfil genérico sino de un porcentaje de la población”

–Teniendo en cuenta la fuerza de su imagen electoral, ¿se siente legitimado para formar su propia lista de candidatos como ha hecho Carmena en Madrid?

–Bueno, nosotros funcionamos de una forma relativamente distinta a la de Manuela Carmena en Madrid, y nuestra lista tendrá que ser ratificada por nuestra asamblea. Más allá de que veamos cuáles son los perfiles más adecuados para el nuevo escenario político que se nos abre a partir de las próximas Municipales, a mí me gustaría mantener los elementos que han particularizado de alguna manera nuestra formación política.

–¿En algún momento se le pasa por la cabeza que pueda perder la Alcaldía?

–Claro, sería un temerario si no lo hiciese. Nosotros salimos a por la mayoría absoluta, pero sería un temerario si no pensara que podemos perder el Ayuntamiento de Cádiz, es una variable a tener en cuenta.

–Me decía antes que no le gusta eso de extrapolar resultados, pero a pesar de ello ¿teme el efecto VOX en Cádiz?

–Temer no es la palabra, pero sí que lo hemos tenido en cuenta. Hemos valorado que ese fenómeno que se expande por Europa y EEUU llegue al municipalismo. Puede darse el caso de que en algunos ayuntamientos tendremos concejales que militen en estas siglas, nosotros intentaremos por todos los medios en Cádiz pararlos y que no avancen esas ideas homófobas, contra los migrantes y contra los derechos de la ciudadanía, la democracia y la libertad, pero hay que tenerlos en cuenta por supuesto.

–Comentaba que Cádiz no había tocado techo y que tenía muchas posibilidades de futuro. Se refiere a su vertiente turística, porque el tejido industrial parece complicado.

–Bueno, el tema industrial está más complicado depende de como lo planteemos. Hay un sector que está despegando actualmente en nuestro país, que es el de las energías renovables, y Cádiz tiene mucho que decir ahí. Desde Eléctrica de Cádiz vamos a poner en funcionamiento en 2019, ya se están licitando de hecho, nueve estaciones de producción de energía foto voltaica, eso posibilitará que Eléctrica de Cádiz comience a producir energía eléctrica. Y además desde el Consistorio vamos a iniciar un proyecto para que los propios gaditanos puedan producir parte de la energía que consumen. Esa nueva realidad necesitará de personal cualificado, por lo tanto es un sector que se puede desarrollar en la ciudad. Hay un gran nicho de negocio importante ahí.

Creo que no voy a tener la oportunidad de disfrutar de la baja por paternidad si, como espero, todo sale bien”

–¿Y en el plano turístico?

–Pues en aspectos patrimoniales Cádiz tiene mucho que decir. En lo turístico camina sin hoja de ruta y tiene que diseñar un guión poniendo de manifiesto no solamente la belleza de sus playas, de su clima y de su luz sino también del protagonismo desde el punto de vista patrimonial, porque Cádiz es un museo al aire libre, pero eso hay que guionizarlo, y hay que venderlo, y eso no se ha hecho aún. Es uno de los grandes retos que tenemos para 2019.

–¿De qué proyecto se siente más orgulloso desde su llegada y cuál es su asignatura pendiente?

–Uno de los proyectos que más me ilusiona y del que más orgulloso me siento es el del Campus Universitario de las Letras, porque poner en valor toda esta fachada de la ciudad en la que nos encontramos ahora mismo va a significar un salto cualitativo y cuantitativo desde el punto de vista educativo y cultural, pero también económico. Otro proyecto del que me siento orgulloso y que vamos a empezar ya mismo es toda la plasmación de la Edusi, todo ese trabajo que hemos hecho estos tres años va a verse con proyectos tangibles, con la transformación de los Depósitos de Tabaco como obra más visible, pero que lleva aparejada también otras ideas que van a ser importantes para la dinamización de zonas como la Barriada de la Paz, Loreto o Cerro del Moro, que han sido históricamente olvidadas. Por tanto, estoy con muchas ganas de que llegue el 2019 ya.

–En los últimos tiempos se había recuperado la sintonía con la Junta de Andalucía tras dos décadas en que las relaciones eran prácticamente inexistentes. ¿Teme que la llegada al poder de la centroderecha en la comunidad vuelva a romper esos lazos que se estaban forjando?

–La falta de diálogo entre Junta y Ayuntamiento era un hecho. Lo que vamos a hacer es exigir que se cumplan los compromisos que se cerraron en su día. Y si no lo hacen serán ellos los que tengan que explicar por qué siguen manteniendo a Cádiz en una situación de destierro de proyectos, que es lo que había caracterizado la gestión del anterior gobierno de la Junta. Fuimos capaces de resucitar proyectos que estaban muertos gracias al diálogo y a la generosidad de ambas partes, como el del carril bici, Ciudad de la Justicia, Cerro del Moro... Cádiz no se merece que se la ignore.

–El informe del Plan Estratégico de Servicios Sociales sobre la ciudad es demoledor. ¿Le llamó la atención algo en especial?

–Lo que tengo que decir es que ese informe no habla de un perfil genérico, sino de un porcentaje de la población de Cádiz que evidentemente no tiene recursos ni armas para luchar. La sociedad actual ha arrojado a los individuos a buscarse la vida como pueden. Frente a la resolución de problemas colectivos se ha fomentado el individualismo, el sálvese quien pueda. Y hay personas que son dependientes de lo público, y en Cádiz, con unas arcas municipales ruinosas, que fue lo que nos encontramos cuando llegamos, al borde de la intervención económica por parte del Estado, nos ha costado sangre, sudor y lágrimas intentar cambiar esa dinámica, pero creo que tres años y medio después lo estamos consiguiendo. Ese esfuerzo de mi compañera Ana Fernández y de todo el equipo de Asuntos Sociales está dando sus frutos. Y te pongo un ejemplo muy claro: cuando nosotros llegamos Asuntos Sociales tenía menos 23 trabajadores sociales, yo la voy a dejar con más 42 trabajadores sociales, y no dándole a la maquinita de pagar la luz y el agua, sino haciendo intervención particulares con las familias.

–¿Me está diciendo que el Ayuntamiento tiene poder para revertir esa situación?

–No en solitario, pero desde luego un ayuntamiento tiene más posibilidades de hacer cosas de lo que nos había enseñado el PP que se podía hacer, que era únicamente pagar las facturas de luz y agua. Lo que ocurre es que cuando se apuesta por un modelo de caridad, asistencialista, tenemos los resultados que estamos teniendo.

–Alguna vez incluso ha habido alguna crítica velada de socios de gobierno a la gestión en Asuntos Sociales. ¿Cómo encaja esto?

–La gente se extraña mucho cuando ocurre esto, pero yo no, será porque mi formación política viene de ahí, de gente que piensa diferente y no es un bloque monolítico ni en los medios ni en los procedimientos, por tanto, frente a los análisis comunes cabe la posibilidad de que cada uno tenga itinerarios diferentes para llegar a la meta, de hecho se agradece tener distintos puntos de vista.

–Vamos a acabar con una de Carnaval. Posiblemente sea el alcalde menos criticado en las coplas de la historia. ¿Esto es porque lo está haciendo muy bien o porque autores y componentes le consideran uno de los suyos?

–Pues no sé si lo estoy haciendo bien o no, eso lo deberán decir los gaditanos, y claro que yo soy uno de los suyos, yo me considero uno de los suyos. En el Carnaval me siento muy afortunado de como soy tratado. Espero que la gente me siga viendo igual con el paso de los años, porque yo, cuando acabe todo esto, quiero seguir viviendo en Cádiz y cruzarme con la gente y poder mirarla a la cara. Porque yo no me voy a ir a vivir a El Puerto de Santa María o a Roche, con todos mis respetos. Yo quiero seguir viviendo en la ciudad que amo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios