Comercio

Réquiem por la mitad de la calle Cobos

  • En solo 170 metros hay doce locales cerrados, diez de ellos concentrados entre la esquina con Villalobos y la calle Manzanares

Los doce locales cerrados de la calle Cobos. Los doce locales cerrados de la calle Cobos.

Los doce locales cerrados de la calle Cobos. / Julio González

Comentarios 8

El paisaje comercial de algunas calles del centro de Cádiz es desolador desde hace muchos años. Pero puede ser la calle Cobos la que se lleve la palma, ya que existen hasta 12 locales vacíos. La cifra se agrava si se tiene en cuenta que esta vía cuenta solo con 170 metros de longitud entre la plaza de la Catedral y la calle Manzanares, los dos puntos limítrofes. Curiosamente, de los doce establecimientos cerrados diez se localizan en la mitad de la calle. Esto es, entre la esquina con Villalobos y la mencionada Manzanares. En ese espacio solo está abierto el negocio de alquiler de segways, Ensegway. Nada más. Diez locales clausurados uno detrás de otro. Casi todos ellos de pequeñas dimensiones. Fueron cerrando la farmacia, trasladada a la barriada de La Paz frente a El Corte Inglés con el nombre de El Puente, una tienda de informática, otra de electrónica y telefonía, dos de alimentación y otra de tatuajes. Casi llegando a Manzanares una reja precede a un local en el que puede leerse ‘Relojería’ en un rótulo con pinta de haberse dibujado hace al menos 50 años.

La estampa no puede ser más triste tratándose de una calle ubicada en pleno centro del casco histórico, con el circuito de turistas casi rozándole. Cierto es que desde la confluencia con Villalobos hasta la plaza de la Catedral el paisaje cobra color. Sólo existen dos locales vacíos y ahí se concentra la actividad, con diez establecimientos abiertos. Uno de ellos es la papelería Tania. El anterior local que ocupaba este negocio, en la pared de enfrente y haciendo esquina con Ruiz de Bustamante, lleva cerrado desde casi once años, el mismo tiempo que cumple Tania en su actual enclave. Su propietaria, Mari Carmen Santos, dice que lo que ocurre en el tramo hasta Manzanares es “un misterio”. Da otra clave: “Algunos locales están siendo usados como almacén por establecimientos hosteleros de los alrededores”. Por lo tanto, será difícil que vuelvan a reabrir. Antonio Carrión, empleado de la tienda Pelayo ‘Hecho en Cádiz’, apunta que la calle “hace siete u ocho años estaba peor”.

El presidente de Cádiz Centro Comercial Abierto, Manuel Queiruga, admite que Cobos está entre las preocupaciones de este colectivo. “Es una de esas calles que a pesar de estar en todo el centro, es una calle de segunda comparada con otras. A pesar de ser una vía peatonal, no es visible para los consumidores. Estamos intentanto luchar contra esto para que calles así estén mejor iluminadas y señalizadas, más limpias y con sus fachadas más adecentadas. Y esto es labor sobre todo del Ayuntamiento”, indica.

Cobos es una calle “que no invita a pasear y por donde pasan turistas despistados. Una calle que los gaditanos siempre han usado para cortar camino”. Apunta Queiruga que la “estrategia” de Cádiz Centro Comercial es “revitalizar” calles como Cobos. En este caso, se ha quedado, como tantas, fuera del circuito comercial. “Es curioso porque está al lado de calles por donde pasan cada día miles de personas”, explica. La tarea es complicada. Como bien dice el representante de los comerciantes del centro es difícil romper ese circuito de San Juan de Dios, Pelota, Catedral, Compañía, plaza de las Flores, Columela y San Francisco.

“Es necesario ampliar este circuito y trabajar entre todos para abrir el abanico para conseguir que haya un mayor número de calles atractivas para que los emprendedores se decidan a abrir negocios. Calles que además inviten al tránsito. Nos encantaría que en lugar de seis calles principales hubiera 20”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios