Cádiz

El Obispado no cede ante el Covid

  • La diócesis mantiene su actividad pastoral en medio de la tercera ola, extremando las medidas de seguridad y facilitando los medios telemáticos

Feligreses en el interior de una iglesia, en Cádiz. Feligreses en el interior de una iglesia, en Cádiz.

Feligreses en el interior de una iglesia, en Cádiz. / Lourdes de Vicente

Uno de los problemas que tiene la pandemia del coronavirus es que no trae consigo una guía exacta y concreta de cómo actuar ante cada escenario, ante los diferentes umbrales de contagios y de incidencia del virus que las autoridades han establecido; algo que viene generando en los últimos días una gran incertidumbre respecto al mantenimiento o suspensión de las agendas, así como al endurecimiento de las medidas. Y en medio de esta situación, la Iglesia gaditana ha querido reafirmar que no cede ante el virus y que sigue manteniendo su actividad con las limitaciones o los atajos que han ido inventando secretariados y parroquias.

Así, desde el Obispado se ha querido hacer hincapié en que la actividad pastoral de las principales delegaciones diocesanas se mantiene activa. Así ocurre con las catequesis, “en la mayoría de las parroquias, presencialmente o alternando con los recursos telemáticos” bajo el criterio de prudencia y “según la variación de la pandemia”.

También mantiene el clero su labor conjunta de reunión (por arciprestazgos o demarcaciones territoriales dentro de la diócesis) y de formación, porque según trasladan desde el Obispado “la experiencia vivida hasta ahora nos ha unido especialmente y nos ha hecho más conscientes de la responsabilidad de cada uno en cuidar al hermano sacerdote, como lo hemos venido haciendo, y estimula los deseos de encontrarnos para animarnos, ayudarnos y alegrarnos juntos”.

A las cofradías se refiere de modo especial el Obispado, destacando que tras la suspensión de las procesiones de Semana Santa “ponen el acento en tres ejes: culto, formación y caridad”, así como los puntuales anuncios que se vienen realizando de actividades que se realizarán para potenciar esta Cuaresma de 2021 “y hacerla más presente, a pesar de las restricciones”.

Cáritas, tanto la diocesana como las parroquiales, “están haciendo un esfuerzo aún mayor en esta situación de crisis”, para lo que desde la diócesis se reclaman más voluntarios y recursos económicos “para responder a las necesidades y los retos que han de afrontar”. Y especial importancia ha cobrado la Pastoral de la Salud en estos meses con la asistencia en hospitales, la atención a profesionales sanitarios, el apoyo a situaciones de duelo derivadas del Covid, la asistencia religiosa por medio de la oración y los sacramentos en los domicilios, o el acompañamiento en situaciones de soledad.

La continuidad de toda la actividad religiosa en medio de la pandemia es patente atendiendo a la agenda que tiene la diócesis por delante. Hoy mismo celebrará la jornada diocesana de la Palabra, aunque de manera telemática (en el canal de Youtube de la diócesis a partir de las once y media de la mañana); estos días está desarrollando la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que se marca como objetivo “la reconciliación con la creación como fruto de la unidad”; ya se prepara la celebración en marzo del Mes de la Familia, en este año declarado por el Papa Francisco como el Año de la Familia; e igualmente trabaja en que la conmemoración del año especialmente dedicado a San José también declarado por el Papa se viva de manera intensa en la diócesis, especialmente en los días de su fiesta (19 de marzo y 1 de mayo).

“Quisiéramos hacer un esfuerzo para dar respuesta a los retos pastorales que encontramos en este tiempo de Covid, aunque sea necesario reinventar algunos proyectos o, al menos el modo de llevarlos a efecto”, concluyen desde el Obispado, que no cede en su labor ante la fuerte amenaza del coronavirus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios